La enciclopedia del corredor (D-E-F)

¿Te gusta el running?... Atrévete a leer nuestro abecedario con el glosario de las palabras claves para corredores. De la "d" a la "f".
SportLife -
La enciclopedia del corredor (D-E-F)
La enciclopedia del corredor (D-E-F)

Desayunar: Hazlo al menos tres horas antes de las carreras. Y evita los lácteos que suelen dar problemas de digestión y algunas frutas, que dan pesadez.

Descanso: Es tan importante que forma parte del entrenamiento. No debes correr más de 5 días a la semana (y no más de 3 si eres principiante; los corredores de más 50 años también deben bajar los días que corren). También es importante dar al cuerpo descanso activo después de una carrera. Como regla general, por cada 3 km que hayas corrido a tope, en competición, debes hacer 2 días de running más suave.

Dieta disociada: Usada por algunos maratonianos para llenar a tope las reservas de glucógeno. Se aplica en la semana de la carrera en dos fases. Primero el vaciado, no tomando nada de hidratos de carbono lunes, martes y miércoles, y luego el relleno (jueves, viernes y sábado) disminuyendo progresivamente la ingesta de carne, pescado y huevos e incrementando al máximo el arroz, la pasta y los derivados de los cereales. Nosotros no la recomendamos, salvo para expertos que lo controlen bien, y mucho menos para los debutantes en maratón.

Espirometría: Prueba que mide el volumen de litros de aire que se pueden inspirar y otros parámetros útiles. Puede hacerse en reposo o en esfuerzo.

Estiramientos: Impresindibles para este deporte. Tanto que estirar te lleva al éxito y no hacerlo, al fracaso. No estires nunca con el músculo frío. Por eso, haz unos minutos de carrera suave antes de estirar. Luego, tras el entrenamiento, vuelve a estirar. Es el mejor método anti-lesiones. No hagas rebotes al estirar. Hay que llegar a una posición en la que notas tensión (nunca se llega al dolor) y mantenerla 15 segundos.

EVA: Etil-Vinil-Acetato, el compuesto que se emplea en la mediasuela de las zapatillas de running para ganar estabilidad.

Fartlek: Son los cambios de ritmo que hacemos mientras corremos. Por ejemplo, durante 15 minutos intercalamos tramos rápidos con tramos de recuperación. Pueden ser de 15 segundos hasta 2 minutos, recuperando el mismo tiempo. Así, si hacemos 15 segundos rápidos, luego van 15 segundos lentos, pero nunca paramos. A partir de un minuto ya se recupera siempre un minuto, aunque corras 1"30" o dos minutos. Si nunca has hecho fartlek, prueba con este método de iniciación. Corre suave 10 minutos y luego haz 15 segundos rápido + 45 segundos lento y repítelo 6 veces. Luego, rueda suave 10 minutos más.

Flato: muchos corredores sufren de dolores en el costado o de calambres estomacales. Se puede deber a la dieta (evita comer demasiada cantidad o muy cerca de la hora de salir a correr), por la ingestión de bebidas gaseosas (olvídate de los refrescos carbonatados) o por llevar un ritmo superior al tuyo (que te provoca una descoordinación al respirar). La solución es aminorar el ritmo y presionar la zona dolorida con la mano del lado contrario. Prueba también a masajear la zona y dar ligeros pellizcos. Respira profundamente y trata de hacerlo desde el estómago.

Frecuencia máxima cardiaca: El máximo de pulsaciones al que pueda latir tu corazón. Puedes hallarlo con la fórmula 214 - (0.8 x edad) para hombres y 209 - (0.9 x edad) para mujeres. Es precisa para personas poco entrenadas, pero falla por bastantes en deportistas. En este caso, lo mejor es hacer este test: después de 15 minutos de calentamiento, corre tres minutos en progresión acabando a tope. Descansas dos minutos con trote suave y corres de nuevo 3 minutos ahora a tope. En este segundo esfuerzo tu ritmo cardiaco llegará al máximo.

Frecuencia cardiaca de trabajo: Lo necesitamos para saber nuestras zonas de entrenamiento. Se halla así: Restamos el ritmo cardiaco en resposo (que lo tomamos por la mañana sin levantarnos de la cama) de la frecuencia máxima. Por ejemplo, una persona con un máximo de 206 y con 56 en reposo, sería 150. A esta cifra le aplicaremos el porcentaje al que queremos correr (ejemplo, al 60% para una carrera de recuperación). Sería 150 x 0"60= 90. Y esta cifra le sumas las pulsaciones en reposo. 90 + 56= 146. Ese sería el ritmo de esa carrera suave. Podemos decir que hay 4 grandes zonas de entrenamiento:

  • 60-75%: Fácil. Sobre el 60% será para carreras de recuperación. 60-70% para rodajes largos. Un ritmo que te permite ir hablando cuando corres.
  • 75-80%: Intensidad media. Para carreras con cambios de ritmo.
  • 85-90%: Intensidad elevada. Carreras de umbral anaeróbico. Para series medias y largas.
  • 90-100%: Intensidad máxima. Series de 400 metros y menos.

Te recomendamos

Ligeras, pero también estables y amortiguadas, así son las ASICS Gel-DS Trainer 24...

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

Tu objetivo es claro: acabar con esa última capa de grasa que esconde tus abdominales...

Una zapatilla para llegar más lejos con menos esfuerzo, para disfrutar de más kilómet...

¿Sabías que en tu intestino conviven 100 billones de bacterias? A este conjunto de ba...

El Curso de organización de eventos deportivos contará además con el Caso práctico Ca...