Luxaciones acromioclaviculares: ejercicios para reforzar y evitar sobrecargas

En este artículo analizamos en qué consisten las luxaciones acromioclaviculares y os proponemos una secuencia de ejercicios para adaptar la articulación al esfuerzo y evitar sobrecargas
Dr. Carlos Villarón, director de la Clínica de fisioterapia Dr. Villarón, profesor de la Universidad Europea de Valencia y miembro de TopDoctors.es -
Luxaciones acromioclaviculares: ejercicios para reforzar y evitar sobrecargas
Luxaciones acromioclaviculares: ejercicios para reforzar y evitar sobrecargas

Si no te ha ocurrido a ti, seguro que tienes algún compañero de entrenamiento que ha padecido esta lesión. La causa más común de las luxaciones acromioclaviculares es la caída sobre el hombro, muy frecuente en actividades como el ciclismo, los deportes de equipo o todo tipo de luchas. 

El impacto puede producir una luxación acromioclavicular, que consiste en una rotura parcial o total de uno o varios de los ligamentos de esta articulación, formada por el acromion (la parte más superior de la escápula) y la zona más distal de la clavícula. Si el traumatismo es severo, es probable que se produzca una afectación importante, por lo que se precisa de un buen diagnóstico para conocer su alcance.

Dependiendo del grado de la lesión, se realizará un tipo de ejercicios u otro. En algunos casos se podrá abordar mediante un tratamiento conservador (fisioterapéutico) y en otros se deberá recurrir a tratamiento quirúrgico.

¿Qué ejercicios puedo realizar?

Con esta serie de ejercicios, de una secuencia de dificultad e intensidad progresivas, se consigue adaptar la articulación al esfuerzo y evitar sobrecargas. Y conseguiremos tener una articulación más estable y segura.

1. Estabilización de hombro con codo en flexión, con apoyo de dos brazos:

Con este ejercicio buscamos un equilibrio entre la musculatura agonista (la que realiza el gesto principal) y la antagonista (la que realiza el movimiento contrario), es importante que ambas fuerzas se igualen y que se mantengan en tensión los músculos del hombro.

Con ambos antebrazos y las palmas de las manos apoyados sobre una mesa, realiza movimientos hacia delante y atrás y laterales (derecha e izquierda). El ejercicio de estabilización se realiza al frenar los desplazamientos. La espalda ha de mantenerse recta y alineada con el cuello y la cabeza. Se deben realizar entre 2 y 5 minutos cada uno de ellos.

2. Estabilización de hombro con codo en flexión con apoyo de un brazo:

Como en el ejercicio anterior, pero con apoyo de un solo brazo. Se realiza con ambos brazos por separado y el ejercicio ha de durar el mismo tiempo para ambos. Se debe evitar cualquier tipo de molestia, y tener especial cuidado con la articulación del hombro.

3. Estabilización de hombro con codo en extensión y apoyo a dos brazos:

Realizamos los mismos gestos que en el primer ejercicio, pero ahora el codo se mantiene en extensión. Hay que tener especial precaución con la articulación del codo, si apareciera cualquier molestia en la zona, habría que disminuir la intensidad de los ejercicios y volver al ejercicio 1 y 2 durante un tiempo.

4. Estabilización de hombro con codo en extensión y apoyo a un brazo:

Se realiza igual que en los ejercicios anteriores, aunque al tener un solo apoyo habrá que tener más cuidado con la articulación del codo y hombro.

El autor de este artículo es miembro de TopDoctors.es, empresa líder mundial en localización de doctores y centros médicos.

 

Te recomendamos

Ecuestre e Ifema Madrid Horse Week te ofrecen la oportunidad de asistir a la Copa del...

En estos tiempos digitales que nos ha tocado vivir no hay nada como jugar para poder ...

Nos invitan a probar gratis las nuevas Solar Boost de adidas en el RUN SOLAR 5K, ¿vi...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

El espíritu de la maratón más internacional...