¿Es posible entrenar en interior para luego competir en retos en el exterior?

Cómo entrenar para pruebas si sólo podemos entrenar en casa

Alberto Cebollada

¿Es posible entrenar en interior para luego competir en retos en el exterior?
¿Es posible entrenar en interior para luego competir en retos en el exterior?

El confinamiento nos ha enseñado muchas cosas, entre ellas la importancia de disfrutar de la naturaleza y los beneficios innumerables que aporta el ejercicio físico realizado al aire libre. Pero también nos ha enseñado a sacar partido al entrenamiento en casa, realizado con el propio peso corporal, con simuladores, con realidad virtual, o sobre la bicicleta estática. Cuando por la razón que sea, alguien no puede realizar una actividad deportiva outdoor y se ve obligado a practicarla indoor, puede llegar a ponerse muy en forma. Pero las adaptaciones, las sensaciones y la propiocepción que supone realizarlas de manera real, con desplazamiento, frente a la virtual o estacionaria, son brutales.

De hecho existen maneras muy rentables de entrenamiento estático que simulan casi a la perfección el gesto deportivo de cada disciplina, todo ello sin salir de casa o de un gimnasio. Luego la respuesta a tu pregunta en términos generales es sí, aunque no sea recomendable que el entreno en el gym ocupe el protagonismo de la preparación física a la hora de preparar una prueba que se realiza al aire libre. En ocasiones simplemente porque “no puedo ir a la piscina, no tengo tiempo para salir con la bici o no puedo correr al aire libre…” son razones de peso para tener que recurrir a preparar una prueba en el gimnasio. Conozco casos, pocos pero los hay, que han preparado exclusivamente con clases de spinning una marcha cicloturista de gran fondo.

Si esto es posible, cualquier prueba realizada en el medio natural es susceptible de ser entrenada en un gimnasio, aunque esto sin lugar a dudas no es ni recomendable, ni saludable, por el esfuerzo psicofísico que conlleva. Respecto a la pregunta, de si se puede preparar un trail sobre una cinta de correr, también es posible, siempre y cuando se complementen las sesiones de carrera  estacionaria con saltos variados, bajar escaleras, entrenar la propiocepción, los equilibrios y un trabajo de fuerza compensatorio que se requiere para desplazarse en el medio natural. Y sobre si es posible entrenar un triatlón en el gimnasio?, sin ir a la piscina, sin pedalear sobre ruedas o sin correr al aire libre, pues también es posible. Aunque realizar únicamente la simulación de los gestos técnicos y motrices “bajo techo”, siembra dudas de si este tipo de entrenamiento pueda garantizar acabar un triatlón con éxito. Dependerá de varios factores, de la experiencia previa del triatleta y de la distancia a afrontar.

Porque preparar un triatlón de larga distancia exclusivamente en el gimnasio sería un reto de una exigencia psicofísica tremenda. Entrenar es posible, pero el problema principal serían las sensaciones el día de la competición, especialmente en el agua. Los que hacemos triatlón entrenamos  el ciclismo sobre rodillos o en bicicleta estática, cuando la climatología impide salir a rodar al aire libre. También solemos realizar sesiones de carrera en cinta esos “días de perros” que no apetece salir a correr bajo la lluvia, e incluso realizamos sesión con gomas para simular el gesto del nado, cuando no hemos podido ir a la piscina. Pero el problema de preparar un triatlón en el gimnasio no está a la hora de pedalear o correr, sino a la hora de entrenar un deporte tan específico, técnico y sensorial como es la natación sin acudir a una piscina. La opción que existe es la de simular el gesto de nado con elásticos. Otras opciones complementarias son usar el simulador de esquí de fondo “skierg”, que es un dispositivo muy suave con una resistencia graduable por aire, que permite traccionar de forma simultánea y/o alternativa como en el estilo crol, pero estando en posición vertical.

La implicación de la musculatura abdominal y dorsal es brutal, permitiendo además mejoras en la estabilización del core. Y otra opción pero con menor transferencia al “nado real”, es entrenar sobre remo ergómetro. Así como pedalear sobre una bici estática o correr sobre una cinta tienen una implicación muscular muy parecida a la realidad, limitarse a realizar el gesto técnico mediante unos elásticos, usar el skierg o el remo, puede servir para salir de un apuro a un nadador/triatleta con experiencia, pero no recomendaría afrontar un triatlón con solo entrenamientos simulados o realizados exclusivamente en un gimnasio, por cuestiones de seguridad y de salud mental.

 

¿Cáda cuánto debemos cambiar de ejercicio?

Relacionado

¿Cada cuánto tiempo hay que cambiar de ejercicio para ganar más fuerza?

En portada de la edición de junio 2021, Willyrex.

Relacionado

Potencia tu entrenamiento y tu dieta este verano con la revista Sport Life de junio

Corrige tus errores y no te lesiones en la piscina

Relacionado

Corrige tus errores y no te lesiones en la piscina

Los mejores vídeos