¿Puedo comerme un yogur caducado?

Según los estudios de envejecimiento del yogur se dice que mantiene sus especificaciones hasta los 35 días desde su fecha de fabricación, siempre y cuando se conserve adecuadamente.

¿Puedo comerme un yogur caducado?
¿Puedo comerme un yogur caducado?

Para empezar tenemos que decir que la ley cambió ya hace más de un año y los fabricantes en lugar de marcar los 28 días de su elaboración como fecha de caducidad ahora imprimen en el yogur una fecha de consumo preferente adecuada.

¿Pero es peligroso para nuestra salud tomarnos un yogur más allá de la fecha que nos indica en el envase? Hay que aclarar que es muy complicado que crezcan en el yogur bacterias que nos puedan afectar ya que se trata de un alimento muy ácido. Además, hay que tener en cuenta que se elabora con leche pasteurizada, eliminando así la carga microbiana desde el principio del proceso.

No será peligroso por tanto para nuestra salud pero sí que nos dejamos en el camino parte de los beneficios que nos aporta el yogur ya que los efectos probióticos sí pueden verse alterados, ya que la cantidad de microorganismos del yogur desciende a medida que pasan los días desde su elaboración. Según los estudios de envejecimiento del yogur se dice que mantiene sus especificaciones hasta los 35 días desde su fecha de fabricación, siempre y cuando se conserve adecuadamente.

¿Qué pistas podemos tener de que el yogur ya no es apto para consumo más allá de la fecha de consumo preferente? Indicativos de que puede no estar en condiciones es que tenga mucho más líquido del habitual, que tenga un sabor más amargo de lo normal que la textura esté alterada (se ve grumoso o con grietas) o que despida olor a agrio. Otra señal clara es que el envase está abombado. Esto es indicativo de que las baterías vivas que contienen el yogur se están reproduciendo y emitiendo gases.

ASI SE HACE EL YOGUR

¿Puedo comerme un yogur caducado?

¿Puedo comerme un yogur caducado?
Diferencias entre el yogur y el kéfir

Relacionado

Diferencias entre el yogur y el kéfir

Ojo con los yogures “más sanos”: mucho bífidus y a veces también azúcar

Relacionado

Ojo con los yogures “más sanos”: mucho bífidus y a veces también azúcar