Revolución 'pilatera': la piedra angular del entrenamiento deportivo

Te cuento algunos "secretos" del Método Pilates para entender la revolución que ha supuesto en el entrenamiento deportivo y en la optimización del movimiento en la vida cotidiana

Olga Castañeda @vive.tu.cuerpo www.vivetucuerpo.com / Foto: @JDCFotografía

Revolución pilatera la piedra angular del entrenamiento deportivo
Revolución pilatera la piedra angular del entrenamiento deportivo

Me vienen a la mente un sinfín de tópicos que escucho diariamente sobre el Pilates:
-Es aburrido.
-No se suda nada. 
-¿El nombre viene de un señor?
-Son sólo respiraciones y estiramientos.
-Sobre todo se hacen abdominales.
-Es como yoga ¿no?
-Es para señoras y personas mayores. 
-Es buenísimo para la espalda.

De estas frases, alguna es verdad, la mayoría no. Para saber cuáles, tendrás que probar en carne propia...

Todos hemos oído hablar del Método Pilates de alguna u otra forma y aunque encontramos a pocas personas que puedan explicar, completa y correctamente, en qué consiste y cuáles son sus orígenes y principios, todo el que lo practica queda maravillado de su técnica y siente sus beneficios al poco tiempo de práctica constante. Puede que lo hayas probado pero no te quedaste con una buena sensación. Evidentemente, influye el profesional con el que hayas practicado y su manera de transmitir el método. Pero puedo afirmar y lo afirmo, que el Método Pilates es medicina pura para la espalda y la higiene postural.

Para entender en qué consiste Pilates y sus principios, dominar los ejercicios y comprender esta revolución ‘pilatera’ en la que nos encontramos, es necesario conocer a su creador; su persona y circunstancias están directamente relacionadas con el desarrollo de los ejercicios y el objetivo a conseguir: una calidad de vida excepcional.

Nos ponemos en contexto

Muchos pueden pensar que estamos hablando de una técnica nueva de entrenamiento, una revolución futurista del siglo XXI, pero la historia del Pilates nos lleva a principios del XX.
 

JosephPilates Joven Mayor
Joseph Pilates: (Alemania 1883-Nueva York 1967)

Joseph Pilates (Alemania 1883-Nueva York 1967) fue en su infancia y juventud, una persona enfermiza, sufrió de asma, fiebre reumática y raquitismo, lo que le obligó a pasar largas temporadas postrado en una cama de hospital. Pero Joseph, un apasionado del acondicionamiento físico y mental , desarrolló la Crontología que definió como:

“La ciencia y el arte del desarrollo coordinado del Cuerpo-Mente-Espíritu a través de movimientos naturales bajo estricto control de la conciencia”.

Tomó el yoga, las artes marciales y el fisioculturismo como referencia e incorporó sus propios conocimientos sobre anatomía y actividad física. Poco a poco, su disciplina fue calando entre bailarines, acróbatas, rehabilitadores y fisioterapeutas, que fueron comprobando cómo sus cuerpos cambiaban: se hacían más fuertes, elásticos, resistentes y armoniosos. Tras su muerte ha dejado un legado de profesionales que enseñan su método, llamado Pilates en su honor.

Pilates con un grupo de alumnas realizando el 'Teaser'
Pilates con un grupo de alumnas realizando el 'Teaser'

Lo más revolucionario de este maestro es que no le hacía "feos" a ninguna disciplina de movimiento corporal, conocimiento anatómico y evolución humana. Su arte reside precisamente ahí, en extraer e integrar todos estos conocimientos en su método. Si hoy viviese es posible que siguiera incorporando novedades, según las necesidades físico-emocionales del momento ¡Una estatua para este hombre ya!

Los principios básicos

El método se centra en el desarrollo de los músculos internos para mantener el equilibrio corporal y dar estabilidad y firmeza a la columna vertebral, fundamentalmente.

Los principios básicos del pilates son seis: concentración, respiración, control, fluidez de movimientos, centralización y precisión. 

1/ RESPIRACIÓN

La respiración es el principio fundamental del Pilates. No es una respiración cualquiera, se trata de la respiración costal o torácica. Respirar de manera correcta mientras practicamos, nos ayudará a controlar mejor los movimientos, conseguir resistencia, fortalecer la postura y evitar lesiones, ya que permite al sistema circulatorio nutrir los tejidos de oxígeno.

2/ CONCENTRACIÓN

El entrenamiento no es solo físico, el componente mental-emocional es imprescindible, por eso se trata de una disciplina holística. Entrenar la concentración durante la ejecución del ejercicio, nos permitirá practicarlo de manera más efectiva y consciente. 

3/ CONTROL

Cuando el método Pilates aún se llamaba Crontología, consideraba el arte de controlar al cuerpo.

4/ FLUIDEZ

La fluidez y naturalidad de los movimientos es esencial, no hay que forzar los ejercicios. Poco a poco, se llega cada vez más lejos. El ritmo debe ser adecuado, ni muy rápido ni muy lento, de manera que encadenemos unos movimientos con otros sin cambios bruscos.

5/ CENTRO

Principio por el cual se afirma que todos los movimientos deben salir del centro de nuestro cuerpo: el  denominado “core” que Pilates denominó POWERHOUSE y comprende la siguiente musculatura: músculos abdominales, glúteos, lumbares y suelo pélvico. Ahí está nuestra “mansión del poder”.

6/ PRECISIÓN

Ejecutar los ejercicios de manera correcta, logrando eficacia y resultados. Lo más importante es conocer bien el movimiento y mantener un correcto alineamiento del cuerpo.

Si sigues leyendo terminarás de comprender esta revolución ‘pilatera’

Beneficios

1-. Desarrolla un cuerpo esbelto y tonificado.
2-. Aumenta la flexibilidad, la agilidad, el sentido de equilibrio y mejora la coordinación de movimientos.
3-. Mejora la alineación postural y corrige malos hábitos posturales.
4-. Mediante la respiración y la concentración, se alcanza un estado de relajación global, aliviando el estrés y las tensiones musculares.
5-. Integración total “cuerpo-mente”: aumenta la autoestima y el conocimiento del propio cuerpo.

Si estos son los principios y beneficios de Pilates, podemos intuir el enorme impacto que su práctica tiene sobre nuestros cuerpos en la vida cotidiana. Entonces ¿qué hará sobre nuestros cuerpos deportistas? No importa en qué deporte seas la reina o el rey, podemos entender que incluir pilates en nuestra rutina de entrenamiento puede aportar una increíble base y buenos cimientos para alcanzar la excelencia en nuestro rendimiento deportivo.

Termino con una de las frases más famosas del propio J. Pilates y de la cual puedo dar fe:

Con diez sesiones, notarás la diferencia. Con veinte, verás la diferencia. Con treinta, habrá cambiado tu cuerpo. Joseph Pilates

¿Te gustaría probar? Próximamente te daremos algunas ideas por si quieres ir integrándolo...

¡Hasta pronto!

Archivado en:

pilates deportistas 10 razones

Relacionado

¡A ti deportista: 10 motivos por los que SÍ hacer pilates!

diferencias yoga pilates

Relacionado

Yoga y Pilates: diferencias y analogías

¿Pilates en el suelo o en máquina, qué me interesa más?

Relacionado

¿Pilates en suelo o en máquina, qué me interesa más?

Los mejores vídeos