Cómo recuperarnos tras una contractura muscular

Las contracturas musculares pueden llegar a complicarse si no las tratamos de forma correcta.
Noelia Hontoria -
Cómo recuperarnos tras una contractura muscular
La contractura nos afectará en nuestro rendimiento deportivo, pero también en el día a día.

Como su propio nombre indica, una contractura muscular es un dolor que aparece a raíz de la contracción del músculo tras un esfuerzo. En ocasiones viene acompañado por inflamación de la zona y su dolor puede ir de leve a intenso, impidiéndonos realizar correctamente nuestras rutinas del día a día.

Una postura incorrecta sostenida en el tiempo o un esfuerzo para el que nuestro cuerpo no estaba preparado suelen ser las causas principales de las contracturas.

Cómo tratar una contractura muscular para recuperarnos de ella

Lo primero para mitigar su impacto e impedir que la lesión empeore es no ignorarla. Si el dolor es leve y no dificulta tu rutina diaria, es posible que cierres los ojos ante el problema. Aunque puedas seguir con tu ritmo de vida habitual, no debes conformarte nunca con el dolor, pues lo único que estarás haciendo es forzar la zona, propiciando que vaya a más.

Para recuperarnos de una contractura muscular, lo más indicado es buscar apoyo en un fisioterapeuta. Este experto nos indicará los mejores ejercicios para ello y, si es necesario, nos aplicará masajes para destensar la zona. Recuerda que siempre debe ser un profesional médico quien realice el masaje con este propósito, pues una mala ejecución podría empeorar la situación.

Cómo recuperarnos tras una contractura muscular

Los antiinflamatorios nos ayudan con las contracturas.
Publicidad

Otro método para mejorar nuestro estado es aplicar calor local. En los centros de fisioterapia tienen máquinas especializadas para ello, pero en casa también podemos llevarlo a cabo con bolsas de agua caliente o utensilios similares.

Si queremos empezar a practicar deporte poco a poco, los estiramientos que nos recomiende el fisioterapeuta, además de algunos ejercicios en el agua, contribuirán también de forma positiva a nuestra recuperación tras sufrir una contractura muscular.

Algunos ejercicios concretos que nos pueden ayudar son poner el pie sobre una pelota de tenis y moverlo en círculos a velocidad baja - media (si la contractura es en las extremidades inferiores), mover los hombros en círculos bajo el agua (si la contractura es cervical) o, ayudándonos con una cinta elástica apoyada en la cintura, dar un par de pasos hacia atrás y volver a la posición inicial, entre otros.

También es muy importante no forzar de nuevo la zona durante el tratamiento ni en las fases iniciales post recuperación. Si acabamos de salir con éxito de una contractura ocasionada por una mala postura, por ejemplo, y repetimos el hábito, los músculos volverán a resentirse y el proceso comenzará de nuevo.

Publicidad
También te puede interesar

Te dejamos cuatro masajes para recuperar tu musculatura y deshacerte de contracturas, ¡solo necesitas una pelota de tenis!

Te recomendamos

Ser corredora te ayuda a olvidarte del síndrome premenstrual y la menstruación...

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

Tu objetivo es claro: acabar con esa última capa de grasa que esconde tus abdominales...

Una zapatilla para llegar más lejos con menos esfuerzo, para disfrutar de más kilómet...

Se llama Jaguar E-Pace y es el primer SUV compacto de la historia de Jaguar. Un coche...

¿Sabías que en tu intestino conviven 100 billones de bacterias? A este conjunto de ba...