La dieta Atkins

La famosa dieta Atkins dice que los carbohidratos prácticamente no tienes ni que verlos. Es una de las llamadas dietas disociadas, que recurre principalmente a las proteínas y las grasas como nutrientes.

Sport Life

La dieta Atkins
La dieta Atkins

¿Pero por qué prescindir de los carbohidratos si en una alimentación equilibrada deben suponer la mitad de las calorías o más? Para nuestro “fabricante de flacos” la culpa es de la insulina, hormona responsable del aumento de peso que se produce cuando tomamos carbohidratos. Sin hidratos de carbono ni siquiera las grasas pueden acumularse como tales, sino que se utilizan como combustible.

  • ¿Qué puedo comer?

Pescados, carnes, embutidos, quesos, huevos, mariscos, mantequilla, aceite, margarina, nata, mayonesa y patés.

  • ¿Qué tengo que eliminar?

Azúcar, alcohol, leche y batidos, dulces, pan, bollos, arroz, pastas, cereales, harina y legumbres.

Inconvenientes

  • La falta de hidratos de carbono puede influir en el estado de ánimo, con cuadros de ligera depresión.
  • Se pierde agua, responsable de parte de la pérdida de peso. No es sano que tu cuerpo tenga menos agua de la que necesita.
  • Se generan unos compuestos, los llamados cuerpos cetónicos que originan mal aliento.
  • Permite abusar de grasas, con los problemas a nivel cardiovascular que puede suponer si se recurre a las saturadas.
  • Te acostumbras a comer mucho mientras la sigues y cuando vuelves a comer con normalidad ganarás peso si sigues ingiriendo ese volumen.
  • Sus detractores la relacionan con enfermedades cardiacas, estreñimiento y problemas en el embarazo.

Ventajas

  • Se consigue una pérdida de peso efectiva.

Recomendaciones

  • Toma un complejo de vitaminas y minerales o incurrirás en carencias de estos nutrientes imprescindibles.
  • Bajo ningún concepto sigas esta dieta durante más de un mes. Tu salud está en juego.
  • Aconsejamos añadir verduras a los ingredientes recomendados, para contrarrestar en parte lo desequilibrado de esta dieta.
Los mejores vídeos