Sácale todo el partido a tu fitball

Los fitball son esas pelotas gigantes que gracias al Pilates, en gran medida, al Yoga y a otras disciplinas similares, se han extendido y muchas personas ya cuentan con una de esas pelotas en sus casas. Sin embargo, su uso en los gimnasios todavía no está demasiado extendido. Tal vez porque los “cachas” lo asocian a eso de Pilates, estiramientos, relajación… o tal vez porque no ven como nos puede ayudar a mejorar nuestro rendimiento y no lo relacionan con el entrenamiento de fuerza. Error.
admin_mpib -
Sácale todo el partido a tu fitball
Uno al día
Uno al día (blog de Raúl Notario)

“La mejor versión de ti mismo está por llegar. Déjate de excusas y olvida tus límites…si quieres PUEDES.“

Los fitball son esas pelotas gigantes que gracias al Pilates, en gran medida, al Yoga y a otras disciplinas similares, se han extendido y muchas personas ya cuentan con una de esas pelotas en sus casas. Sin embargo, su uso en los gimnasios todavía no está demasiado extendido. Tal vez porque los “cachas” lo asocian a eso de Pilates, estiramientos, relajación… o tal vez porque no ven como nos puede ayudar a mejorar nuestro rendimiento y no lo relacionan con el entrenamiento de fuerza. Error.

Desde mi punto de vista, el fitball es una sensacional herramienta con un número de usos muy elevado, casi ilimitado si sabemos utilizar la imaginación. Os quiero dejar unos cuantos para que podáis sacarle el máximo partido:

1. Silla: sentarte en una de estas pelotas hará que toda tu región lumbar se refuerce. Ayudará a mejorar tu higiene postural y mejorará la salud de tu espalda. Además, el trabajo de glúteos también es interesante. Eso sí, debes progresar poco a poco en su uso y cuidar que tu espalda mantiene su correcta alineación.

2. Banco de gimnasio: cuando la sala está a rebosar y no encuentras ni un hueco para usar tus mancuernas, el fitball puede ser un genial recurso. Si decides usarlo como banco debes saber que estarás trabajando el equilibrio dinámico, la propiocepción y todo el core (así, sin más, solo por usarlo y mantenerte sobre el de forma correcta)

3. Ayuda para estirar y relajar, además de para mejorar la higiene postural. Su uso en Pilates está más que generalizado y los beneficios hablan por sí mismos.

4. Es una superficie inestable para sumar intensidad a nuestros ejercicios. Prueba a realizar una flexión o una plancha sobre el fitball y verás como la dureza del ejercicio se ha intensificado notablemente.

5. Ayuda para el trabajo de core. Gracias a la inestabilidad de la pelota el cuerpo requiere equilibrarse y estabilizarse constantemente, algo que implica al core significativamente.

El fitball puede servir para trabajar todos los grupos musculares. Solo necesitas un poco de imaginación y los consejos adecuados. Hoy os propongo unos ejercicios que trabajan el core, centrando la intensidad en la región transversa del abdomen (faja natural) y en los oblicuos. Esto hace que nuestra faja natural se ponga en marcha y nos ayude en nuestro propósito de reducir cintura. Además, para no quedarnos ahí, también sumamos alguna flexión para ejercitar nuestros pectorales al mismo tiempo que lo hace nuestro abdomen, glúteos y lumbares.

¿Empezamos?



 



 

Con este ejercicio además de trabajar todo el core, lo hacen nuestros pectorales y tríceps. Haz 3 series de unas 10 a 15 repeticiones y pasa al siguiente ejercicio.

 



En este ejercicio debes aguantar la posición de la imagen durante unos 15 segundos. Las planchas laterales son un sensacional trabajo para la región transversa del abdomen pero al sumar la inestabilidad del fitball la intensidad y dificultad del ejercicio crece de forma exponencial.

 



 


Al realizar la plancha con los pies sobre el fitball trabaja toda la región abdominal, pero no nos podíamos quedar aquí y por eso sumamos una flexión al ejercicio. Hazlo como ves en la imagen y notarás que el trabajo sobre el pectoral es bastante intenso, ya que el movimiento dinámico de la pierna suma intensidad a ese trabajo. Haz 3 series de unas 10 repeticiones.

 



 

 

Aquí os dejo dos variantes de un trabajo centrado en todo el core. Una versión más sencilla, en la que flexionamos y extendemos las rodillas y otra versión más complicada en la que dejamos el cuerpo formando una V invertida, haciendo que la pelota se deslice sobre nuestras piernas y pies. Haz 3 series de unas 15 repeticiones de uno u otro ejercicio.

Como siempre, espero que os hayan resultado útiles mis consejos. Os deseo un feliz fin de semana deportivo a tod@s Sportlifer@s.

Te recomendamos

Mi Empresa Es Saludable presenta la publicación que resume los planes saludables gala...

Participa en nuevo sorteo de Deus ex Machina y puedes ganar este conjunto de tres pre...

Unas zapatillas cómodas y versátiles para llevar en tu día a día y presumir de look d...

La marca española TwoNav presenta su nueva generación de dispositivos GPS enfocados a...

Con mejoras en el upper pero manteniendo su tradicional personalidad de rodadora...

Si quieres estrenar coche nuevo, ésta es tu oportunidad: participa en Best Cars 2019,...