Adelgazar con sopas, ¿o no?

Una sopa caliente después de entrenar te ayuda a recuperar líquidos y energía y a llenar el estómago a la hora de perder peso
Por Yolanda Vázquez Mazariego -
Adelgazar con sopas, ¿o no?
Las sopas son un plato que te puede ayudar a adelgazar
Nutrición y deporte
Nutrición y deporte (blog de Yolanda Vázquez Mazariego)

“¿Entrenas para comer o comes para entrenar?“

¿Por qué nos gusta la sopa?

Excepciones como las del personaje de Quino de Mafalda, la sopa es un plato que gusta a casi todo el mundo en este planeta. Hay recetas de sopas en la gastronomía de cada región del planeta. Sopas frías, calientes, picantes, suaves, espesas, ligeras, dulces, saladas, agrias, etc., la sopa ha sido un elemento básico de la dieta humana desde la aparición del fuego y los boles de roca, cortezas o cerámica.

La sopa es un plato que da mucho de sí, más si es Joey de la serie Friends el que nos pone la nota de humor antes de coger la cuchara y empezar a hablar de las ventajas de las sopas a la hora de adelgazar.

Para las personas deportistas, es un placer entrenar en un día frío de invierno y llegar a casa a la ducha y el plato de sopa caliente. Y en verano, bien fresquita para reponer líquidos.

La sopa reconforta el cuerpo y a muchos nos remonta a la infancia, a los platos de cuchara caliente cocinados con cariño a fuego lento por madres y abuelas generalmente. Pero además de mimos y calor, la sopa tiene muchas propiedades nutricionales, un plato muy variado y un buen aliado a la hora de perder peso.

¿Qué es una sopa?

Pues según el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española (RAE), la sopa es un plato compuesto de un caldo y uno o más ingredientes sólidos cocidos en él. Vamos que ni siquiera tiene que estar caliente, basta un plato con líquido y trocitos de comida para ser una sopa, por eso hay tantas variedades entre sopas frías, calientes, de pescado, de verduras, de frutas, de especias, etc.

Las sopas, un plato deportista muy completo

Las sopas tienen una base líquida de agua para hacer un caldo a partir de todo tipo de ingredientes, desde un caldo vegetariano con todo tipo de verduras, hortalizas, legumbres, algas, etc., a sopas más ‘sustanciosas’ con caldos de pescado, de marisco, de espinas y cabezas de pescado, de carnes rojas y fibrosas como el morcillo, de los huesos de caña o del jamón, de aves como el pollo o la gallina más correosa, de huevos, etc. Todo está permitido, para hacer una sopa nutritiva. Si además le añades legumbres y cereales integrales en vez de los típicos fideos de pasta, conseguirás un plato muy completo desde el punto de vista nutricional, que te aporta agua, carbohidratos, fibra, proteínas, grasas, vitaminas, minerales y fitonutrientes, con mucho, mucho sabor, lo que se agradece a la hora de reponer energía antes o después de entrenar, especialmente si el objetivo es perder grasas y adelgazar, pues variando los ingredientes, tienes un plato completo y saciante diferente cada día.

Desde el punto de vista nutricional, la sopa es un plato muy completo, y para mi, tiene la ventaja de que puede ser una comida completa, no tiene porqué ser el primer plato.

Puede ser un plato muy completo y calórico para los momentos en que necesitamos entrar en calor, hidratarnos y llenar los depósitos de energía, como ocurre cuando estamos en la montaña y cocinamos sopas en un hornillo, con cereales o legumbres y un poco de jamón, por ejemplo.

Y lo contrario, puede ser un plato muy completo y bajo en calorías cuando buscamos perder peso y no pasar hambre, ya que el formato líquido sacia más y los ingredientes sólidos se pueden masticar y permiten incluir fibra de vegetales, proteínas de alimentos como pescados, carnes, aves y huevos y mucho sabor para que la dieta no sea aburrida. Si evitamos caer en la tentación de la aburrida y sobrevalorada ‘sopa quemagrasas’, con recetas que llevan décadas transmitiéndose de boca en boca, las sopas son uno de los mejores platos a la hora de adelgazar.

Si además añadimos que la sopa es un alimento con un toque ‘emocional’, que nos transporta al calor del hogar y la familia, nos olvidaremos de utilizar la expresión de la ‘sopa boba’, esa sopa sin apenas nada más que caldo y pan que se les daba a los pobres  y a los niños en caliente para engañar el hambre.

Publicidad

Ventajas de las sopas a la hora de adelgazar

  1. Son bajas en calorías

A la hora de escoger los ingredientes para la sopa, el principal va a ser el caldo o el agua, al que añadimos otros alimentos entre los que no faltan verduras de temporada y algún ingrediente proteico, bien el pollo o ave para dar sabor al caldo, o el hueso del cocido o el pescado o el huevo. Si evitamos las grasas, las sopas van a ser platos bajos en calorías y ricos en sabor, fibra, agua, vitaminas y minerales.

  1. Tienen efecto saciante

Además de que son alimentos líquidos que ‘’llenan’ el estómago, tanto en sus versiones frías como calientes, es importante dejar las sopas con los tropezones, evitando batirlas para obtener cremas. Comer con cuchara hace que comamos más despacio y nos llenemos más al masticar, y este efecto saciante es muy importante a la hora de perder peso y no tener hambre, ni física ni mental.

  1. Son hidratantes

Una sopa tiene un contenido de 75 a 95% de agua, depende de los alimentos sólidos que añadimos, pero en general, se come con cuchara o incluso en bol para beber tipo caldo. Para las personas deportitas, las sopas son un plato aliado para rehidratar el organismo, especialmente en los entrenamientos intensos de interior tipo HIIT en los que se suda mucho, o en las sesiones de entrenamiento de resistencia en deporte como la nieve, bicicleta o carrera de montaña en que se pierden muchos líquidos aunque se beba durante el esfuerzo, pero con el frío no es fácil saber cuánto hemos sudado o si tenemos sed.

  1. Es un plato sencillo y práctico

Todo el mundo puede hacer una sopa, desde los más peques a las personas más ocupadas. La sopa ha sido el alimento básico de los seres humanos. Desde los cazadores-recolectores a los agricultores y ganaderos, dejar un puchero en la lumbre al fuego con agua y lo que hubiera, desde raíces a huesos, frutos, semillas, legumbres, etc. era una forma de comer caliente un plato nutritivo y de ablandar los alimentos más duros para sacarles todo el partido. Además, era una comida blanda, que podía servir para los más pequeños y para los mayores, por eso de que no hacen falta dientes para masticar.

  1. Se conservan bien en la nevera o congelador

Si haces una olla de sopa y guardas en recipientes de vidrio, como los de mermelada, bien para la nevera o para el congelador, tendrás siempre un plato caliente a punto que se puede calentar en unos minutos en el microondas, al baño maría o en una olla.

  1. Emocional y físicamente reconfortantes

Un plato de sopa caliente es como que ‘apetece’ en un día de invierno con lluvia, nieve o frío, y un plato de sopa fría, también ‘apetece’ en un día de calor de verano. Las sopas son agradecidas para cualquier estación, hora del día y 'capricho' dulce o salado.

  1. Gran variedad 

Existen mil y una sopas en cada cultura, mil y una formas de preparar un caldo, una sopa. En los países occidentales en los que se realiza una comida rápida a mediodía, no falta nunca un buen cuenco de sopa como entrante. En China, la sopa se sirve en general al final de las comidas, con el objetivo de acelerar el proceso digestivo e impedir la sensación de pesadez de estómago. Clara, espesa, con tropezones, caliente, templada, fría,… con múltiples combinaciones de alimentos de todas las categorías que permiten hacer de la sopa un plato equilibrado y completo además de agradable.

¿Qué es la sopa quemagrasas?

La dieta de la sopa quemagrasas es una dieta rápida y peligrosa, que puede ocasionar problemas serios si se sigue sin control, especialmente en personas deportistas con una gran demanda energética y pérdida de líquidos por sudor, ya que su efecto laxante y diurético es muy potente y puede llevar a problemas que van desde diarreas y deshidratación a mareos y desfallecimientos.

En Sport Life, yo recomiendo utilizarla como primer plato, no plato único ni alimento para todo el día, mejor combinar la sopa quemagrasas con una pechuga de pollo a la plancha con ensalada o un pescado al horno, o una tortilla francesa. Así no perderemos los 3-4 kilos por semana que promete, pero sí que podemos conseguir las ventajas de una sopa rica en verduras y hortalizas, muy saciante y diurética con una dieta ‘sana’ que nos permita adelgazar mientras entrenamos, sin aburrirnos ni perder salud.

Aquí puedes revisar los peligros de las sopas quemagrasa y consejos para adelgazar con ellas sin perder salud. 

Publicidad

SOPA "QUEMAGRASAS"

Recuerda que no sustituye a una comida, tan solo es el primer plato de la comida o la cena, es importante que tomes un segundo plato rico en proteínas como pollo, carne roja, pescado o huevo a la plancha o al horno y fruta de postre. 

Si la tomas por la noche, procura dejar pasar 2-3 horas antes de irte a dormir, es muy diurética y laxante, lo normal es que tengas que ir al baño un par de veces después de tomarla y ésto puede dificultarte el descanso nocturno.Y lo más importante: NO HAY DIETA QUE FUNCIONE A LARGO PLAZO SI NO HACES EJERCICIO.

SOPA DE GAMBAS Y VERDURAS 

Una sopa con sabor a mar perfecta para recuperar tras los días más intensos de entrenamiento. 

SOPA DE POLLO Y REMOLACHA

Una forma perfecta de incorporar remolacha a tu dieta, todo un superalimento que es un reconstituyente sanguíneo natural rico en hierro, ácido fólico, potasio, manganeso y vitamina C.

SOPA DE VERDURAS CON POLLO AL TOQUE DE NARANJA

Una remasterización de un clásico para aprovechar toda la riqueza en vitaminas y minerales, añadiéndole el toque cítrico de la naranja. 

SOPA DE ALCACHOFAS CON SETAS

Este caldo nos permite maximizar las propiedades depurativas de las alcachofas, combinándolo con el toque de sabor de las setas, ¡un plato que no debe faltar cuando apetece un nutritivo y reparador plato de cuchara!

 Y más recetas de sopas y caldos para el invierno:

SOPA DE FIDEOS KONJAC CON MERLUZA Y GAMBAS

SOPA DE POLLO DE LA ABUELA

CALDO DE JAMÓN Y HUEVO DE TODA LA VIDA

O recetas de cremas que no son tan bajas en calorías pero también apetecen en invierno para comer de cuchara y caliente: 

CREMA DE TOMATE A LA MENTA

CREMA DE REMOLACHA

CREMA DE ESPÁRRAGOS

CREMA DE COLIFLOR CON ALBONDIGUILLAS DE JAMÓN SERRANO 

Publicidad
Te recomendamos

En estos tiempos digitales que nos ha tocado vivir no hay nada como jugar para poder ...

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

Nos invitan a probar gratis las nuevas Solar Boost de adidas en el RUN SOLAR 5K, ¿vi...

El espíritu de la maratón más internacional...

¡Supera el reto y conviértete en portada de Sport Life!...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...