Cómo cuidar tus pies para las carreras de montaña

Los cuidados que debes tener antes y después de una prueba de trail running

Javier Barrio

El cuidado de los grandes olvidados
El cuidado de los grandes olvidados

Vamos a la última en cuanto a zapatillas, con membrana, sin membrana; con placa, sin placa; drop alto o drop bajo, upper muy transpirable… Nos compramos calcetines técnicos, con tejidos que evaporan el sudor y la humedad… Vale, todo eso está muy bien pero lo más importante es cuidar de nuestros pies directamente, ellos son la base (nunca mejor dicho) de todo. Con nuestro médico de cabecera visitamos al podólogo, una práctica que repetimos de forma habitual una vez al mes más o menos. Atentos. Tomad nota y poneros “pies a la obra”.

Estamos en verano, que es época de carreras y entrenamientos por lugares no habituales para la mayoría; tiradas más largas, salidas más montañeras, más desnivel positivo, y también negativo… Además, el calor del verano hace que nuestros pies se hinchen más y que suden también más; todo ello favorece la aparición de ampollas, hongos, rozaduras y uñas negras. ¿Sois más de ampollas o de uñas negras? Yo de uñas negras. Por mucho que me cuide no hay carrera de más de 50 kilómetros en la que no pierda una o varias uñas. En fin, me admira esa gente que al acabar las carreras va con las clanclas y unas uñas perfectas. Bien, entonces ¿Qué cuidados deberíamos tener con nuestros pies para evitar todos estos problemas?

Cojo el teléfono y marco 63……. Y espero que Iñaki Berrueta, mi podólogo de confianza (y habitual colaborador en algunas pruebas de ultrafondo) esté disponible. He de quedar con él porque en unos días estaré corriendo en la Val d´Aran y necesito un repaso, sí o sí. Así de paso le interrogo y os cuento cuales son los principales cuidados que hemos de darles a nuestros queridos pies.

CUIDADOS GENERALES 
  • Las uñas siempre bien cortadas; en línea recta y evitando aristas o salientes (que recortaremos) que puedan dañarnos los dedos contiguos. Y lógicamente los bordes bien limados.
  • Los pies siempre bien secos después del baño (sobre todo en piscinas) o de la ducha.
  • Poned especial interés y cuidado en secar bien entre los dedos para evitar la humedad y la aparición del pie de atleta (hongos). •En piscinas, duchas públicas,… utilizar chanclas. Nadie quiere pillar hongos o papilomas.
  • El pie ha de estar seco pero siempre bien hidratado. El uso regular de cremas especificas o de vaselina en zonas de roce, dedos,… antes de la actividad favorece el cuidado del pie.
  • Si eres de los que sufren una sudoración excesiva de los pies, utiliza polvos específicos o fórmulas magistrales que te pueda proporcionar tu podólogo de cabecera.

 

CUIDADOS PREVIOS A LAS CARRERAS:
  • En primer lugar, mantener lo comentado en el apartado anterior de cuidados generales.
  • Después podemos intensificar la hidratación de los pies las semanas previas con cremas antifricción por la noche. La aplicación siempre en forma de pequeño masaje en los pies que ayudara a fortalecer la epidermis. Y no olvidarse de la parte de arriba de los dedos, no solo la planta del pie y los dedos.
  • Lógicamente, como con casi todo, no experimentar el día de la carrera con calzado ni con calcetines. Los experimentos con gaseosa. El calcetín, bien ajustado y que no retenga la humedad que al final es la que macera la piel y provoca la ampolla por el roce. En los puntos de vida o en la mochila un par de calcetines de recambio siempre, por si las moscas…
  • Las zapatillas bien atadas pero dejando circular la sangre en el pie. Hay que recordar que con el paso de los kilómetros y más si la temperatura es alta, nuestros pies irán hinchándose, por lo que deberemos ir ajustando el atado de la zapatilla. Para eso las sujeciones tipo Boa que puedes ir apretando o aflojando rápidamente, me parecen un acierto.
  • Si sois de los que os colocáis protecciones en los dedos o en talones y zonas de roce, nunca los adhesivos que al final arrancarían la piel de la ampolla. Hay apó sitos hidrocoloides tipo segunda piel que sujetaremos con apósitos adhesivos. Eso sí, una vez colocado esto la vaselina o la crema antifricción por encima, por supuesto.

 

DESPUÉS DE LA CARRERA:
  • Lo primero, descalzarte, quitarte calcetines, limpiar el pie y secarlo para que el pie descanse bien.
  • En las horas posteriores usar calzado cómodo (sandalias, zapatillas abiertas o calzado de recuperación del que ya disponen algunas marcas).
  • Estira bien no sólo los músculos de piernas, brazos y troco, sino también los del pie que al final son de los que más han sufrido.
  • En cuanto tengas tiempo, un buen baño de agua fría para relajarlos y desinflamarlos.
  • Si tienes alguna herida, limpiarla adecuadamente con agua o suero fisiológico y desinfectarla si fuera necesario con betadine (nunca alcohol o agua oxigenada).
  • Con las secuelas, si las hubiera, al podólogo para que te realice un repaso postcarrera y estes preparado para darle cera de nuevo.
  • En el caso de las ampollas, y esto es experiencia personal, lo mejor es esperar siempre al menos un día para que “maduren” y luego drenarlas y desinfectarlas.

 

La verdad es que yo ya tengo mis pies en orden, así que espero no perder uñas este año en todas las carreras por el monte que me aguardan y confío en veros por allí. ¡Feliz verano!”

Relacionado

Ultratest de las Asics tope de gama para trail running: las GEL-TRABUCO™ 10

Cómo hacer el hollow body, el ejercicio antibarriga

Relacionado

El ejercicio antibarriga: el hollow body

Nuestros destacados