¿Por qué no soy vegetariana?

Las razones por las que no soy vegetariana, aunque trabaje en deporte, nutrición y salud y coma muy sano
¿Por qué no soy vegetariana?
¿Por qué no soy vegetariana?
Nutrición y deporte
Nutrición y deporte (blog de Yolanda Vázquez Mazariego)

“¿Entrenas para comer o comes para entrenar?“

¿Tu eres vegetariana, verdad, Yola?

Esta presunción de ser vegetariana me persigue desde hace años. Supongo que el hecho de que me dedique a la nutrición, deporte y salud se asocia a que sigo una dieta más sana y vegetariana, y la verdad es que no lo soy.

Cuando voy a comer a casa de amigos o viajes de trabajo, se sorprenden porque no soy vegetariana, con comentarios como ‘¡Con lo que tu te cuidas comiendo y comes carne!

La dieta vegetariana se ha ido popularizando, y cada vez hay más personas, especialmente las más jóvenes, o los millenials, optan por ella, bien en su versión sencilla o vegetariana sin carne o pescado, pero comiendo lácteos y huevos, o en la versión más avanzada o vegana que no toma ningún alimento de origen animal.

Que quede claro que ambas opciones, la dieta vegetariana o vegana, me parecen muy bien, completamente saludables y respetables, y que nadie ponga en mi boca lo contrario por escribir sobre mis razones para no ser vegetariana. Escribo esto para aclarar, no para molestar, así que por favor, troles verdes, no os enfadéis y empecéis a ‘verdear’ mis opiniones.

¿Por qué no soy vegetariana?

¿Por qué no soy vegetariana?

En mi opinión, y sólo es mi opinión, la dieta vegetariana, sin carne ni pescado, comiendo huevos o lácteos o ambos, es muy saludable, y no lleva carencias nutricionales, ni siquiera para las personas deportistas de alta rendimiento, si se hace bien, no hay que preocuparse por las proteínas, el hierro, el calcio o la vitamina B12, ya que al incluir alimentos animales (huevos y/o lácteos) estamos aportando todo lo que necesitamos y no hay que tomar suplementos ni preocuparse de combinar determinados vegetales para aumentar la absorción.

Otra cosa es la dieta vegana, en la que no se toma ningún alimento de origen animal, ni siquiera miel, por ser un alimento predigerido por las abejas. Es saludable, sí, pero con matices.

¿Por qué no soy vegetariana?

¿Por qué no soy vegetariana?

Cuando optas por seguir una dieta vegana es necesario tomar un suplemento de vitamina B12 para veganos, para toda la vida y tener un amplio conocimiento de dietética, nutrición y cocina, para conseguir un aporte completo de vitaminas, minerales y proteínas a partir de alimentos vegetales y cocinarlos de la manera más óptima para su absorción, evitando el exceso de carbohidratos que puede llevar a algunas personas veganas a alimentarse incorrectamente.

Por mi experiencia, las personas veganas que conozco desde hace años no sólo están perfectamente, sanas y hacen deporte a cualquier nivel y edad, además son estupendas cocineras, y nos aceptan a los carnívoros en su mesa sin 'juzgarnos' para dejarnos ‘encantados’ con sus recetas veganas.

Entonces, ¿por qué no soy vegetariana? Todo tiene una razón, y os cuento la mía.

Cuando estudié Naturopatía intenté ser vegetariana, tenía 25 años, muchas ganas de aprender y entrenaba para competir en los primeros años del MTB o ciclismo de montaña, mucha horas entre horarios estresantes de trabajo, doctorado y clases. Me sobraba energía y el día me daba mucho de sí.

¿Por qué no soy vegetariana?

¿Por qué no soy vegetariana?

En Naturopatía, muchos compañeros y profesores eran ya vegetarianos y veganos, y para los que no lo éramos, convertirse en vegetariano parecía algo natural, por lo que había una tendencia a ir reduciendo el consumo de carnes y pescados a lo largo de los estudios, hasta dejar de consumirlos del todo.

El último año, decidí probar la dieta vegetariana, me resultaba sencilla y económica. Era la época que en ciclismo nos alimentábamos a base de carbohidratos, de las proteínas apenas se hablaba en deportes aeróbicos, y como compartía piso con amigas, no teníamos mucho dinero para filetes ni pescaderías, así que no íbamos a echarlos de menos. Además lo que estudiaba en naturopatía me llevaba a conocer alimentos nuevos como algas, setas y varios tipos de frutas y verduras con proteína, calcio, hierro, vitaminas vegetales que podía combinar para llevar una buena alimentación.

Publicidad

¿Y qué paso con mi dieta vegetariana?

Llegué a estar 6 meses sin comer carne, y la experiencia acabó mal, a pesar de mi empeño y voluntad. A los 3 meses estaba sin energía, me levantaba por la mañana agotada, y mi rendimiento en los entrenos con la bicicleta fue bajando, no podía con mi alma. Me fui al médico y la analítica me dijo que tenía una anemia ferropénica muy fuerte, tuve que empezar a ‘pincharme’ hierro, en pastillas no me hacía efecto.

Mi rendimiento deportivo con la bici de montaña bajó mucho, iba muy floja y me costaba mucho salir más de 2 horas en bicicleta, me costaba levantarme por las mañanas, y dormía mal, es más, a los 6 meses empecé a soñar con jamón serrano, y no estoy exagerando.

¿Por qué no soy vegetariana?

¿Por qué no soy vegetariana?

Hablé con el director del centro de naturopatía, Roberto Prado, un gran profesional, médico y vegetariano desde hacía 20 años, y mi sorpresa fue que no me dio ninguna fórmula especial para ser vegetariana, me dijo que lo dejara, que tras muchos años de pasar consulta naturópata, tenía claro que no todo el mundo podía ser vegetariano.

“Escucha a tu cuerpo, Yolanda, si en 6 meses sientes que no tienes energía y hasta sueñas con comer jamón… está claro el mensaje que te envía, no te empeñes en comer más lentejas para aumentar tus niveles de hierro, come carne.”

Efectivamente, a los 3 meses de volver a comer carne, mis niveles de hierro y ferritina empezaron a normalizarse y recuperé mi ‘energía’, podía entrenar a tope para las marchas de MTB. Ya no había 'sueños verdes' con platos de suculentas ensaladas reclamando mi atención, ¡no penséis mal!!!

fin, que el 'a mi me funciona' no tiene ningún valor científico, aunque suelo caer en el error de contar mis experiencias para ilustrar mis opiniones, pero a lo largo de estos 25 años me he encontrado con algunas personas de mi entorno que me han comentado lo mismo, que después de un periodo de medio año a 2 años de dieta vegetariana, han tenido que dejarla porque no se encontraban bien, por anemias, por consejo del médico o porque echaban mucho de menos comer carne… Algo pasaba.

Por eso os lo cuento porque si habéis intentando hacer una dieta vegetariana o vegana sin éxito o con malos resultados, no os flageléis pensando en el daño que podéis estar haciendo a vuestro cuerpo o al planeta, simplemente, comer menos carne y pescado, y comer estos alimentos animales de forma consciente.

Publicidad

¿Por qué no soy vegetariana?

¿Por qué no soy vegetariana?

¿Qué tipo de dieta sigo? Soy flexitariana

Por ponerle una etiqueta a mi dieta, diría que soy flexitariana. Mi alimentación se basa en un 80% de alimentos vegetales, con huevos y lácteos como yogur y leche y quesos de cabra. Y entre 2 o 3 veces a la semana como carne o pescado, no mucho más.

No soy una 'carnívora', me gusta más el pescado que la carne, pero disfruto tomando un buen filete o chuletón, o un plato de lomo o jamón ibérico, sin abusar, cuando me apetece y con los años me he vuelto más sibarita... si no es de buena calidad, prefiero no comer carne ni pescado.

Esto es lo que he aprendido para ser una buena flexitariana, cuidar mi salud y la del medio ambiente, que la calidad prima sobre la cantidad. He aprendido a escoger carnes y pescados de la mejor calidad, prefiero gastar más dinero en un buen filete que comer una hamburguesa de cadena rápida. Este gasto 'extra' se compensa al final de mes, porque comes menos carne y pescado durante la semana, pero cuando los comes, disfrutas más de su sabor y aseguras un buen aporte de proteínas, vitaminas, minerales, con menos grasas aditivos.

Publicidad

En resumen, para ser flexitariana:

  • Opto por carnes de calidad, de animales 'felices' que pastan en libertad y sin comer piensos de engorde ni abuso de medicinas.
  • Evito pescados con riesgo de contaminación como los grandes peces tipo atún, bonito o cazón, ni los de piscifactorias de granjas marinas masivas alimentados con pienso.
  • Prefiero invertir en un buen salmón salvaje o un chuletón de la sierra para tomar una vez al mes que comer barritas de 'merluza' o 'algo parecido' que ni es pescado ni es carne, es un alimento procesado o ultraprocesado, nada recomendable.

¿Por qué no soy vegetariana?

¿Por qué no soy vegetariana?

Y esta es la explicación a por qué no soy vegetariana, simplemente reduzco la ingesta de carnes y pescados, hago los Lunes sin Carne desde hace 3 años en casa y tengo una buena relación con el carnicero y el pescadero de mi pueblo, que me aconseja qué carnes o pescados son los mejores en cada temporada y cuida la calidad de lo que compramos.

Queda explicado, 'troles verdes'! La dieta vegetariana y vegana es saludable, pero, no es para mi.

Publicidad
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

El próximo 10 de octubre se celebra en Madrid la cita anual de empresas, administraci...

Así son las nuevas Ultraboost 19 de adidas, unas zapatillas que cuentan con un 20% má...

La guía con las 30 etapas para hacer a pie, pero también en bici o si te apetece eleg...

El cacao en polvo te permite disfrutar de las ventajas del chocolate sin remordimient...

Empieza la cuenta atrás para el primer maratón de Noemí de Miguel y hablamos con ella...

Con o sin experiencia, os ofrecemos un fin de semana único en uno de los lugares más ...