Nada más con menos

Mejora la colocación del cuerpo al nadar para disminuir la resistencia que el agua ejerce sobre el movimiento
Alfonso Maltrana / Fotos: César Lloreda -
Nada más con menos
Nada más con menos

Al nadar la fuerza no lo es todo, es más importante saberse colocar y nadar correctamente. Lo positivo es que es muy sencillo entender cómo colocar bien el cuerpo cuando exageras los errores más comunes.

¿QUÉ ES Y CÓMO FUNCIONA LA RESISTENCIA?

La resistencia es el conjunto de fuerzas que se oponen al movimiento. Las causas de esta resistencia que se opone al desplazamiento al nadar tienen diversos orígenes.

  • Resistencia que crea la propia forma del cuerpo. Es la resistencia que ofrece nuestro propio cuerpo como consecuencia de su forma. Por ejemplo, la forma del cuerpo humano ofrece más resistencia en el agua que la forma de un delfín, que es más longilíneo.
  • Resistencia por succión. Aunque también la genera la propia forma del cuerpo, es la resistencia que “tira” hacia atrás al nadador y se crea justo detrás de los pies.
  • Resistencia por fricción, es la resistencia que ofrece la superficie de nuestra piel y el vello contra el agua. De ahí que los nadadores de competición usen bañadores con tejidos especiales que minimizan la fricción con el agua.
  • Resistencia consecuencia de la velocidad. En física existe una fórmula que calcula la cantidad de resistencia, R = K x V2. La fórmula nos muestra que la resistencia aumenta al cuadrado según va aumentando la velocidad. Es decir, que una persona que nada muy rápido tiene que vencer muchísima más resistencia que una persona que nada a poca velocidad.
  • Resistencia al oleaje. El lugar donde nades es fundamental para que aumente la resistencia que la lámina de agua te ofrezca. Es obvio que nadar en una piscina solo y con unas buenas corcheras ofrece menos resistencia que nadar en el mar con olas de dos metros…

Una vez que conoces qué acciones aumentan la resistencia que se opone a tu avance en el agua, podemos insistir y entrenar para reducirla. Pero no podemos incidir en todos los tipos de resistencia. Por ejemplo, la resistencia a la velocidad es inevitable, así como la que se crea por nuestra piel y vello.

Además, aquí tienes cinco claves que marcarán la diferencia en tu nado de crol.

Pero la que podemos reducir es la que ofrece la forma del cuerpo, mejorando la colocación del cuerpo al nadar. Para ser consciente de tu posición y convertirla en lo más hidrodinámica posible, te propongo unos sencillos ejercicios en los que siempre debes nadar mal a propósito y a continuación, ejecutarlo de forma correcta. Es decir, lo que en natación se llama técnica de contrastes:

Publicidad

1. Piernas con la cabeza levantada vs piernas con la cabeza dentro o en 'posición de flecha' con tabla

Nada más con menos

Nada más con menos

Nota como al llevar la cabeza arriba, la cadera y las piernas van hundidas. Además, manteniendo la cabeza elevada, el cuello sufrirá sobrecargas en muy poco tiempo.

Nada más con menos

Nada más con menos

Sin embargo, en posición de flecha, cuerpo se coloca más alineado y cerca de la superficie del agua. Nota como la cadera y los talones están más arriba.

2. Piernas con la cabeza levantada vs piernas con la cabeza dentro o en 'posición de flecha' sin tabla

Nada más con menos

Nada más con menos

Estos ejercicios son un paso más que los anteriores, pero mucho más intensos. Repite los ejercicios anteriores, pero sin la ayuda de la tabla.

Nada más con menos

Nada más con menos

Verás como la colocación se vuelve fundamental para avanzar más o menos, así como para que puedas o no aguantar su intensidad y/o dificultad.

3. Nado con la cabeza arriba vs nado con la cabeza dentro

Nada más con menos

Nada más con menos

Nota cómo ocurre lo mismo que en la comparación de ejercicios anteriores. El nado con la cabeza arriba provoca que los pies se “arrastren” más al fondo, chocando frontalmente contra la dirección del desplazamiento. Observa cómo la cadera también se encuentra hundida.

Nada más con menos

Nada más con menos

Sin embargo, al bajar bien la cabeza -puedes ayudarte con una tuba- la cadera y los talones se colocan más cerca de la superficie, reduciendo éstos la oposición contra la dirección del desplazamiento.

Publicidad
También te puede interesar

Consigue fuerza y movilidad para propulsarte con eficacia en el agua

Te recomendamos

Compacto, potente, vanguardista, con un diseño muy personal, lleno de tecnología y co...

Mi Empresa Es Saludable presenta la publicación que resume los planes saludables gala...

Unas zapatillas cómodas y versátiles para llevar en tu día a día y presumir de look d...

La marca española TwoNav presenta su nueva generación de dispositivos GPS enfocados a...

Así es New Balance 2018 TCS New York City, la colección oficial que se inspira en el ...