¿Por qué tengo flato cuando hago ejercicio?

Los misterios sobre el origen del flato
Por Raúl Notario, Graduado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte – Máster en Actividad Física y Salud -
¿Por qué tengo flato cuando hago ejercicio?
¿Por qué tengo flato cuando hago ejercicio?
Uno al día
Uno al día (blog de Raúl Notario)

“La mejor versión de ti mismo está por llegar. Déjate de excusas y olvida tus límites…si quieres PUEDES.“

Todos hemos tenido alguna vez el comúnmente conocido “flato”, se identifica fácilmente por unas características punzadas en el costado derecho del cuerpo, junto al abdomen y suelen producirse al practicar deporte. ¿A qué se deben?

¿Puedo hacer algo para evitarlo?

La explicación al flato genera alguna que otra controversia entre los especialistas de la actividad física y la salud. Algunos afirman que se debe a un flujo de oxígeno y sangre inadecuado en el diafragma y los músculos intercostales.

Según otras teorías, el flato se produce por la contracción del bazo, problemas intestinales o incluso calambres del diafragma.

Existe una tercera hipótesis que se relaciona directamente con el tipo de actividad que realizamos. Al parecer, según esta teoría, cuando hacemos ejercicio implicando a los grandes grupos musculares, se produce una desviación del flujo sanguíneo a los músculos y algunos se ven obligados a satisfacer las demandas energéticas requeridas sin un adecuado flujo sanguíneo, lo que genera el dichoso flato.

Lo que está claro es que el flato no se produce por beber mucha o poca agua y, es más, beber agua es imprescindible durante la práctica de actividad física para evitar la deshidratación y la disminución del rendimiento deportivo, sobre todo cuando el tiempo de la actividad supera la media hora o los cuarenta y cinco minutos.

Entonces, ¿qué opciones tenemos cuando aparece el flato? La única solución es disminuir la intensidad de la actividad o incluso parar si el dolor es muy agudo y nos dificulta respirar con normalidad. Lo ideal es respirar con un ritmo constante y mantenido y evitar mayores esfuerzos hasta que no se alivie esa sensación de dolor o punzadas intensas. Otra cosa que podemos hacer es incluir en nuestras rutinas un buen calentamiento para ir preparando al organismo de cara a la actividad que vamos a realizar y por último, beber agua a menudo para mantener
nos hidratados.

Como siempre, espero que os hayan resultado útiles mis consejos. Os deseo un feliz fin de semana deportivo a tod@s Sportlifer@s.

Te recomendamos

Participa en nuevo sorteo de Deus ex Machina y puedes ganar este conjunto de tres pre...

La marca española TwoNav presenta su nueva generación de dispositivos GPS enfocados a...

La compañía de neumáticos premium Hankook tiene sus miras puestas en el presente… y e...

Con mejoras en el upper pero manteniendo su tradicional personalidad de rodadora...

Si quieres estrenar coche nuevo, ésta es tu oportunidad: participa en Best Cars 2019,...

Así es New Balance 2018 TCS New York City, la colección oficial que se inspira en el ...