Camino de Santiago pedaleando en familia

¿Qué se puede hacer en plan deportivo, barato, bonito y en familia? Este año con la crisis hay que buscar soluciones para las vacaciones y el Camino de Santiago es una de las mejores formas de disfrutar de la Naturaleza, la cultura, el Arte, y hacer deporte unos días sin gastar mucho dinero durmiendo y cocinando en los albergues. Los que tenemos niños pequeños parece que tenemos que limitarnos a la playa o a la casa rural en la montaña y dejarnos de aventuras por un tiempo, pero en Sport Life no pensamos así y este año se me metió entre ceja y ceja hacer los últimos 100 km del Camino de Santiago con los niños en bici... era una oportunidad única de vivir una experiencia completamente diferente a la vorágine de campamentos, móbiles, tecnología, video-juegos y vacaciones tradicionales.
redaccion -
Camino de Santiago pedaleando en familia
Nutrición y deporte
Nutrición y deporte (blog de Yolanda Vázquez Mazariego)

“¿Entrenas para comer o comes para entrenar?“

¿Qué se puede hacer en plan deportivo, barato, bonito y en familia? Este año con la crisis hay que buscar soluciones para las vacaciones y el Camino de Santiago es una de las mejores formas de disfrutar de la Naturaleza, la cultura, el Arte, y hacer deporte unos días sin gastar mucho dinero durmiendo y cocinando en los albergues. Los que tenemos niños pequeños parece que tenemos que limitarnos a la playa o a la casa rural en la montaña y dejarnos de aventuras por un tiempo, pero en Sport Life no pensamos así y este año se me metió entre ceja y ceja hacer los últimos 100 km del Camino de Santiago con los niños en bici... era una oportunidad única de vivir una experiencia completamente diferente a la vorágine de campamentos, móbiles, tecnología, video-juegos y vacaciones tradicionales.



¿Cómo conseguirlo? Confieso que me ha costado llevar a cabo el proyecto, mis hijos tienen 7 y 12 años recién cumplidos. Por lo que era imprescindible ir con otra familia con niños que montaran en bici habitualmente, los que tenéis niños ya sabéis lo dificil y lo pesados que se ponen los hijos si los llevamos a montar en bici o a hacer algo por la montaña sin compañía, en cambio se portan de maravilla cuando van con amigos. Fran y yo preferimos llevar a 10 niños con nosotros que a nuestros 2 hijos sólos ¡qué bien se portan 10 y qué mal 2!

Afortunadamente Juanma Montero tiene dos niños de 13 y 8 años, que se llevan de maravilla con los míos y que montan espectacularmente bien en bici (con ese padre era lo normal!) Y su mujer estaba dispuesta a llevar la furgoneta con las mochilas y sacos de dormir para evitar el peso en los desplazamientos en bici. ´Después de mil cambios de fecha, pudimos hacer un hueco en la agenda para pedalear 5 días. No me lo podía creer, hasta que no estuve en el Cebreiro pidiendo las credenciales no me hice a la idea.

Salimos de San Xil con los niños, cada día hacíamos etapas cortas, como caminantes, entre 20 y 28 km, los niños iban sobrados, querían más cada día, pero preferíamos parar al mediodía, llegar al albergue con tiempo para ducharnos, comer y piscina por la tarde. Así no han pasado malos ratos y han disfrutado del Camino.

Lo mejor: ver como tus hijos se olvidan de la tecnología y aprenden que se puede vivir con lo puesto, disfrutar pedaleando por caminos con historia y tradición, valorar el sello del peregrino y un padrenuestro en cada iglesia o ermita, dormir en literas con otros peregrinos y compartir la comida en las cocinas de los albergues y sentirse uno más de la marea que llega a Santiago, con la sonrisa puesta cada vez que alguien les preguntaba cuántos años tenían y les alababa por montar en bici tan bien.

Lo peor: Como hicimos menos de 200 km en bici no nos dieron la credencial de peregrinos, pues sólo a los que andan 100 km mínimo se la dan, pero nos dieron un certificado familiar para que pudiéramos guardarlo.

Y el último día mi hijo mayor se cayó en plan tonto y se ha fracturado el radio, así que llegó a Santiago directo al hospital y al Obradoiro con la escayola, pero de vuelta a casa no hace más que presumir de la historia y del Camino de Santiago, ya tiene un montón de amigos que han pedido a sus padres hacerlo el año que viene... Esto promete convertirse en un clásico.

De Santiago nos fuimos a Fisterra o Finisterre, el fin del mundo a ver la puesta de sol y hacer nuestras promesas de peregrinos. Aquí os dejo unas fotitos para que veáis la cara de felicidad del grupo de bicigrinos y animéis a vuestras familias a hacer el Camino de Santiago, la experiencia es de 10, especialmente para los niños que viven inmersos en una cultura de consumismo, televisión y juegos.

 

Te recomendamos

En estos tiempos digitales que nos ha tocado vivir no hay nada como jugar para poder ...

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

Nos invitan a probar gratis las nuevas Solar Boost de adidas en el RUN SOLAR 5K, ¿vi...

El espíritu de la maratón más internacional...

¡Supera el reto y conviértete en portada de Sport Life!...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...