Entrevista Fernando Carro, medalla de plata en el campeonato de Europa de atletismo en 3000 obstáculos

Fernando Carro ha demostrado este mes de agosto que no hay obstáculos que lo frenen, conoce al subcampeón un poco mejor
Sara Álvarez/Fotos: Miguelez -
Entrevista Fernando Carro, medalla de plata en el campeonato de Europa de atletismo en 3000 obstáculos
Entrevistamos a Fernando Carro, medalla de plata en el campeonato de Europa en 3000 obstáculos

En el número de septiembre de Sport Life, que acaba de salir a quiosco, hemos tenido la suerte de poder entrevistar a Fernando Carro, subcampeón europeo de 3000 obstáculos, y aquí nos cuenta cómo lleva haberse convertido en un hombre al que casi ningún obstáculo puede vencer, ya que se hizo con la medalla de plata en el Campeonato de Europa que tuvo lugar en Berlín en agosto.

Si quieres conocer el resto del contenido de la revista Sport Life de septiembre, aquí puedes comprar la versión digital por solo 1,79 €, ¡no esperes más!

¿Notas que se te acaba la ilusión por seguir entrenando? Pues no dejes de leer esta entrevista. Este joven de San Blas (un muy humilde barrio de Madrid) transmite una pasión contagiosa por el deporte que va mucho más allá de la plata que ha conseguido en la prueba de 3000 obstáculos de los recientes campeonatos de Europa de atletismo.

Ya estás entrenando en las pistas de la Blume, ¿es que no te vas a ir de vacaciones?

¡Pues este año va a estar difícil! Al quedar segundo en el Europeo de Berlín me he clasificado para la Copa del Mundo, el 9 de septiembre en Chequia, es una cita importante a la que solo acuden 2 deportistas por continente y tengo que entrenar y competir para llegar en forma. Y después, tengo los exámenes de la carrera… Estoy estudiando Ciencias de la actividad Física en la UCAM y me están dando muchas facilidades, pero aun así ya no puedo retrasarlo más. Estoy feliz con todo lo que está pasando… pero espero encontrar la manera de irme de vacaciones una semanita en algún momento.

Si quieres ganar tienes que renunciar a muchas cosas.

¿Y cómo llevas la vuelta? ¿Te reconocen por la calle?

Lo llevo muy bien, me reconocen sobre todo en los lugares a los que la gente va a hacer deporte: en la Casa de Campo, el Campo de las Naciones… Saludarlos es un placer, ya lo hacía antes. Lo aprendí de Arturo Casado, cuando me uní a su grupo de entrenamiento él acababa de quedar campeón de Europa, en 2010, y me sorprendió ver cómo le saludaba la gente. También atiendo a la prensa lo mejor que sé. Los profesionales debemos transmitir nuestra pasión por el atletismo.

¿A eso se refieren cuando dicen que eres un atleta apasionado?

(Se ríe). Sí, yo creo que se refieren a eso y a mucho más. Es una actitud. Yo disfruto mucho corriendo y eso se nota. Incluso en pruebas que no son mi especialidad, como las de 5.000 y 10.000 obstáculos que he corrido este año… lo doy todo porque me relajo, disfruto más y rindo más. Creo que esta visión del atletismo me la transmitió mi primer entrenador, Jesús del Pueyo, de pequeño, a mí y a todos, nos llevaba a las carreras a disfrutar, a pasarlo bien.

Entrevistamos a Fernando Carro, medalla de plata en el campeonato de Europa en 1500 obstáculos

Fernando Carro compitiendo en el Campeonato de Europa de atletismo en la modalidad de 1500 obstáculos el pasado mes de agosto

¿Por qué empezaste en el atletismo?

Mi hermano mayor se apuntó al Club de Atletismo de Suanzes, en San Blas, para perder peso y superar el fallecimiento de mi hermano mediano. Y a mí me llevaba mi madre en el carrito. Desde entonces mi vida siempre ha estado vinculada con correr, con el atletismo. Aunque mis padres eran sedentarios, han hecho mucho por mi carrera deportiva, me han apoyado mucho y han pasado mucho frío y mucho calor esperando en entrenamientos y competiciones.

Siempre me he sentido afortunado porque he conseguido muchos sueños gracias al deporte

El año pasado, cuando te quedaste sin beca, ¿llegaste a pensar en dejar el atletismo profesional?

No, pero es inevitable que no lo viviera de la misma manera. Siempre me he sentido afortunado porque he conseguido muchos sueños gracias al deporte, pero tenía una lesión que no terminaba de mejorar y los resultados no salían… me daban “palos” que no merecía. Aquí en Madrid nadie te conoce. En provincias, los atletas llaman más la atención de la prensa, tienen más sponsors. Pueden conseguir más con menos. No era mi caso y llegué a sentirme muy solo.

¿Cómo fue la experiencia de Río 2016?

Agridulce. Allí fue donde terminó de complicarse mi lesión de tendón, pisé mal tras el primer obstáculo, quizá por los nervios, y terminé la carrera por respeto. No obstante, también aprendí mucho: experiencias, amistad con los rivales… Disfruté mucho de saber que era mi gran momento, el instante con el que llevaba soñando desde niño. Por eso me he tatuado unos aros olímpicos sin terminar…

¿Para darles forma en 2020?

Esa es la idea. Aunque es muy posible que pueda competir todavía en otros Juegos más, en Tokio 2020 tendré 28 años y espero estar en mi mejor momento. Mi objetivo es estar en la final y una vez ahí, correr mi carrera, ir detrás a aprovechar los posibles errores y las oportunidades que puedan surgir. La prueba de 3000 obstáculos es apasionante porque pueden pasar muchas cosas. Un diploma sería un muy buen resultado.

¿Todos tus tatuajes tienen un significado tan concreto como este?

Absolutamente todos tienen un significado emocional, muy personal, generalmente relacionado con la familia. Incluso tengo uno en recuerdo de una situación que cambió mi visión del atletismo. Yo entrenaba solo, con mi primer entrenador, hasta hace unos 5 años, y entrenaba bien. Pero una ruptura con una exnovia me hizo pasarlo tan mal que decidí buscar un nuevo grupo de entrenamiento en el que encontrar apoyo. Fue cuando comencé a entrenar con Arturo Martín, y cuando aprendí cuidarme, ¡yo desayunaba pizza! Entonces comprendí de verdad lo que era ser un profesional del atletismo. Si quieres ganar tienes que renunciar a muchas cosas.

¿A qué te gustaría dedicarte cuando te retires de la alta competición?

Me gustaría dedicarme a la docencia, ser profesor de Educación Física, llegar a más chicos y trabajar desde la base. Creo que es maravilloso transmitir la pasión que yo siento por el deporte, y además eso me dejaría tiempo para viajar, que también es otra de mis pasiones. Por supuesto, también me gustaría ser entrenador de atletismo, pero no sé si a nivel profesional. Poco a poco he llegado a la conclusión de que educación y deporte van de la mano. Además, tener otra cosa en la que centrar mis sueños, otro proyecto… sinceramente creo que me relaja y me ayuda a rendir más en las carreras.

¿Y es verdad eso de que tu novia te pidió matrimonio en Berlín, justo antes de la final?

Sí, fue muy emocionante. Y mis compañeros se rieron mucho. Me regaló un libro precioso, con mensajes en letras doradas… y el último mensaje, que leí antes de salir, era muy especial: ¡me pedía matrimonio! Imagínate, si te he dicho que pensar en mis estudios me ayuda a quitarme presión antes de las carreras importantes, a rendir más… ¡en esta ocasión sí que he tenido un buen motivo para pensar en otra cosa!

Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

Ecuestre e Ifema Madrid Horse Week te ofrecen la oportunidad de asistir a la Copa del...

En estos tiempos digitales que nos ha tocado vivir no hay nada como jugar para poder ...

Nos invitan a probar gratis las nuevas Solar Boost de adidas en el RUN SOLAR 5K, ¿vi...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...