Así debes ejercitar los dedos de los pies

Los dedos de los pies son los grandes olvidados y sin embargo tienen una enorme importancia. Te contamos por qué debes entrenar los dedos de los pies y cómo hacerlo
Domingo Sánchez -
Así debes ejercitar los dedos de los pies
Así debes ejercitar los dedos de los pies

El pie de un bebé reacciona ante estímulos, es abierto y tiene unos dedos muy móviles

Los dedos de los pies son los grandes olvidados, sin embargo, tienen una enorme importancia. Una alteración en la base de sustentación y estabilidad afectará al resto de estructuras en dirección ascendente, un squat o carrera con mala técnica puede tener su origen en la base de los pies.

Así era el pie ancestral

En el pie ancestral que tenía el hombre primitivo (y también todos nosotros al nacer), el dedo gordo tiene la función de la flexión y presión y el resto de los dedos se encontraban ampliamente separados y abiertos en forma de abanico. En la sociedad actual, desde edades muy tempranas, el pie es encerrado dentro del calzado que presenta un diseño poco funcional cerrando la forma de abanico natural hacia una disposición en forma de triángulo, como consecuencia el pie y los dedos van perdiendo movilidad y habilidades, a largo plazo los dedos se atrofian y se deforman. La alteración más habitual, sobre todo en la mujer, el hallux valgus (juanete).

El pie de bebé

El pie de un bebé reacciona ante estímulos, es abierto y presenta unos dedos muy móviles. Son habilidades que ser pierden por el uso de calzado.

El pie de un bebé reacciona ante estímulos, es abierto y tiene unos dedos muy móviles

Riesgos articulares

El abuso del tacón alto y calzados rígidos con formas más estéticas que funcionales representa el mayor riesgo ya que se utilizan durante todo el día y desde edades cada vez más tempranas. Otro riesgo es realizar una actividad física con un diseño de calzado no destinado a tal finalidad, por ejemplo, entrenar halterofilia con zapatillas de running o al contrario, correr con una zapatilla excesivamente rígida. Lo ideal es disponer de un modelo de zapatilla para cada actividad y en la medida de lo posible descalzarse, y si no es posible, utilizar un calzado minimalista para dejar que el pie reciba estímulos y realice sus propios ajustes

Ejercicios específicos

Ya que no podemos liberarnos del uso del calzado, la solución está en realizar ejercicios específicos para los dedos de los pies, movilizando las articulaciones, trabajando la fuerza y liberando de tensiones acumuladas.

1. Coloca los dedos de las manos entre los dedos de los pies para separarlos. Mueve en círculos los dedos de las manos y abre y cierra los dedos de los pies.

2. Mejora la fuerza del dedo gordo. Con una goma elástica puedes generar una resistencia a la flexión. Al presionar con el dedo gordo debes observar cómo se forma la bóveda plantar.

3. Abre y cierra los dedos de los pies todo lo posible.

4. Aplica un automasaje movilizando las falanges, separándolas y presionando al tejido fascial con los dedos de la mano.

5. Un ejercicio que no debe faltar es el masaje con una pelota dura sobre la fascia plantar. Presiona y mueve en todas direcciones, al instante notarás la liberación de tensión.

6. Siéntate sobre el talón manteniendo el pie en flexión, conseguirás estirar la fascia plantar y su terminación sobre los dedos. También la presión ejercida permitirá que se separen los dedos.

Te recomendamos

Así concibe la firma italiana especialista en sillines su versión para bicicletas elé...

¡Supera el reto y conviértete en portada de Sport Life!...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

Historia, gastronomía y muchos caminos rodeados de fértiles bosques donde poner a pru...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

Las sentadillas son un ejercicio clave para el trabajo muscular de piernas y glúteos....