Llega la revolución de la glucosa

¿Le declaramos la guerra o hacemos las paces con la glucosa?

Llega la revolución de la glucosa
Llega la revolución de la glucosa

El equipo de SPORT LIFE trabaja para mantenerte en forma e informado y te necesita. Hazte Prémium por 1 € al mes pinchando aquí (primer mes gratis) y estarás apoyando nuestro periodismo, a la vez que disfrutas de artículos exclusivos, navegación sin anuncios y contenidos extra.


¿QUÉ ES LA GLUCOSA?

La glucosa ha sido una sustancia demonizada con el miedo a los hidratos de carbono en forma de azúcares, pero la realidad es que nuestras células necesitan glucosa para vivir, es la molécula que junto al oxígeno se encarga de proporcionar energía para la vida, y dependemos tanto de la glucosa de los alimentos como del oxígeno que respiramos para vivir. 

«Los seres humanos necesitamos una enorme cantidad de combustible. Cada segundo, nuestro cuerpo quema 8 trillones de moléculas de glucosa. Para ponerlo en perspectiva, si cada molécula de glucosa fuera un granito de arena, quemarías todos y cada uno de los granitos de arena de todas las playas del mundo cada 10 minutos». Jessie Inchauspé.

El problema de la glucosa viene del exceso que tenemos de esta sustancia en la alimentación actual.

Hace menos de un siglo, la alimentación era muy básica y los alimentos que comíamos eran bastante naturales en general, y en la naturaleza, la glucosa apenas existe de forma simple... por lo que debíamos conseguirla tomando alimentos ricos en carbohidratos, que la mayor parte de las veces eran complejos y con un alto contenido en fibra como las verduras y hortalizas y las frutas, masticarlos, digerirlos en partes que acaban proporcionándonos moléculas de glucosa sencillas, era todo un proceso. El azúcar blanco o de mesa era un lujo, y esa era la fuente más sencilla de glucosa en forma de sacarosa.

Hasta las frutas, uno de los alimentos más sencillos y naturales para conseguir azúcares simples como la fructosa y la glucosa, eran un producto de lujo y de temporada, se podían conseguir frutas como las manzanas en temporada larga, o limones todo el año, pero las frutas de verano eran muy perecederas y conservarlas en forma de mermelada era un proceso laborioso y caro. 

Nuestro cerebro está programado para relacionar lo dulce con el neurotransmisor de las recompensas, la dopamina.

Los seres humanos tenemos innato el deseo de comer alimentos dulces, porque nuestro cuerpo y nuestro cerebro los identifica como fuentes de energía, de glucosa para mantener la vida.

Si ahora estamos comiendo cada vez más azúcar se debe a que nuestro cerebro no sabe frenar las ansias de ingerir productos que saben como la fruta, la fuente más natural de azúcares en la naturaleza. Ahora no tenemos que salir a recolectar frutas o esperar al verano para comer un melocotón, nos basta con coger una caja de galletas de chocolate o una bolsa de golosinas para conseguir una sensación de recompensa eterna.

Es curioso escuchar historias de los bisabuelos de antes, que nos contaban que los Reyes Magos les traían una naranja en Navidad de regalo, y la comían poco a poco disfrutando de su sabor dulce y ácido porque era un producto de lujo. Ya no decir una piña, que fue una de las frutas más codiciadas en el Londres victoriano, símbolo de dinero y lujo, o un plátano, que apenas llegaba a conservarse en los barcos de las colonias, y los viajeros evocaban su dulce sabor durante los fríos inviernos europeos.


En la actualidad los alimentos están muy procesados y endulzados, incluso hemos convertido una fruta/hortaliza como los tomates en una versión aún más dulce: el kétchup.

En la actualidad los alimentos están muy procesados y endulzados
En la actualidad los alimentos están muy procesados y endulzados: EL KÉTCHUP


Hoy día llegamos a tomar más de 42 kilos de azúcar al año. Ahora tenemos una gran variedad de alimentos muy ricos en azúcares sencillos, ya que el azúcar ha pasado de ser un producto de lujo a un producto muy barato, que además da mucho sabor dulce, no sólo a los postres, galletas, helados, etc., también se añade a una gran cantidad de alimentos como salsas, embutidos frescos, lácteos, zumos, conservas, etc.

De ahí que en la actualidad, la glucosa se haya convertido en un problema para el metabolismo, y la evitemos como si fuera un veneno, tachándola de adictiva y de responsable de la mayoría de las enfermedades actuales, desde el sobrepeso y obesidad y síndromes metabólicos y diabetes, a enfermedades cardiovasculares, neurodegenerativas y tumores.

¿Qué pasa cuando tomamos azúcar en exceso?

Nuestro cuerpo es una máquina casi perfecta, diseñada para estar en equilibrio y mantener niveles estables de glucosa en sangre, para que las células puedan disponer de energía.

Cuando comemos alimentos ricos en carbohidratos, pueden ser:

  • muy simples con moléculas sencillas de glucosa o monosacáridos parecidos como la fructosa, como ocurre cuando comemos golosinas, frutas muy dulces frescas o desecadas
  • pueden ser disacáridos, con dos moléculas de glucosa, o combinaciones con fructosa, galactosa, etc.
  • alimentos ricos en carbohidratos más complejos como el almidón de las patatas, arroz y otros tubérculos y cereales, y también fibra, un carbohidrato que puede ser soluble o insoluble. 

Dependiendo de la complejidad del carbohidrato que tomamos la glucosa va a llegar a la sangre a diferente velocidad, es lo que denominamos ‘picos de glucosa’.

  1. Si son carbohidratos más simples o de asimilación rápida, aparece un ‘pico de glucosa’ en sangre muy rápido.
  2. Si son carbohidratos más complejos o de asimilación lenta, el ‘pico de glucosa’ en sangre se retrasa más y no es tan alto.
Qué pasa cuando tomamos azúcar en exceso
Qué pasa cuando tomamos azúcar en exceso

Cuando nuestra alimentación es muy rica en carbohidratos sencillos, como está ocurriendo con las dietas occidentales de alimentos ultraprocesados  y bebidas azucaradas, los picos de glucosa o subidas de glucosa son como olas que vienen y van, porque todo lo que sube baja.

La glucosa sube, se libera insulina del páncreas para provocar la entrada de glucosa en las células rápidamente, y al tener niveles bajos de glucosa en sangre, sentimos hambre y más ganas de comer alimentos dulces o ricos en hidratos o fuentes de glucosa, volvemos a comer, sube la glucosa, se libera insulina, y vuelta a empezar.

Entramos en un ciclo tóxico que nos convierte en ´adictos a la glucosa’, hasta que la insulina empieza a liberarse constantemente y las células dejan de ‘obedecerla’, nos volvemos intolerantes a la insulina, y la glucosa se mantiene muy alta en sangre, produciendo síndromes metabólicos diferentes que acaban por provocar diabetes tipo 2. Una enfermedad muy común que se ha convertido en la nueva epidemia del siglo XXI, y que es muy fácil de prevenir, e incluso revertir, tan sólo con un cambio de alimentación, con menos azúcares, y un estilo de vida activo con ejercicio  físico. 

Sin llegar a desarrollar la enfermedad, la mayoría de las personas que tienen un sobrepeso ligero o más acusado y no encuentran la forma de perder peso, aunque hagan dietas hipocalóricas y ejercicio, suelen tener un problema en el metabolismo de la glucosa, que sin provocarles enfermedades graves, produce síntomas muy diversos como falta de energía, agotamiento, depresión y mal humor, ansiedad, insomnio, problemas de fertilidad, problemas cutáneos, sensación de mareo y de malestar y envejecimiento prematuro. 

«Un estudio reciente ha demostrado que solo un 12% de los norteamericanos está metabólicamente sano, lo cual significa que solo esa décima parte de su población tiene un cuerpo que funciona a la perfección, incluyendo unos niveles saludables de glucosa. No disponemos de esta cifra tan exacta para todos los países, pero sabemos que en el mundo entero, la salud metabólica y los niveles de glucosa cada vez están peor. Lo más probable es que tú, junto con 9 de cada 10 personas cercanas a ti, viváis una montaña rusa glucémica sin saberlo».

Nos cuenta Jessie Inchauspé en su libro. 

¿Qué ocurre cuando hay picos de glucosa constantemente?

El cuerpo humano tiene más de 30 billones de células y cuando tenemos un pico de glucosa después de comer dulce, todas lo notan.

La finalidad biológica principal de la glucosa cuando entra en una célula es convertirse en energía.

Las centrales eléctricas responsables de este proceso son orgánulos microscópicos que se hallan en la mayoría de nuestras células y se llaman mitocondrias. Utilizando glucosa (y el oxígeno del aire que respiramos), crean una versión química de la electricidad que proporciona la energía necesaria a cada célula para que pueda hacer lo que sea que tenga que hacer. Cuando la glucosa nos inunda las células, entra en las mitocondrias para producir energía.

Qué ocurre cuando hay picos de glucosa constantemente
Qué ocurre cuando hay picos de glucosa constantemente

Visto así, tener glucosa en sangre que llegue a las células constantemente es la panacea, es como tener corriente eléctrica todo el día en casa para encender todos los aparatos y que no salten los plomos. El problema es cuando hay subidas de tensión en la red, los aparatos eléctricos se estropean, y lo mismo ocurre cuando hay picos de glucosa constantemente en la sangre, el metabolismo se altera. Y es que los seres vivos somos organismos complejos y homeostáticos, todo funciona alrededor del equilibrio, y cuando hay excesos, o defectos, no hay equilibrio. 

Cuando hay exceso de glucosa en las células se produce un exceso de radicales libres, y un fenómeno conocido como glicación, que no es nada recomendable. Nuestro cuerpo empieza a ‘esconder’ glucosa, para evitar daños colaterales. 

¿Qué es la glicación? 

La glucosilación​​​ o glicación es un proceso bioquímico en el que se añade un azúcar reductor como la glucosa o fructosa, a otra molécula que se conoce como aceptora.

La molécula aceptora puede ser proteica o lipídica. El resultado es que la molécula aceptora pierde sus proteínas estructurales. En el caso de las proteínas, se va deshidratando, degenerando y termina produciendo la muerte celular por apoptosis. Curiosamente, la glicación es la responsable de la caramelizacion de las proteínas de la carne al calentarse en parrillas, que da ese sabor peculiar a la barbacoa. 

En las pruebas para diabéticos, se determinar la cantidad de hemoglobina glicada (HbA1c), como marcador de la hiperglucemia para el control médico de la salud del paciente. Cuanto mayor es el valor de proteínas glicadas, mayor es el riego de lesiones celulares, envejecimiento vascular e insuficiencia renal en la diabetes.

La glicación es uno de los mecanismos naturales del proceso de envejecimiento, podemos retrasarla evitando la hiperglucemia con control de la alimentación y ejercicio físico, que reduce la probabilidad de glicación, y por tanto, enlentece el envejecimiento celular. 

Efectos negativos de los picos de glucosa

Los picos de glucosa ponen en marcha  diferentes mecanismos a corto plazo y a largo plazo, que llevan a estrés oxidativo, glicación, inflamación y exceso de insulina, que son responsables no sólo del sobrepeso y obesidad, también de muchas enfermedades crónicas, desde diabetes tipo 2, hasta artritis y depresión.

EFECTOS A CORTO PLAZO

  • Hambre constante 
  • Antojos
  • Fatiga crónica
  • Mala calidad del sueño
  • Resfriados y complicaciones con el Coronavirus 
  • La diabetes tipo 1 es más difícil de controlar
  • La diabetes gestacional es más difícil de controlar 
  • Sofocos y sudor nocturno
  • Migrañas
  • Memoria y problemas con la función cognitiva 

EFECTOS A LARGO PLAZO

  • Acné y otros problemas cutáneos 
  • Envejecimiento y artritis 
  • Alzhéimer y demencia
  • Riesgo de padecer cáncer 
  • Episodios depresivos 
  • Problemas intestinales 
  • Cardiopatías
  • Infertilidad y Síndrome de Ovario Poliquístico

 

Jessie Inchauspé autora del libro La Revolución de la Glucosa
Jessie Inchauspé libro revolución de la glucosa

Jessie Inchauspé es una bioquímica e investigadora que vive entre California y Francia. Está licenciada en matemáticas por el King’s College, en Londres, y tiene un máster en bioquímica por la Universidad de Georgetown. Su trabajo en una start-up de análisis genético en Silicon Valley la reveló la importancia de los hábitos alimentarios en la calidad de vida y empezó a estudiar el efecto de los diferentes alimentos en la salud, empezando por ella misma, y repasando los estudios publicados por los expertos. En Instagram se la conoce como @GlucoseGoddess, y ha creado un movimiento muy popular que está ayudando a la gente a conocer los efectos de los alimentos en su cuerpo, especialmente el papel esencial que tiene la glucosa en todos los aspectos de nuestra vida, desde los antojos hasta la fertilidad.

Portada libro La Revolución de la Glucosa
Portada libro La Revolución de la Glucosa

 

Vikika Costa portada de Sport Life 275

Relacionado

La revolución de la glucosa, en la edición doble de julio/agosto de Sport Life

El impacto del azúcar añadido sobre nuestros intestinos y su microbiota

Relacionado

El impacto del azúcar añadido sobre nuestros intestinos y su microbiota

Relacionado

Azúcar, sorbitol, miel, sacarina... ¿cuál es más beneficioso para endulzar un producto?

Nuestros destacados