Verdades y mentiras de la recuperación tras el parto

Aquí tienes una guía de los tiempos medios de recuperación tras el parto, son plazos muy orientativos, que varían en función de tu estado previo, las metas que quieres alcanzar y otros muchos factores
Sara Álvarez -
Verdades y mentiras de la recuperación tras el parto
Verdades y mentiras de la recuperación tras el parto

Seguro que te viene a la cabeza la recuperación milagrosa de alguna famosa que lucía perfecta y entrenando apenas 15 días después de dar a luz. ¿Es eso posible? Para que te hagas una idea, aquí tienes una guía de los tiempos medios de recuperación tras el parto, son plazos muy orientativos, que varían en función de tu estado previo, las metas que quieres alcanzar y otros muchos factores:

1. Retomar la actividad deportiva suave:

al menos 6 semanas. Tras dar a luz, debes hacer descanso deportivo para coger fuerza y permitir que los tejidos de tu abdomen y tu suelo pélvico se recuperen. Empezar antes es contraproducente. El plazo va a depender mucho de tu nivel de actividad física antes y durante el embarazo (cuanto más en forma estuvieras, antes podrás volver a los entrenamientos). El tipo de parto también es fundamental (no es lo mismo un parto natural sin complicaciones que una cesárea) por lo que debes consultar a tu ginecólogo antes de empezar a hacer deporte. Las abuelas no iban desencaminadas con la famosa “cuarentena”, a las 6 semanas de haber dado a luz, las mujeres que hemos hecho deporte previamente y hemos tenido un parto sin complicaciones, solemos sentirnos con fuerzas para retomar poco a poco nuestra actividad deportiva. No te pierdas estos abdominales para recuperarte después del parto.

2. Rendimiento deportivo:

Aprox. un año.

Tras la recuperación, debes empezar poco a poco, sin pensar en mejorar tu rendimiento, dándole prioridad a la recuperación del suelo pélvico y el abdomen. Ten en cuenta que llevas muchos meses sin entrenar con normalidad, los plazos varían en cada mujer, pero calcula que vas a tener que dejar pasar aproximadamente seis meses para hacer entrenamientos de alta intensidad y un año para ponerte al mismo nivel deportivo en que estabas antes del embarazo.

3. Suelo pélvico:

Aprox. 3 meses.

No te confíes, no basta con dejar pasar el tiempo: si no haces una recuperación adecuada de esta zona, es posible que tu suelo pélvico nunca vuelva a su estado anterior. Debes realizar ejercicios de Kegel desde el primer día tras el parto o al menos desde el primer momento que te resulte posible y evitar las actividades de impacto como correr o que supongan presión sobre la zona, como los encogimientos abdominales tradicionales. Una buena opción son los ejercicios hipopresivos, que te ayudan a “cerrar” el abdomen al tiempo que se trabaja el suelo pélvico. Si notas que se te escapa el pis en cualquier actividad deportiva, tu suelo pélvico todavía no está preparado para esa actividad y debes detenerte. Y si hace más de tres meses que diste a luz y todavía no puedes practicar tu deporte favorito sin notar pérdidas (aunque sean pequeñas) deberías acudir a un fisioterapeuta especializado en la rehabilitación del suelo pélvico. Prueba estos ejercicios para fortalecer el suelo pélvico.

Verdades y mentiras de la recuperación tras el parto

Lo mejor para garantizar una recuperación completa es que te pongas en manos de especialistas en salud y postparto
Publicidad

4. Tu peso anterior:

Entre 2 meses y un año.

Como en todos los casos, varía mucho de una mujer a otra. Si estabas en buena forma previamente y has cogido en torno a 10 kilos durante el embarazo, después de dar a luz te quedarán 3-4 kilos de más, en forma de retención de líquidos y de grasa. Los líquidos se pierden muy rápidamente en los días siguientes al parto (entre 2 y 3 kilos), y quedan las grasillas de más, un almacenaje que la naturaleza ha previsto para que puedas cuidar y alimentar a tu hijo durante sus primeros meses. De modo que si amamantas a tu bebé, llevas una alimentación equilibrada y retomas tus hábitos deportivos, perderás esos kilos en los siguientes meses, sin hacer nada especial.

Muchas mujeres deportistas recuperan su peso al cabo de solo 2 meses sin hacer dieta, aunque a otras los últimos 2 kilos les cuestan más y no logran perderlos hasta finalizar definitivamente la lactancia. El problema puede surgir si en el embarazo has ganado mucho más de 10 kilos, en ese caso, es probable que tengas que realizar una dieta para perder las grasas acumuladas. En cualquier caso, debes esperar a terminar la lactancia, hasta entonces irás perdiendo peso de forma natural y puedes cuidar tu alimentación, pero no realizar una dieta hipocalórica.

5. Tu figura

Vamos por partes… Entendemos que para recuperar la figura global, es requisito previo haber recuperado tu peso (apúntate los plazos), retomar tu actividad deportiva y llevar un tiempo entrenando (ya tienes más plazos para apuntar). Recuperar la cintura es diferente para cada mujer, los encogimientos abdominales están contraindicados porque separan todavía más los rectos del abdomen (de hecho, en ningún momento de tu vida van a servirte para estrechar la cintura) y crean una presión innecesaria sobre tu suelo pélvico, todavía dañado por el embarazo y el parto. Lo mejor es realizar un buen trabajo de hipopresivos, el problema es que son técnicamente complicados y vas a necesitar que un experto te asesore personalmente en las primeras sesiones. Con su ayuda puedes recuperar el tono en un par de meses… pero si todavía tienes una capita de grasa, por fuera no se va a percibir la mejoría (hasta que adelgaces).

En cuanto a las estrías, hay mujeres con más tendencia que otras a padecerlas, algunas pasan los embarazos sin que aparezca ni una sola, pero si tienes marcas rojas, nunca llegarán a desaparecer del todo (a no ser que recurras a la cirugía o al láser), pero después de 6 meses quedarán reducidas a finas líneas blancas, mucho más imperceptibles. Es frecuente acumular celulitis en el embarazo, que se debe sobre todo a los cambios hormonales y retención de líquidos. Lo normal es que desaparezca (o al menos quede igual que antes del embarazo) una vez hayas recuperado tu peso. En cuanto al pecho, se trata de una zona muy delicada, ya que durante el embarazo aumenta de volumen para preparar la lactancia. Si es debido solo al aumento de la glándula, lo normal es que el pecho vuelva a su forma original una vez acabe la lactancia. Si por el contrario has almacenado también mucha grasa, es muy posible que se dañe la fina piel del pecho y quede caído y vacío una vez recuperes tu peso y acabe la lactancia. En este caso, tu pecho mejorará al cabo de unos meses, pero solo recobrará su aspecto anterior si recurres a la cirugía.

Publicidad

¿Has apuntado mentalmente todos los plazos?

La conclusión es que una mujer que ya estaba en forma antes del embarazo, que se ha mantenido activa, ha ganado en torno a 10 kilos, que no ha tenido complicaciones en el parto, conoce previamente el método hipopresivo y los ejercicios de Kegel y los aplica desde el primer día, y que además lleva una alimentación saludable (es decir, en el mejor de los casos posibles) tardará al menos 4 meses en esta razonablemente en forma tras dar a luz. Así pues, podemos estar seguros de que en los casos en los que la celebrity luce espléndida a las dos semanas hay algún truco o retoque (de Photoshop o de quirófano). Nuestra recomendación es que no te obsesiones con la recuperación y te tomes tu tiempo, tú te estás fijando y comparando contigo misma hace unos meses, por eso es posible que seas demasiado crítica. ¡Ya verás lo guapa que te ves cuando mires las fotos con tu bebé dentro de unos años!

Recuperarse tras el parto es un proceso natural, pero hay que dejarle a la naturaleza y al entrenamiento unos plazos de tiempo que es imprescindible respetar. Si lo haces, muy pronto estarás como siempre.

Publicidad
También te puede interesar

Realizar danza del vientre durante el embarazo puede ser la forma más divertida de prepararte para el parto

La dieta durante el embarazo es muy importante para preservar la salud tanto de la madre como del bebé y para garantizar un embarazo sin sobresaltos. ¡Entra e infórmate!

Si entrenas fuerzas de forma habitual es normal que durante el embarazo quieras saber si es seguro seguir entrenando o cómo adaptar tus ejercicios

Te recomendamos

Es el primer coche SUV 4x4 híbrido enchufable y la opción que elige Gómez Noya para m...

Así es New Balance 2018 TCS New York City, la colección oficial que se inspira en el ...

¡Supera el reto y conviértete en portada de Sport Life!...

Le ponemos un pulsómetro mientras juega al tenis y lo comparamos con lo que ocurre en...

El nuevo tubular de BUFF® se fabrica a partir de microfibras que se obtienen de botel...

Las sentadillas son un ejercicio clave para el trabajo muscular de piernas y glúteos....