Cómo aprender a sacarle más partido a los cambios cuando vas en bici

Si no lo controlas a la perfección tu rendimiento no será el mismo, con mucha diferencia. Aprende a usar los cambios como los profesionales… pero sin usar sus desarrollos… y tendrás una gran ventaja.

Luis Pasamontes

cambios mas
cambios mas

En este artículo vamos a hablar de los desarrollos de una bici, nos referimos a la relación de marchas/velocidades que viene determinada por el número de dientes de platos y piñones. Normalmente las bicicletas de carretera están provistas de dos platos (las hay de tres y de uno pero no es lo más normal) que van adheridos por tornillería a la biela derecha. En la rueda trasera está el núcleo de piñones, que actualmente está formado por 11o 12 piezas con diferentes números de dientes. El piñón más pequeño o el que menos dientes tiene es el que está más pegado al cuadro y el más grande o con más número de dientes es el que está más pegado a los radios.

El número de dientes, tanto en platos como en piñones, va a hacer que avancemos más o menos por pedalada y que la dureza al pedalear sea mayor o menor. Un truco para que no se te olvide cómo combinar piñones y platos es entender que van siempre en contra, quiero decir, lo ideal es llevar piñones grandes (con más dientes) con plato pequeño (menos dientes). Por contra, si llevas piñones pequeños (con menos dientes) lo ideal es combinarlos con plato grande (más dientes).

¿CÓMO CAMBIO?

Platos y piñones van unidos por la cadena, es la que hace que se produzca el movimiento en la rueda trasera al pedalear. La cadena pasa por el cambio trasero (el de piñones) y por el desviador delantero (el de platos). Todas las bicicletas modernas cambian desde las manetas de freno, antiguamente los cambios iban en el cuadro y concretamente en la barra en la que va el portabidón. Los cambios pueden ser mecánicos (con cable), electrónicos con cable (con batería) o electrónicos inalámbricos (con batería/ Bluetooth). Las baterías de los cambios electrónicos duran bastantes kilómetros, también depende de tus horas de bici y de si cambias mucho durante la ruta. Aun así, conviene revisar su estado para no quedarte a mitad de marcha o salida sin batería. Algunas de las ventajas de los cambios con batería, son su precisión  al cambiar y su autorregulación sin bajarte de la bici. La ventaja del cambio mecánico, además de ser más económico, es que nunca nos quedaremos sin batería.

ANTES DE CAMBIAR PISA EL EMBRAGUE

Si cambiamos de marcha, tanto piñones como plato, y seguimos ejerciendo fuerza sobre los pedales damos un golpe brusco a la cadena y el cambio sufre. Aumentamos el riesgo de que se produzca una avería y sobre todo castigamos cadena, cambio, patilla de cambio... Lo ideal es minimizar la fuerza de pedalada y una vez que la cadena entre en el piñón o plato que deseamos, volvemos a empujar. Puede parecer complicado pero una vez que te acostumbres descubrirás que es sencillo y tu transmisión lo agradecerá, no tengas duda.

Orbea Orca Aero 15
 

ANTICÍPATE

En números anteriores os comentaba qué importante es la anticipación sobre la bici. Para afrontar una curva o una subida, es necesario que miremos a lo lejos para ir intuyendo que nos vamos a encontrar. Con el desarrollo también es importante hacerlo, mira a lo lejos y si ves que se aproxima una fuerte pendiente cambia unos metros antes de entrar de lleno en ella. Si entras lanzado con desarrollo de llano o bajada (plato grande y piñones pequeños) y cambias cuando la inercia se termine y te toque pedalear con fuerza, darás un golpe brusco al cambio y volverá a ser probable una salida de cadena o avería, además de perder ritmo. Siempre que veas que el desnivel en la subida varía, no olvides cambiar y sube piñón si se pone más dura la pendiente y baja un piñón si esta suaviza. No busques ir en un puerto, desde abajo hasta arriba, con el mismo desarrollo o tus piernas no habrán tenido ni un descanso.

Otro truco que yo utilizo, en subida, es bajar un piñón cuando me pongo de pie y subirlo cuando me vuelvo a sentar. Sobre pedales aprovechamos el balanceo, la fuerza de los brazos y podemos mover un piñón más pequeño. Al sentarte si metes un piñón más grande la pierna lo notará y te ayudará a seguir manteniendo un buen ritmo hasta la cima.

TODO EN LINEA

La posición de la cadena entre piñones y platos es importante, como comentaba, y hay que tenerla en cuenta durante nuestras salidas. Piensa que cuanto más alineada vaya la cadena menor rozamiento ejercerá y así aprovecharemos más la fuerza. Podemos hablar que en cruces de cadena máxima (cadena totalmente diagonal) la pérdida llega a ser de hasta 3 vatios. Además el cambio no irá del todo bien, notarás más ruido, desgastarás más rápido la transmisión, perderás fluidez de pedaleo y la patilla irá muy estirada, forzada. Un cruce de cadena es ir en plato grande con un piñón grande o ir con un plato pequeño y un piñón pequeño.

Lo ideal es rodar en llano con plato grande y piñones medios o bajos (pocos dientes) y si el terreno nos obliga a subir piñones (más dientes por encima del mediano), pensar en quitar plato grande y meter el pequeño (menos dientes) bajando algún piñón (menos dientes) o subirlo (más dientes). Yo, más que llevar la cadena alineada por esos 3 vatios, que para un cicloturista no suponen nada, lo recomiendo para cuidar la mecánica de nuestra bicicleta.

Y TÚ, ¿QUÉ DESARROLLO LLEVAS?

Nos referimos a los desarrollo con la nomenclatura: plato grande x plato pequeño en número de dientes. Para los piñones es similar e incluso podemos añadir el número de velocidades: NV x piñón grande x piñón pequeño en número de dientes. Así, si nos encontramos un día pedaleando y me preguntáis que desarrollo lleva mi bici os diré: 50 x 34 (plato grande 50 dientes y pequeño de 34) y 12v x 11 x 30 (12 piñones siendo el pequeño de 11 dientes y el más grande de 30 dientes).

¿CUÁNTOS DIENTES TIENE QUE TENER MIS PLATOS Y PIÑONES?

Es muy importante saber, a la hora de comprar una bicicleta, en qué va montada. Si fuéramos profesionales no hay problema porque el camión mecánico está plagado de piñones y platos con diferente numeración de dientes y en función de la etapa se ponen unos u otros. Pero volvamos al mundo real, somos cicloturistas y no podemos tener nuestra casa llena de platos y piñones, sobre todo por economía. El desarrollo más habitual que montaba yo cuando corría vueltas por etapas era un 53x39 delante y un 11x23 detrás. Incluso en etapas contra el crono o en las que sabíamos que el viento podía entrar a favor los platos eran de 56-58 dientes. Lo sé, una auténtica salvajada pero buscábamos la alta velocidad, ser muy competitivos. Debemos buscar un desarrollo que nos sirva para cualquier recorrido. Para elegir nuestro desarrollo tenemos que preguntarnos lo que siempre os digo, ¿quiénes somos sobre la bici? Descubrir qué tipo de ciclista vamos a ser es importante. No será igual el desarrollo de un ciclista que entrene todos los días que el de alguien que monte solo los fines de semana. Puede haber otro cicloturista que va a participar en marchas con puertos de gran desnivel y un cicloturista que reside en zona llana y únicamente quiere darse una vuelta por la zona con su grupeta.

Hace unos años aparecieron en el mercado los llamados platos compact que suelen ser de 50 x 34-36, yo los llevo actualmente. Además de estos y los convencionales también existe el 52 x 36, digamos que sería algo intermedio. Como veis hay múltiples combinaciones, en el momento actual y las marcas escuchan permanentemente el feedback de los ciclistas profesionales para mejorar las prestaciones de las bicicletas. Mi recomendación, sin duda, es compact para cicloturismo. Vas a tener la facilidad de subir cualquier puerto, sea cual sea tu estado de forma. También es un desarrollo que se adapta más a la velocidad que podemos llevar, como cicloturistas, en bajadas o terreno llano. Sin embargo, para un ciclista que tenga pensado competir, le recomiendo lo tradicional dado que su estado de forma y su búsqueda de máximo rendimiento se adaptarán mejor a ese desarrollo. Os digo que yo estoy muy cómodo con el 50 x 34 y 11 x 30. Aquí comparto una tabla de desarrollos para que observéis los metros que se avanzan en función de los desarrollos utilizados.

bicis Pasamontes TABLA DESARROLLO 272
 

 

 

CADENCIA

La cadencia se mide por las pedaladas que damos en un minuto (revoluciones por minuto). Digamos, para entenderlo, que es a la velocidad que giran las piernas del ciclista cuando pedalea. Hay ocasiones que vemos una etapa de la Vuelta y en la misma subida los ciclistas pedalean a diferente velocidad, sin embargo van juntos. Hay algunos que pedalean muy rápido o ágiles y otros van más lentos en pedalada o atrancados. La cadencia es muy particular y personal, depende de varios factores. Entre ellos y más importante el tipo de terreno que afrontamos. Nuestra cadencia no va a ser igual en un descenso en el que se puede pedalear que en un muro con pendientes de hasta el 25%. También influye el tipo de ciclista que seamos, aun así todo es entrenable.

Aunque la cadencia es personal sí que hay unos parámetros que se pueden aplicar a cualquier ciclista. La cadencia ideal es aquella que nos haga avanzar rápido pero sin aumentar más de la cuenta nuestras pulsaciones por minuto y sin gastar más energía de la que deberíamos. Siempre me decían, como profesional, que la media de cadencia de una etapa debería estar entre 90 y 100 rpm, en subida exigente tal vez un poco más bajo de 90 (80-85). El perfil de la etapa era importante para conseguirlo y también yo soy un ciclista que me gusta ir bastante atrancado.

 

Por encima de 110 rpm vas casi saltando sobre el sillín, no es lo adecuado y te arriesgas a lesiones al igual que si vas por debajo de las 50 o 60 rpm. Si vas muy atascado y siempre abusando de piñones pequeños y plato grande, las tendinitis por sobrecarga estarán a la orden del día. Te vas a dar cuenta de que tu propio cuerpo te va a pedir determinada cadencia, en función de las circunstancias. Escucha esas sensaciones y verás que estás muy cerca de estos parámetros.

Mejor pecar de ir ágil que no atascado, el glucógeno de tus músculos lo agradecerá.

 

SÍ o NO

 

Si voy con plato grande voy más deprisa

NO

Todo dependerá del desarrollo que lleves y de la cadencia. Puedes ir con plato grande más lento que con plato pequeño.

 

Con el compact tendrás poco desarrollo en plano y bajada.

NO

Un cicloturista tiene desarrollo suficiente con compac, diferente sería un profesional en competición.

 

También puedo subir un repecho con plato grande.

Busca un desarrollo cómodo y que no te haga gastar más de la cuenta pero si la subida no tiene mucho desnivel y estás en buena forma puede que el plato grande sea la mejor opción.

 

Los profesionales también llevan compact

Muchos ciclistas profesionales utilizan compact en etapas duras como Lagos de Covadonga o Angliru, sobre todo los esprinters o gregarios que quieren subir más lentos y con menos esfuerzo.

 

No olvides que los cambios están para eso, para cambiar. Es mejor que peques de cambiar mucho que de cambiar poco. ¡Nos vemos pedaleando y disfrutando en la carretera sobre el sillín, claro!

 

 

 

 

 

mauri 5

Relacionado

Disfruta del ciclismo con todo un ganador de La Vuelta en un lugar privilegiado para pedalear

Relacionado

[VÍDEO] ¿Qué ocurre cuando un ciclista profesional y un 'repartidor' se intercambian la bici?

Los cascos de bici que protegen más... ¡pesando menos!

Relacionado

Los cascos de bici que protegen más... ¡pesando menos!

Los mejores vídeos