VÍDEO: ¿Por qué es 'el gusano' uno de los mejores ejercicios?

La manera más sencilla de trabajar a tope tu core y la movilidad con un solo movimiento

Tommy Álvarez @tommytraining

El gusano es uno de los mejores ejercicios para activar tu core trabajando también muy intensamente todo el tren superior
El gusano es uno de los mejores ejercicios para activar tu core trabajando también muy intensamente todo el tren superior

Nuestro equipo de SPORT LIFE trabaja para mantenerte en forma e informado. Con la caída de los ingresos por publicidad, necesitamos más que nunca tu apoyo. Hazte Prémium, desde solo 1 € al mes (1º mes gratis) y estarás haciendo posible que sigamos elaborando estos contenidos, a la vez que disfrutas de artículos exclusivos, navegación sin anuncios y contenidos extra solo para suscriptores.

También llamado inchworm, este ejercicio compuesto es ideal para los calentamientos, logrando una buena activación muscular global y también es perfecto para incluir dentro de tu sesión de tonificación o usarse como 'finisher' en tu sesión de core.

 

- Flexiona la cadera al máximo llevando el tronco adelante y abajo, intentando mantener las rodillas totalmente extendidas, aunque no es imprescindible si ves que te cuesta.

- Los dedos llegan al suelo y comienzas a caminar con ellos, dando pasitos adelante con las manos, lo que producirá una progresiva extensión de la cadera.

- Mantén en todo momento la estabilidad del core, sin oscilar, hasta llegar a la postura clásica alta de los fondos de brazos, con los codos extendidos.

- Desde esa posición llevamos las piernas adelante y seguiríamos avanzando hacia delante.

- Otra forma de realizarlo es la de ir y volver, la que seguro sueles ver más a menudo, pero nosotros le daremos un toque más potente, más retador, llevando las manos más adelante.

Llevar las manos adelante aumenta notablemente la intensidad del 'gusano'
Llevar las manos adelante aumenta notablemente la intensidad del 'gusano'

- Cuando avancemos, la barbilla cerca del pecho "le recuerda" a tu columna vertebral que se ha de mantener alineada.

Trabajamos la flexión de la cadera y la movilidad torácica. Pectorales, hombros y tríceps no dejan de intervenir a la vez que trabajan tus músculos abdominales superficiales y profundos, más los serratos cuando llevamos las manos más adelante, unos músculos que son fundamentales para la buena salud de tu espalda y a los que no solemos hacer mucho caso.

Tommy Álvarez @tommytraining