El Polar de los que no aguantan un reloj

Se llama Verity Sense, te lo pones en el antebrazo o en el brazo...¡y a entrenar!

El diminuto Polar Verity Sense (derecha) con su banda de sujeción arriba, el clip de natación (centro), y la base de carga (izquierda).
El diminuto Polar Verity Sense (derecha) con su banda de sujeción arriba, el clip de natación (centro), y la base de carga (izquierda).

Tengo unos cuantos amigos deportistas, especialmente mujeres, a los que no les gusta llevar reloj, simplemente les molesta, pero a la vez no quieren prescindir de la información detallada de lo que pasa en sus cuerpos cuando entrenan a fondo. Yo no tengo ese problema, mi muñeca se ha vuelto inmune a casi cualquier dispositivo, salvo a los más voluminosos y pesados, aunque hace unos días, en una sesión de kettlebell me di cuenta de que el pulsómetro que estaba probando se había llevado unos cuantos golpes con la propia kettlebell al girar la mano...pantalla rayada...mejor tener la muñeca despejada...

El Polar Verity Sense se puede colocar en el antebrazo o en el brazo
El Polar Verity Sense se puede colocar en el antebrazo o en el brazo

Para todos los que pasan de reloj o quieren tener la muñeca libre, Polar tiene una solución, se llama Verity Sense y es un ligerísimo gadget de solo 5 gramos con una banda elástica de 12 gramos (17 g en total...imperceptible) que capta tus pulsaciones con más precisión que los pulsómetros ópticos de muñeca, comprobado por nosotros mismos. Además de los LED de captación de tus latidos cuenta con un acelerómetro integrado que en natación registra los largos que haces en piscina, y te da la distancia que nadas. Solo tienes que meter previamente como dato la longitud de la pileta y ponerte el sensor con el clip especial incluido en la tira de las gafas para que apoye sobre la sien.

Polar Verity Sense es ideal para natación
Polar Verity Sense es ideal para natación

Polar Verity Sense tiene tres modos: emisión de frecuencia cardiaca a un dispositivo (tu reloj, ciclocomputador o smartphone, que puedes llevar guardado), registro en su memoria interna para no tener que llevar nada más el propio sensor y modo natación con el que guarda los datos de tus pulsaciones más la distancia y ritmos de nado. Su memoria interna da para 600 horas de actividad y su autonomía es de 20 horas. Además la batería es recargable, así que no tendás que comprar pilas ni tirar nada a la basura.

Emite las pulsaciones tanto con el protocolo Bluetooth® Smart como con ANT+ así que la compatibilidad con dispositivos externos está practicamente garantizada al 100% y su rango de emisión son unos espectaculares 150 metros, porque el propio soporte hace de antena. Para ser perfecto solo le faltaría albergar un módulo GPS que geolocalice nuestra actividad cuando es en exteriores y ya no necesitaríamos nada más.

Su precio recomendado es de 89,90 € 

Así es el Polar Verity Sense

 

Los mejores vídeos