La cabezada después de comer justo después de tomar el café

La tendencia al uso de anglicismos para hacer más 'cool' las cosas, llama a la cabezadita de sobremesa: 'Power nap' por su extraordinario poder revitalizante, optimizada para exprimir al máximo todos sus beneficios.

Redacción Sport Life

La cabezada después de comer justo después de tomar el café
La cabezada después de comer justo después de tomar el café

Esta 'siestecita' es utilizada desde hace años por deportistas de élite que las han incorporado como una de las rutinas esenciales para potenciar el rendimiento deportivo al máximo.

¿Qué entendemos por "Power Nap"?

Sonia Montilla, neurofisióloga del Hospital Universitario Sanitas La Moraleja (Madrid), explica:

"Literalmente, es la 'cabezada' que a la mayoría de los españoles nos gusta dar después de comer para continuar la tarde a tope de energía hasta la hora de acostarnos por la noche. Es decir, sería una breve siesta para desconectar de la actividad que hemos tenido por la mañana y cargar las pilas para la tarde".

No estamos hablando de un lujo, sino de una necesidad fisiológica.

"Está demostrado que, para un adecuado rendimiento en cualquier actividad, un descanso breve de unos cinco minutos cada dos horas nos ayuda a mantener la concentración. Si acumulamos un cansancio excesivo o una preocupación por una tarea, nos puede acarrear problemas para conciliar el sueño nocturno debido a esa rumiación de los problemas acumulados a lo largo del día. Con un periodo corto de desconexión, en un ambiente diferente al que estamos trabajando podemos conseguir relajarnos; reducir la fatiga; mejorar nuestro estado de ánimo y, en consecuencia, un potenciar nuestro rendimiento".

¡Ojo! no es una siesta de esas de las que te levantas desorientado y, normalmente, de bastante mal humor.

"Lo recomendable es que la duración no sea inferior a 15 minutos para poder descansar y que no exceda la media hora para que no interfiera en el descanso nocturno, ya que la personas con problemas de sueño si tienen dificultad para la conciliación del mismo pueden verse perjudicadas por siestas prologadas".

Es más, continua:

"Tampoco es esencial llegar a dormirse. El mero hecho de desconectar, cerrando los ojos durante esos 15-30 minutos, puede ser más que suficiente para incorporarnos después a nuestra actividad con más energía y mejor estado de ánimo".

¿Vale cualquier 'hueco' del día para pegar esa 'cabezada mágica'?

Teniendo en cuenta que el sueño está regido por un ciclo circadiano, hay dos momentos concretos en los que nuestra capacidad de atención es menor: al llegar la noche y hacia el mediodía.

Además, si tenemos en cuenta que con la comida y el proceso de la digestión disminuyen nuestras funciones vitales, el momento idóneo del día será después de comer. Aunque no debería ser después de las 15h-15.30h ya que este caso podría afectar al descanso nocturno.

"Lo ideal, es que se lleve a cabo en un sitio diferente al que estemos realizando nuestras tareas. Un lugar tranquilo, con escasa iluminación, sin ruido de fondo y, preferiblemente, que no sea en la cama donde descansamos por la noche para evitar la tentación de hacer una siesta prologada que pudiera resultar perjudicial".

Se habla incluso de tomar un café justo antes de echarse la siesta, para que no dé tiempo a hacer efecto pero sí, en cambio, ayude a despertar antes de esa media hora marcada como límite aconsejable.

Otras personas, incluso, se duermen sujetando algo en la mano para interrumpir el sueño cuando se les cae. No obstante, esta doctora nos advierte de que estos trucos no son válidos para todo el mundo.

"Aunque se recomienda el café-siesta para despertarnos con un mayor estado de alerta, en personas muy susceptibles a los estimulantes es mejor no tomar sustancias de este tipo, ni refrescos de cola, ni tes. Lo más útil es no hacer comidas demasiado copiosas y estar en un ambiente confortable y con ropa cómoda".

Es conveniente apagar el teléfono y haber dejado nuestras tareas unos minutos antes.

Así que ya sabemos, este verano, aunque nos tiente el plan, mejor 'una cabezada' bien aprovechada que un siestón épico.

Archivado en:

entrena a partir de los 40

Relacionado

La siesta después de comer se asocia a una mayor agilidad mental

Así te beneficia la siesta...y te perjudica si te pasas de tiempo

Relacionado

Así te beneficia la siesta...y te perjudica si te pasas de tiempo

¿Realmente sabes dormir la siesta? No es tan fácil como piensas, ¡toma nota!

Relacionado

¿Realmente sabes dormir la siesta? No es tan fácil como piensas, ¡toma nota!