¿Qué función cumplen nuestros tobillos cuando corremos? Así es la biomecánica de carrera

El tobillo es una articulación de vital importancia para la carrera. Te contamos cómo debe ser la buena técnica cuando corremos para no dañar los tobillos, evitar lesiones y mejorar nuestro running
Miguel Ángel Rabanal -
¿Qué función cumplen nuestros tobillos cuando corremos? Así es la biomecánica de carrera
¿Qué función cumplen nuestros tobillos cuando corremos? Así es la biomecánica de carrera

El tobillo  es la articulación formada por la unión del pie y la pierna, y en su conjunto constituye una de las estructuras corporales más complejas.  Su correcta fuerza y movilidad resulta vital para cualquier deportista dado que incidirá directamente en sus capacidades. Y, desde luego, su papel es indispensable en la carrera, por eso queremos contarte qué función cumplen los tobillos cuando corremos y analizar la biomecánica perfecta.

Para empezar, los tobillos puede realizar numerosos movimientos articulares: 

- Flexión dorsal (dorsiflexión): movimiento que efectúa la cara dorsal del pie hacia la cara anterior de la tibia (cuando flexionamos el tobillo para acercar el pie a la tibia).

- Flexión plantar: movimiento de la planta del pie hacia abajo.

- Abducción: movimiento del pie hacia afuera (rotamos las puntas hacia el exterior).

- Aducción: movimiento del pie hacia adentro (rotamos las puntas hacia dentro).

- Eversión: movimiento de la planta del pie hacia afuera; el peso carga en el borde interno.

- Inversión: dirigiendo la planta del pie hacia adentro; el peso carga sobre el borde externo.

- Flexión de los dedos del pie: movimiento de los dedos hacia el suelo.

- Extensión de los dedos del pie: movimiento de los dedos hacia arriba.

Cuando corremos nuestros tobillos desempeñan una función fundamental en el gesto de la carrera. Dado que son una de las partes más activas del movimiento, analizaremos brevemente su función durante las diferentes fases:

1. En la fase de impacto del pie

Durante el aterrizaje, ya sea con el talón (a velocidades moderadas) o con la planta (a velocidades más altas), el tobillo debe guardar una correcta linealidad para evitar que otras zonas corporales situadas por encima (rodillas, caderas, columna vertebral) sufran más de lo debido, generando desequilibrios corporales muy perjudiciales para la salud.

2. En la fase de apoyo del pie

Una vez superado el impacto, el tobillo juega un papel fundamental para disipar la energía generada con el impacto a través de un gesto natural de rotación del tobillo hacia dentro, que es lo que se denomina pronación. Un exceso de pronación (más de 15 grados) o una carencia de pronación (menos de 5 grados) resultan anómalos y pueden provocar lesiones.

3. En la fase de impulso del pie

En este momento es cuando en el tobillo se genera la fuerza necesaria para impulsarnos y avanzar en la carrera, todo ello producido en mayor medida por los músculos extensores del tobillo, lo que implica que una su buena alineación permita un mayor aprovechamiento de la energía propulsiva.

4. En la fase de no contacto del pie

Una vez que el pie despega del suelo adquiere una trayectoria ascendente en la que el tobillo tiene que mantener la linealidad en una posición neutra y relajada para favorecer la fase aérea de toda la pierna.

Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

Ecuestre e Ifema Madrid Horse Week te ofrecen la oportunidad de asistir a la Copa del...

En estos tiempos digitales que nos ha tocado vivir no hay nada como jugar para poder ...

Nos invitan a probar gratis las nuevas Solar Boost de adidas en el RUN SOLAR 5K, ¿vi...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...