¿Cómo puedes incorporar las semillas de chía a tu alimentación?

Seguro que has escuchado lo buenas que son las semillas de chía. ¿Cómo podemos introducirlas en la cocina?
Noelia Hontoria -
¿Cómo puedes incorporar las semillas de chía a tu alimentación?
Las semillas de chía ligan bastante bien con las ensaladas.

Las semillas de chía son un alimento que ha ganado mucha popularidad en los últimos tiempos por sus propiedades y beneficios para la salud. Son muy fáciles de integrar en nuestra alimentación diaria, ya que apenas tienen sabor y se digieren con mucha soltura.

Además, combinan muy bien con otros ingredientes y no requieren preparación alguna. Basta con añadir un puñado de semillas de chía a un plato determinado para darle un toque diferente, además de aportar un valor nutritivo bastante importante.

Cómo consumir las semillas de chía

Existen diferentes modos de consumo para este alimento. El más popular y sencillo es en crudo. Para ello, tan solo tenemos que coger una porción de estas semillas, más o menos generosa según la cantidad de comida y tus gustos, y agregarlo al plato principal. De este modo, combinan muy bien con yogur, ensaladas de diferentes tipos o incluso en el desayuno, ** mezcladas con la leche y un bol de fruta o avena**.

Publicidad

Otra opción para consumir las semillas de chía es formar con ellas una textura gelatinosa. Para ello, las mezclamos con un ingrediente húmedo, que puede ser agua, zumo o incluso alguna salsa para acompañar nuestra comida.

¿Cómo puedes incorporar las semillas de chía a tu alimentación?

Podemos consumir las semillas de chía en crudo o procesadas.

Removemos bien hasta que se forme una especie de gel, que podremos utilizar para elaborar batidos, hacer sándwiches, para mezclarlo con otros ingredientes secos o incluso consumirlo solo a cucharadas. También sirve para espesar recetas líquidas, como sopas o cremas.

Por último, una opción menos conocida, pero igual de buena para consumir semillas de chía en grandes dosis, es hacer harina con ella y utilizarla en productos de repostería. Solo tienes que molerla bien y seguir la receta habitual del bizcocho, las magdalenas o el dulce que quieras cocinar. Puedes hacerlo exclusivamente con esta harina de chía o mezclarla con la harina tradicional para respetar el sabor y no moler una cantidad tan grande de semillas.

En los postres también podemos añadir las semillas enteras, sin procesado de muele o cocción, simplemente espolvoreándolas sobre una superficie semiliquída donde adquieran consistencia. Por ejemplo, las puedes añadir a la crema que recubre tus pasteles o agregarlas a la masa, a modo de topping, unos minutos antes de que termine el horneado.

Publicidad
También te puede interesar

Ricas en vitaminas y fibra soluble, absorben el agua favoreciendo así la digestión y protegiendo el sistema digestivo. Además, para los pequeñas que son tienen un sorprendente aporte en minerales (hierro, magnesio, fósforo, zinc). Otro punto fuerte es que las semillas son ricas en los tan buscados ácidos Omega 3 y Omega 6 con todo su efecto antioxidante que ayuda a retrasar el envejecimiento, protegen tu corazón y ponen su granito de arena para la correcta regulación del colesterol.

Te recomendamos

El Curso de organización de eventos deportivos contará además con el Caso práctico Ca...

El 80% de la información que recibimos nos llega a través de los ojos... ¡Así que no ...

SKS organiza sus nuevas bolsas para bici en tres familias, y entre ellas, la de MTB e...

Frente a enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson, la Esclerosis Múltiple o ...

Aprende a alimentarte y a suplementarte para tus mejores 21 km ...

La carrera más solidaria, Oxfam Intermón Trailwalker, abre isncripciones para su nove...