Atrévete con Salamba Sirsasana: la postura del trípode que ejercita todos nuestros músculos

Las claves para conseguir Salamba Sirsasana, la postura de yoga del trípode, que además consigue ejercitar todos nuestros músculos

Xuan-Lan e Irene Ríos /Fotos Abel Trujillo para Reebok Yoga

Silamba Sirasana
Silamba Sirasana

Nuestro equipo de SPORT LIFE trabaja para manteneros en forma e informados y ahora, con la caída de los ingresos por publicidad, necesitamos más que nunca vuestro apoyo. Hazte Prémium pinchando en este enlace, desde solo 1 € al mes (1º mes gratis) y estarás haciendo posible que sigamos elaborando estos contenidos, a la vez que disfrutas de artículos exclusivos, navegación sin anuncios y contenidos extra solo para suscriptores. 

El trípode es una variante de Salamba Sirsasana, una postura invertida en la que no apoyamos los codos en el suelo, sino que el peso de nuestro cuerpo queda repartido entre nuestra cabeza y las dos manos. Es una asana calmante que estimula nuestro sistema linfático, mejora la circulación y ayuda a eliminar toxinas, además de ejercitar la musculatura de prácticamente todo nuestro cuerpo: brazos, tronco y piernas deben trabajar conjuntamente para construir y mantener la posición.

Paso a paso para construir la postura

Con las piernas más separadas que el ancho de tus hombros, desciende suavemente, construyendo de forma firme los tres apoyos: apoya la coronilla en la esterilla y las palmas de la manos a la anchura de tus hombros con los dedos bien separados y firmes y ambos codos firmes, los brazos y antebrazos forman un ángulo de 90º.

Siente el contacto de estos tres apoyos y busca repartir tu peso entre ellos, para ir desplazándote a la vertical.

Sube inhalando, puedes llevar las piernas dobladas al pecho antes de crecer completamente hacia arriba. Empuja las manos contra el suelo y, con el core y los abdominales firmes y las piernas activas ve estirándolas poco a poco hasta alcanzar la vertical.

Puntos clave

  • El peso del cuerpo se reparte equitativante entre los tres puntos de apoyo: la cabeza y las dos manos.
  • La coronilla es la parte de la cabeza que debes apoyar en el suelo.
  • Manos a la anchura de los hombros.
  • No abras nunca los codos.
  • La columna se mantiene en una línea recta con tu cuerpo, para lo que la fuerza ab□dominal es un elemento clave, debes intentar "pegar" tus abdominales a la espalda para conseguir una buena alineación.
  • Puede ser un auténtico reto conseguir la extensión completa de las caderas en esta postura. Si tus abdominales no están lo suficientemente fuertes, es posible que las caderas se flexionen para mantener el trabajo de la postura en los músculos de la espalda en vez de en la parte anterior del cuerpo.

No pruebes a hacer esta postura sin la supervisión de un profesional. Como todas las invertidas, requieren su tiempo y entrenamiento, no se trata solo de una cuestión de fuerza, también interviene el equilibrio y tiene un gran componente mental, ¡no te desanimes y sigue intentándolo!

Beneficios de la postura

  • Mejora la circulación sanguínea y permite descansar al corazón.
  • Estimula el sistema linfático ayudando a eliminar las toxinas del cuerpo
  • Mejora las capacidades cognitivas: concentración, memoria y procesamiento de la información.
  • Ejercita la musculatura de brazos, abdominales y piernas.
Planifica tu clase de yoga según tu rutina deportiva

Relacionado

Yoga para calentar, estirar y fortalecer las piernas con YOWE

Paso a paso del Jump Thru

Relacionado

Jump Thru, salta paso a paso

Los mejores vídeos