Practicar Mindfulness ayuda a reducir el dolor crónico y el abuso de opioides

La práctica de Mindfulness o Atención plena orientada a la recuperación conocida como MORE durante 8 semanas, ayudaría reducir el dolor crónico y el abuso de opioides para eld olor

Yolanda Vázquez Mazariego

Practicar Mindfulness ayuda a disminuir el dolor crónico y el abuso de opioides
Practicar Mindfulness ayuda a disminuir el dolor crónico y el abuso de opioides

Las prácticas de Mindfulness o Atención Plena ayudan a gestionar el estrés y la ansiedad mejorando la salud mental, algo muy necesario a cualquier edad, pero además, también pueden ayudar a reducir los síntomas de dolor crónico, y a evitar e incluso a disminuir la dosis y controlar en casos de abuso de opioides relacionados con el manejo del dolor.

Una noticia muy esperanzadora para las personas que sufren dolor crónico y que están en tratamiento con medicamentos de la familia de los opioides, que produecn una gran adicción, y que podrían disminuir las dosis de medicamentos e incluso acabar con los problemas de abuso de opioides que son habituales.

Las técnicas de Mindfulness o Atención Plena pueden ser consideradas poco científicas, pero se han desarrollado en universidades de prestigio en todo el mundo, y hay numeroso estudios científicos serios y rigurosos que han demostrado su eficacia en el manejo de problemas físicos, mentales y emocionales.

Practicar Mindfulness ayuda a disminuir el dolor crónico y el abuso de opioides
Practicar Mindfulness ayuda a disminuir el dolor crónico y el abuso de opioides

Como este nuevo ensayo clínico publicado en la revista JAMA Internal Medicine, que ha encontrado como la terapia basada en el mindfulness o atención plena de 8 semanas, específica para la mejora de la recuperación orientada a la atención plena conocida como MORE (en inglés: Mindfulness-Oriented Recovery Enhancement), disminuyó el uso y el abuso de opioides al tiempo que redujo los síntomas de dolor crónico. Y sus efectos duran hasta 9 meses. 

Este es el primer ensayo clínico a gran escala que demuestra que una intervención psicológica puede reducir simultáneamente el uso indebido de opioides y el dolor crónico entre las personas a las que se les recetaron analgésicos opioides.

MORE combina la meditación, la terapia cognitivo-conductual y los principios de la psicología positiva en un entrenamiento secuenciado en habilidades de atención plena, saboreo y reevaluaciónEric Garland, es la persona que desarrolló MORE y lo ha estado estudiando durante más de una década, demostrando resultados muy positivos al aplicar técnicas basadas en mindfulness o atención plena a todo tipo de personas, y en este estudio en concreto a pacientes con dolor crónico que toman opioides y que pueden caer en adicción y abuso.

El estudio analizó a 250 adultos con dolor crónico y en terapia con opioides a largo plazo que cumplieron con los criterios de uso indebido de opioides. La mayoría de los participantes tomaron oxicodona o hidrocodona, reportaron dos o más condiciones dolorosas y cumplieron con los criterios clínicos de depresión mayor. Más de la mitad de los participantes también tenían un trastorno por uso de opioides diagnosticable.

Las personas que experimentan dolor crónico y uso indebido de opioides presentan un desafío de tratamiento significativo, ya que se ha demostrado que el trastorno por uso de opioides aumenta la sensibilidad al dolor, lo que a su vez promueve un mayor uso indebido de opioides. Al reducir simultáneamente el dolor y el uso de opioides, MORE puede ofrecer una intervención eficaz, económica y que salva vidas para ayudar a detener la actual crisis de opioides.

Practicar Mindfulness ayuda a disminuir el dolor crónico y el abuso de opioides
 

¿En qué consistió el estudio?

Los participantes del estudio fueron asignados al azar a un grupo de psicoterapia de apoyo estándar o a un grupo MÁS, ambos participando en 8 sesiones grupales semanales de 2 horas, así como 15 minutos de tarea diaria. 

Los grupos de tratamiento del estudio se administraron en consultorios médicos, en el mismo entorno de atención clínica donde los pacientes recibieron su tratamiento del dolor con opiáceos. Los investigadores midieron los comportamientos de uso indebido de opioides de los participantes; síntomas de dolor; depresión, ansiedad y estrés; y la dosis de opioides durante un seguimiento de nueve meses. El deseo de opiáceos se midió en tres momentos aleatorios del día, impulsado por un mensaje de texto enviado a los teléfonos inteligentes de los participantes.

Los resultados fueron muy positivos. A los de 9 meses después de terminar la terapia, el 45 % de los participantes en el grupo MORE ya no abusaba de los opioides, y el 36 % había reducido su uso de opioides a la mitad o más. 

Los pacientes que habían utilizado la terapia con mindfulness o MORE tenían más del doble de probabilidades que los de psicoterapia estándar de dejar de abusar de los opioides al final del estudio. Además, los participantes en el grupo MORE informaron mejoras clínicamente significativas en los síntomas de dolor crónico, disminución del ansia de opioides y reducción de los síntomas de depresión a niveles por debajo del umbral del trastorno depresivo mayor.

Eric Garland, autor principal del estudio, director del Centro de Atención Plena y Desarrollo de Intervención de Salud Integrativa de la Universidad de Utah y el autor más prolífico de investigación de atención plena. en el mundo comentó:

"MORE demostró uno de los efectos de tratamiento más poderosos que he visto", dijo  "No hay nada más que funcione tan bien para aliviar el dolor y frenar el uso indebido de opioides". "Sorprendentemente, los efectos de MORE parecen fortalecerse con el tiempo", dijo

"Una posible explicación es que estas personas están integrando las habilidades que han aprendido a través de MORE en su vida cotidiana. también creo que estos resultados tan esperanzadores se deben a la capacidad de MORE para reestructurar la forma en que el cerebro procesa las recompensas, ayudando a los cerebros de los participantes a pasar de valorar las recompensas relacionadas con las drogas a valorar las recompensas naturales y saludables, como una hermosa puesta de sol, el florecimiento de las flores primaverales o la sonrisa en el rostro de un ser querido."

¿En qué consiste la técnica MORE?

A los participantes se les enseña a desglosar la experiencia del dolor o las ansias de opioides en sus componentes sensoriales, "acercando" lo que sienten y dividiéndolo en diferentes sensaciones como calor, tirantez u hormigueo. Se les entrena para notar cómo esas experiencias cambian con el tiempo y para adoptar la perspectiva de observadores de la experiencia, desde un punto de vista externo. 

También se les enseña a saborear experiencias placenteras, saludables en la vida, amplificando la sensación de alegría, recompensa y significado que puede surgir de las cosas positivas que ocurren cada día. 

Finalmente, a los participantes se les enseña a reformular los eventos estresantes para encontrar un sentido de significado frente a la adversidad, para reconocer lo que se puede aprender de los eventos difíciles y cómo lidiar con esas experiencias puede fortalecer a una persona.

Garland explicó: "En lugar de quedar atrapados en el dolor o el anhelo, les enseñamos a las personas cómo dar un paso atrás y observar esa experiencia desde la perspectiva de un testigo objetivo. Cuando pueden hacer eso, las personas comienzan a reconocer quienes son, algo mayor que cualquier pensamiento o sensación. Con ello, no se definen por sus experiencias de dolor o deseo; y entienden que su verdadera naturaleza es algo más".

Fuente:

DOI: 10.1001/jamainternmed.2022.0033

Mindfulness para deportistas

 

Archivado en:

mindfulness

Relacionado

Desterrando los 7 mitos de la práctica de Mindfulness

Cómo hacer en casa tu primera sesión de mindfulness

Relacionado

Cómo hacer en casa tu primera sesión de mindfulness

Mindfulness para deportistas

Relacionado

Mindfulness para deportistas

Los mejores vídeos