Cómo preparar tu propio kéfir de leche o de agua

Si quieres aprender a preparar kéfir de leche o kéfir de agua en casa, te contamos a continuación dos formas sencillas de prepararlo.
Noelia Hontoria -
Cómo preparar tu propio kéfir de leche o de agua
Cómo preparar tu propio kéfir de leche o de agua

Si quieres hacer tu propio kéfir en casa, te contamos a continuación las dos recetas que te van a ayudar a tener este superalimento siempre listo.

Receta del kéfir de leche

Cómo preparar tu propio kéfir de leche o de agua

El kéfir es muy sencillo de preparar

Necesitaremos como ingredientes 750 ml de leche y 150 gramos de nódulos de kéfir. Los nódulos de kéfir no siempre son sencillos de encontrar, por lo que te recomendamos que busques directamente en tiendas naturistas o herbolarios, ya sea de tu ciudad o por Internet. En cuanto a la leche, en este artículo te recomendamos qué leche es mejor tomar.

Una vez tengamos estos dos ingredientes en casa, nos disponemos a prepararlo. Vertemos la leche a temperatura ambiente (sácala un rato antes de la nevera si es necesario) en un recipiente de vidrio de un litro y le agregamos los nódulos de kéfir. Lo tapamos con una tapa o con un trapo y dejamos que repose un día y medio.

Pasado este tiempo, cuela los nódulos de kéfir y vuelve a agregarlos de nuevo al recipiente de vidrio. Si queremos que esté más líquido, podemos añadir ahora más leche.

Una vez que lo tengamos preparado, lo ideal es conservarlo en su mismo recipiente de vidrio, a temperatura ambiente siempre que no estemos en verano. En caso de que la temperatura exterior sea muy calurosa o muy fría, sí es recomendable guardarlo en un armario (en invierno) o en la nevera (en verano).

Publicidad

Receta del kéfir de agua

Cómo preparar tu propio kéfir de leche o de agua

Otra opción saludable es el kéfir de agua

Por otro lado, para el kéfir de agua necesitaremos 1 litro de agua, 150 gramos de nódulos de kéfir, 60 gramos de azúcar de caña y el zumo de medio limón exprimido.

Lo vertemos todo en un recipiente de vidrio de 1.5 litros de capacidad y lo dejamos reposar, a temperatura ambiente y bien tapado, durante el doble de tiempo que en el caso de la receta del kéfir de leche, es decir, tres días.

Para conservar correctamente el kéfir de agua que acabamos de hacer, de nuevo te recomendamos hacerlo en su mismo recipiente de vidrio.

¿Podemos reutilizar los nódulos de kéfir?

Debido a la dificultad que suele comportar encontrar los nódulos o granos de kéfir, es muy habitual que los queramos reutilizar para hacer más elaboraciones con ellos.

Si es tu caso, solo tienes que lavarlos correctamente con agua y mucho cuidado y volver a repetir las recetas anteriores, independientemente de si has preparado con ellos kéfir de leche o kéfir de agua, puedes volver a utilizarlos.

Publicidad
Te recomendamos

Ligeras, pero también estables y amortiguadas, así son las ASICS Gel-DS Trainer 24...

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

Tu objetivo es claro: acabar con esa última capa de grasa que esconde tus abdominales...

Una zapatilla para llegar más lejos con menos esfuerzo, para disfrutar de más kilómet...

¿Sabías que en tu intestino conviven 100 billones de bacterias? A este conjunto de ba...

El Curso de organización de eventos deportivos contará además con el Caso práctico Ca...