Por qué se habla del "sueño quemagrasas"

Así influye cómo duermes en tu control sobre el modo en que comes
Sport Life -
Por qué se habla del "sueño quemagrasas"
El sueño "quemagrasas"

Cuando descansas tu cerebro emite unas ondas conocidas como ondas alfa, mientras que cuando despiertas empieza a emitir las llamadas ondas beta. El ritmo alfa no sólo aparece cuando sueñas, también es posible que aparezca en estados de profunda relajación o de meditación.

Cuando aparece el estrés de forma continuada, el ritmo se altera y las ondas beta empiezan a invadir tu sueño, estropeando tu descanso nocturno. Cuando tienes estrés te levantas con la sensación de no haber descansado, o de haber tenido muchos sueños extraños. Esta hiperactividad cerebral nocturna altera el funcionamiento del hipotálamo, por lo que cuando duermes mal por estrés el control del apetito también se altera.

Es imposible eliminar al 100% el estrés de nuestras vidas, tampoco podemos dormir cuando nos apetece y todo lo que desearíamos seguramente, pero podemos aprender a controlar el estrés y a inducir al cerebro a producir ondas alfa con técnicas de relajación, Cuando dominas estas técnicas, puedes relajar tu sistema nervioso, que deja de enviar señales de alerta al hipotálamo y puedes comer normalidad.

La próxima vez que sientas un apetito incontrolable, prueba a utilizar estas técnicas de relajación fácil que se pueden practicar en cualquier lugar. Comprobarás como se calma la ansiedad y puedes evitar los picoteos.

LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Volvemos a viajar, dejamos atrás el confinamiento para movernos ya por fin entre prov...

Conocer lo que pasa por tu cuerpo a partir de los 40 años te ayudará a tener una meno...

Tuvimos en exclusiva una de las primeras unidades del nuevo GPS y por fin hemos podid...

Preguntamos a los expertos cuáles son las claves para una buena higiene menstrual cua...

Tiene pinta de que este verano no vamos a poder viajar mucho así que, si no puedes ir...

Dos superalimentos que hacen mucho por la salud y el rendimiento: os hablamos del gin...