Los 8 principios de la nutrición inteligente

​Aquí tienes ocho consejos sencillos para que de manera rápida mejores tu forma de comer y aprendas a llevar una nutrición más inteligente.

Por Miguel Ángel Rabanal. Entrenador Nacional de Atletismo, Natación, Ciclismo y Triatlón. Educador físico-deportivo. Especialista en Dietética y Nutrición. www.intelligentrunning.es

Los 8 principios de la nutrición inteligente
Los 8 principios de la nutrición inteligente

INFORMARSE

Para poder disfrutar de una auténtica higiene alimenticia, el primer paso es disponer de información, cuanta más, mejor, sobre el funcionamiento del organismo. Ya sabéis que en Sport Life nos gusta insistir en la importancia que tiene la nutrición en los deportistas; por supuesto, contrasta la información que te ofrecemos con otras fuentes, todas las que puedas.

PROGRAMAR

Programa la dieta periódicamente, ten anotado lo que vas a comer cada día para no improvisar ni sucumbir a los instintos, la pereza o la improvisación. Decidir en el último momento qué vamos a tomar conlleva el riesgo de elegir lo que nos resulte más cómodo, más calórico, y que casi siempre, es lo menos saludable; en cambio, tener anotado nuestro menú semanal o mensual es un buen sistema para integrar, de forma automática, un compromiso con nuestra salud.

ELEGIR CALIDAD

Dejarse seducir por la fachada es algo que se da con bastante frecuencia en nuestra sociedad; los anuncios y los grandes esfuerzos comerciales de las compañías multinacionales no caen en saco roto y, desde luego, resulta tentador dejarse seducir por los productos de los anuncios.

La mayor parte de las veces, en lo que a alimentación se refiere, la calidad de un producto es inversamente proporcional a su “belleza” y a la publicidad que tiene.

CORRECTO COCINADO

Para poder obtener la mayor riqueza nutricional es importante que gran parte de los alimentos diarios (sobre todo los vegetales) se consuman crudos y frescos. Es decir, cuanto menos tiempo lleven cortados, mejor. Y cuanto menos cocinados estén, mejor (excepto los cereales y las legumbres, que es mejor consumirlos muy hechos).

Los alimentos que vayamos a comer cocinados, mejor al vapor o a la plancha, durante poco tiempo y a fuego lento. Evitar en la medida de lo posible los fritos. También es importante tener en cuenta que todos los nutrientes hidrosolubles pasan al agua cuando los cocemos y son muy sensibles a los factores externos. Por lo tanto, utiliza el agua de la cocción cuando hagas sopas vegetales o purés.

HACER DE LA COMIDA UN RITUAL

Elaborar platos sanos y apetitosos es algo que requiere atención y cuidado. No se trata de una obligación más, sino de plantearlo con auténtico deleite, como si fuese una de las cosas más importantes de nuestra vida (que de hecho, lo es).

Si empiezas a dirigir tu atención a los alimentos, descubrirás que puedes llegar a verlos como algo con lo que disfrutas cada día y te hará sentir bien; dedícale tiempo, dedícate tiempo para alimentarte correctamente y comparte esos buenos ratos con gente a la que quieras, con una buena conversación, sin televisión, sin prisas.

COME RELAJADO

Nuestro ritmo estresante de vida ha hecho que cada vez estemos más nerviosos y esto lo focalicemos en la alimentación, optando por comer de pies, a carreras, en restaurantes de comida rápida,… ¡grave error!, porque para comer y digerir bien necesitamos tranquilidad y que el cuerpo esté relajado, porque si no el cuerpo se bloquea y no absorberá bien los nutrientes, algo que nos pasará factura con el tiempo.

MASTICAR MUCHO Y BIEN

Comer relajado incluye también tiempo para masticar los alimentos; estamos tan acostumbrados a las prisas, que lo más normal es dar apenas unos bocados lo que supone un enorme y absurdo gasto energético para el organismo que, además, impide una correcta utilización de los nutrientes.

¿Sabías que el cerebro tarda un tiempo hasta detectar la saciedad? ¿Sabías que las personas que mastican poco y comen deprisa, ingieren mucha más cantidad de comida porque no les dan tiempo a su cerebro para detectar la saciedad? ¡Masticar mucho ayuda a comer lo necesario y no comer de más.

NO OBSESIONARSE

Lo aconsejable es comprometernos con nuestra salud siguiendo una dieta responsable y constante, es decir, tomar la dieta muy en serio y cumplirla de forma generalizada; eso no quiere decir que no podamos permitirnos un capricho de vez en cuando.

Ni el rigor excesivo ni la permisividad generalizada nos van a ayudar a estar más sanos; si todos los días cocinamos, comemos en casa y nos alimentamos saludablemente, no pasa nada si un día festivo nos permitimos comer otra casa que en principio no es sana… ¡seguro que nos sienta bien!

 
Entrevistamos a Beatriz Robles, Dietista-Nutricionista y autora del libro Come Seguro comiendo de todo

Relacionado

Come seguro comiendo de todo

alimentos tendencia 2021

Relacionado

Los 10 alimentos más saludables en el 2021

Los mejores vídeos