Obesidad y COVID-19: más complicaciones, peor recuperación y menor efectividad a la hora de vacunarse

Una metaánalisis advierte de la relación entre la obesidad y la infección por coronavirus y del riesgo de que la futura vacuna no sea tan efectiva en caso de obesidad.

Las personas obesas tienen un mayor riesgo de complicaciones de COVID-19
Las personas obesas tienen un mayor riesgo de complicaciones de COVID-19

Nuestro equipo de SPORT LIFE trabaja para manteneros en forma e informados y ahora, con la caída de los ingresos por publicidad, necesitamos más que nunca vuestro apoyo. Hazte Prémium, desde solo 1 € al mes (1º mes gratis) y estarás haciendo posible que sigamos elaborando estos contenidos, a la vez que disfrutas de artículos exclusivos, navegación sin anuncios y contenidos extra solo para suscriptores.


El sobrepeso y obesidad son un problema a nivel mundial no sólo por su probada relación con las enfermedades cardiovasculares, diabetes y envejecimiento prematuro, también porque los kilos de más afectan a la recuperación y agravan los síntomas por infección de COVID-19.

La filosofía de Sport Life es que el deporte y la alimentacion sana son las mejores armas para evitar el sobrepeso y obesidad, o ayudar a perder peso y ganar salud. Y en estos tiempos de pandemia mundial por COVID-19, todo el equipo de entrenadores y nutricionistas ha creado contenido para seguir o empezar a entrenar y comer de la forma más saludable posible, creando hábitos de vida saludables y sencillos que no sólo nos hagan mantenernos en el peso correcto, también nos alejen de las enfermedades, y mantengan nuestras defensas para protegernos de infecciones.

Con el COVID-19 es necesario cuidarse todavía más, y evitar el sobrepeso y obesidad a toda costa, porque esos kilos de más también nos hacen más débiles frente a la infección de este virus, en muchos sentidos.

Esto es lo que nos dicen los expertos de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, tras una revisión de los estudios publicados sobre el exceso de peso e infección por COVID-19, que nos avisan como la obesidad no sólo aumenta el riesgo de infección por COVID-19 y empeora la recuperación, también podría influir negativamente en la efectividad de una futura vacuna COVID-19.

Una revisión de los estudios de COVID-19 revela una conexión preocupante entre dos crisis de salud: coronavirus y obesidad.

Los investigadores examinaron los estudios publicados hasta la fecha sobre personas infectadas con el virus COVID-19 y encontraron que aquellos con obesidad (IMC superior a 30) tenían un riesgo mucho mayor de hospitalización (113%), más probabilidades de ser admitidos en la unidad de cuidados intensivos (74%). y tenían un mayor riesgo de muerte (48%) por el virus.

El equipo de investigadores de la Escuela de Salud Pública Global Gillings de UNC-Chapel Hill, ha publicado el artículo en la revista Obesity Reviews .

Para el artículo, los investigadores revisaron los datos inmunológicos y biomédicos de 75 estudios publicados en inglés y en chino, y hacer un metaanálisis detallado de los mecanismos y vías que vinculan la obesidad con un mayor riesgo de COVID-19, así como de la mayor probabilidad de desarrollar complicaciones más graves por el virus.

Las personas obesas tienen un mayor riesgo de complicaciones de COVID-19

Las personas obesas tienen un mayor riesgo de complicaciones de COVID-19

La obesidad ya está asociada con numerosos factores de riesgo subyacentes de COVID-19, que incluyen hipertensión, enfermedad cardíaca, diabetes tipo 2 y enfermedad renal y hepática crónica.

Los cambios metabólicos causados por la obesidad, como la resistencia a la insulina y la inflamación, dificultan que las personas con obesidad combatan algunas infecciones, una tendencia que se puede observar en otras enfermedades infecciosas, como la gripe y la hepatitis.

Durante los períodos de infección, la glucosa sérica no controlada, que aparece en personas obesas con hiperglucemia, puede afectar al metabolismo y función de las células inmunitarias.

En el metaánalisis los autores llegaron a la conclusion de que las personas obesas tienen mayor riesgo de morbilidad y mortalidad por COVID-19. Y advierten de la probabilidad de que las vacunas sean menos efectivas en caso de obesidad.

La coautora del estudio, Melinda Beck, profesora de nutrición en la Escuela de Salud Pública Global Gillings ha comentado:

Las personas obesas tienen un mayor riesgo de complicaciones de COVID-19

Las personas obesas tienen un mayor riesgo de complicaciones de COVID-19

"Las personas con obesidad son más propensas a experimentar problemas como la apnea del sueño, que aumenta la hipertensión pulmonar, o un índice de masa corporal. lo que aumenta las dificultades en caso de intubación en el hospital".

El trabajo anterior de la profesora Beck y en otros estudios ya se ha encontrado que la vacuna contra el virus de Influenza responsable de la gripe común, es menos eficaz en adultos con obesidad. Lo mismo podría ocurrir para una futura vacuna contra el SARS-CoV-2, predice la profesora, que también ha comentado:

"No estamos diciendo que la vacuna será ineficaz en poblaciones con obesidad, sino que la obesidad debe considerarse como un factor modificador a considerar para las pruebas de la vacuna. Incluso una vacuna menos protectora ofrecerá cierto nivel de inmunidad".

Durante la pandemia hemos tenido que cambiar nuestros hábitos de vida, trabajar desde casa, limitar las visitas sociales y reducir las actividades diarias, para detener la propagación del virus, y eso ha podido limitar nuestra actividad diaria.

Para algunas personas, la pandemia también ha supuesto comer de forma poco saludable, bien porque no podían acceder a alimentos como frutas y verduras frescas durante el confinamient, o porque han comido más comida ultraprocesada y rica en azúcares, sal y grasas en casa, por ansiedad y aburrimiento.

Estos dos factores, el sedentarismo y las dietas poco saludables, han supuesto un aumento de peso en la población en general.

Los autores han comentado que es el momento en que los gobiernos sean conscientes de que la obesidad también es un problema en esta pandemia mundial por el virus COVID-19, y que es necesario crear medidas de salud pública que ayuden a mejorar la alimentación y aumenten el tiempo de actividad física, incluso en confinamiento.

Algunos países como Chile y México, ya han adoptado políticas que van desde poner un impuesto a los alimentos con alto contenido de azúcar hasta introducir etiquetas de advertencia en los alimentos envasados con alto contenido de azúcar, grasas y sodio y restringir la comercialización de comida chatarra dirigida a los niños.

Dada la importante amenaza que representa el COVID-19 para las personas con obesidad, las políticas alimentarias saludables pueden desempeñar un papel de apoyo, y especialmente importante, en la mitigación de la mortalidad y morbilidad del COVID-19.

Fuente:

Barry M. Popkin, Shufa Du, William D. Green, Melinda A. Beck, Taghred Algaith, Christopher H. Herbst, Reem F. Alsukait, Mohammed Alluhidan, Nahar Alazemi, Meera Shekar. Individuals with obesity and COVID‐19: A global perspective on the epidemiology and biological relationships. Obesity Reviews, Aug. 26, 2020; DOI: 10.1111/obr.13128

Suscríbete gratis a nuestros PODCAST y no te perderás ningún episodio, estamos en IVOOX, en SPOTIFY y en APPLE PODCASTS.