Triatleta, prevén el riesgo de lesión en natación

Aunque es el segmento menos lesivo de los 3, si no compensas con ejercicios de fuerza podrías arriesgarte a padecer estas lesiones

Álvaro Puche Giménez, licenciado en C. de la Actividad Física y el Deporte, entrenador personal y divulgador

Triatleta, prevén el riesgo de lesión en natación
Triatleta, prevén el riesgo de lesión en natación

La natación es el deporte menos lesivo de los 3 que componen el triatlón, pero los movimientos repetidos sobre todo cuando se afrontan distancias más o menos largas a nado, y el entrenamiento que implica superar por ejemplo un media distancia precisa, puede generar que a la larga desarrollemos algunas patologías que podrían haberse evitado con un correcto trabajo de fuerza.

Posibles lesiones de la biomecáncia del nado a crol

Referente al sector de la natación y su respectiva prevención de incidencias a modos de lesión, remarcar el impacto que la biomecánica del nado a crol supone y repercute. Entendamos que el nado a crol va a implicar fundamentalmente un incremento en el factor de riesgo de lesión en los hombros.

A nuestros hombros no les cae demasiado bien el nado a crol… así que habrá que dotarles de la suficiente estabilidad para evitar que sufran daños. El nado a crol incrementa el estrés y el daño articular en tus hombros, así que para prevenir lesiones en esta articulación tan capital, tendremos que seguir un programa adecuado de entrenamiento de fuerza que aumente nuestra estabilidad dinámica articular dentro del agua mientras damos nuestras brazadas.

Otra consideración importante a tener en cuenta respecto al sector de la natación será la movilidad torácica (o de tu columna dorsal). Una insuficiente movilidad dorsal generará un incremento del estrés en tu columna vertebral a la hora de nadar a crol. Al tener limitada la rotación sobre el eje de tu propio cuerpo por no ser poseedor de una buena movilidad de la columna dorsal, tu zona cervical y lumbar, y tus hombros, se verán sometidos a mayores demandas en ángulos que no le son del todo beneficiosos cuando se repiten constantemente en el tiempo.

Deberás incorporar rutinas de entrenamiento en seco

Así pues, un entrenamiento “en seco", fuera del agua, que puedas compaginar con tus sesiones de natación y logren hacer frente a estos hándicaps derivados de nadar a crol, serán cruciales a corto, medio y largo plazo en la prevención de lesiones deportivas así como en la mejora de tu rendimiento.

En conclusión, si quieres seguir corriendo, pedaleando y nadando durante toda tu vida sin tener la necesidad de dejarlo por cualquier tipo de lesión, valora introducir en tu rutina de entrenamiento sesiones de fuerza que te ayuden a prevenir el riesgo de lesiones. Ponte en manos de un buen profesional que diseñe y supervise tu programa de entrenamiento… ¡y a disfrutar!