¿Qué tipo de miel elegir?

¡Endulza tus problemas de salud!

¿Qué tipo de miel necesitas?
¿Qué tipo de miel necesitas?

La miel es la alternativa natural. La miel, compuesta en más del 82% por azúcares simples (el resto es casi todo agua), aporta 330 calorías por 100 gramos pero además de darte energía inmediata favorece la digestión, tonifica el sistema nervioso, contiene antioxidantes y, además, dependiendo del tipo de flor del que procede varía de color, sabor, textura y se le atribuyen diferentes efectos beneficiosos sobre nuestra salud.

Romero. Una miel sólida y con color ámbar. Muy recomendable en caso de estrés o de gran fatiga. Estimula el hígado.

Azahar. Destaca por su efecto sedante. Recomendable para tomar antes de dormir

Espliego. Muy útil en casos de bronquitis y catarros gracias a su efecto sedante

Eucalipto. Lo mejor para los problemas respiratorios y para la tos

Tomillo. Una miel con tono rojizo que se caracteriza por ser digestiva y antiséptica

Brezo. Se identifica por su color oscuro y su solidez. Se recomienda para problemas en vías urinarias

Encina. La más rica en minerales (hierro y zinc) aunque no en grandes cantidades. También aporta pequeñas dosis de vitamina B2 y B6