¿Cómo respirar cuando se hace deporte?

¿Por la nariz? ¿Por la boca? ¿Por las dos? ¿En dos tiempos, en uno? Las claves para respirar mejor cuando hacemos deporte
Miguel Ángel Rabanal -
¿Cómo respirar cuando se hace deporte?

A todos nos han dicho alguna vez que se debe inspirar (coger el aire) por la nariz y se debe espirar (echar el aire) por la boca, y en realidad no es que haya una única manera correcta de hacerlo ya que todo depende de la intensidad y del medio en el que nos movamos.
Cuando damos un paseo es sencillo coger el aire por la nariz, pero cuando nos ponemos a correr esto es más difícil de mantener, debido a que el organismo necesita mucho más oxígeno para mover los músculos. Respirar por la nariz es insuficiente, de ahí que sintamos la necesidad de inspirar y espirar por la boca, algo totalmente instintivo y natural.

Es cierto que inspirar por la nariz aclimata y limpia el aire antes de llegar a los pulmones, pero cuando a los músculos les falta energía poco le importa la temperatura del aire o las partículas que lleva, solo quiere aire y más aire. La resistencia al flujo aéreo por la nariz es tres veces mayor que la que ofrece la cavidad oral. Por eso, cuando se requieren grandes ventilaciones pulmonares al realizar una actividad física intensa, la respiración es a través de la boca principalmente, y no a través de la nariz porque resulta menos costoso y más económico para los músculos respiratorios.

Otro aspecto importante es que serán más efectivas las respiraciones profundas, ya que cuando inhalamos una gran cantidad de aire, usamos más sacos de aire en nuestros pulmones, lo que nos permite admitir más oxígeno para alimentar nuestros músculos. Por tanto, cuando hacemos deporte deberíamos concentrarnos en respirar lenta y profundamente, más que en hacer respiraciones superficiales. Si lo hacemos de esta manera, notaremos que el esfuerzo disminuye.

Hasta ahora, todo entendido. El problema surge al respirar cuando nadamos, y es que, nos encontramos en otro medio totalmente diferente, el agua nos dificulta algo que parecía tan sencillo e instintivo. En esta situación habrá que adaptar la respiración cogiendo el aire por la boca y expulsarlo por la nariz para así controlar que no nos entre nada de agua en los conductos respiratorios, algo que resultaría muy molesto y desagradable. Un error que hace mucha gente cuando nada es la de respirar muchas veces y de manera superficial, sin dejar a los pulmones que aprovechen el aire captado en cada respiración, lo que nos lleva a un colapso muscular que es lo que nos impide resistir nadando. Habrá que coger el aire y mantenerlo un tiempo en los pulmones antes de expulsarlo, lo que mejorará no solo nuestra eficacia respiratoria sino también nuestra flotabilidad al llevar casi constantemente un balón de aire en nuestros pulmones.

En contra de todo lo comentado, en situaciones de reposo, como en la que nos encontramos leyendo este post de Sport Life, el aire tanto inspirado como espirado deberá ser siempre por la nariz.

 

Te recomendamos

Lejos de ser una moda, los resultados de los estudios biomecánicos han demostrado que...

Los días 29 y 30 de junio la aventura te espera en por la Sierra de Gredos. 700 km co...

Ganarse la vida probando bicicletas, midiendo los puertos del Tour de Francia o del G...

Probamos el pulso óptico con una unidad de Polar V650 y os contamos qué puede aportar...

Así es el nuevo casco de Fox, el Flux, que llega en dos versiones, una de ellas con s...

El Polar V650 ahora muestra tus segmentos de Strava y se entiende con el novedoso sen...

POLÍTICA DE COOKIES

En MPIB utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que está aceptando su uso. Puede obtener más información, así como conocer la manera de cambiar la configuración de los navegadores más usuales, en nuestra Política de Cookies que le recomendamos que consulte.