‘El Yak Frotándose Los Hombros ‘, una postura de Yoga Lu Jong para corredores

Con este movimiento, antes de empezar a correr, conectas el centro abdominal o core y fortaleces y aumentas la energía de tu carrera
Alicia Beltrán -
‘El Yak Frotándose Los Hombros ‘, una postura de Yoga Lu Jong para corredores
‘El Yak Frotándose Los Hombros ‘, una postura de Yoga Lu Jong para corredores

“El Yak Frotándose Los Hombros“ es el segundo movimiento de la secuencia de 21 movimientos del Yoga Tibetano Lu Jong.

Está conectado con el Chakra del ombligo, centro de energía corporal, ayudándonos a obtener más equilibrio y estabilidad

Trabaja especialmente el centro abdominal especialmente en el momento de la torsión. Estira y tonifica las piernas, equilibra la energía corporal, muy útil como un previo calentamiento antes de iniciar una carrera.

Además, este movimiento simple y dinámico te ayudará a fortalecer la espalda y la musculatura interna más próxima a la espina dorsal, generando una buena tonificación y corrección de postura.

A nivel más mental genera calma y concentración, dado que el movimiento es continuo y rítmico junto a una respiración suave y profunda, hace que no te distraigas llevando tu mente al estado presente.

Puedes tomarlo como una meditación activa.

‘El Yak Frotándose Los Hombros ‘, una postura de Yoga Lu Jong para corredores

‘El Yak Frotándose Los Hombros ‘, una postura de Yoga Lu Jong para corredores

“El Yak Frotándose Los Hombros“. Paso a paso

1- La posición de inicio es ajustar las manos con los pulgares hacia atrás en la zona de nuestra parte baja de la espalda, apoyando establemente las palmas de la mano sobre esta.

2- Inhalando, giramos hacia la izquierda, giramos hacia 90 grados el pie izquierdo hacia afuera y flexionando la rodilla izquierda, procurando que la rodilla no vaya más allá de los dedos de los pies. A la vez iniciamos una rotación del torso llevando el hombro derecho hacia la rodilla izquierda. Debemos percibir la proyección de nuestra columna creando proyección de espacio entre sacro y occipital, mientras vamos girando el torso hasta que el hombro llegue a la altura de la rodilla flexionada.

3- Exhalando volvemos a la posición inicial, estabilizándonos con los pies y proyectando nuestra columna a posición vertical hacia el centro. Asciende girando suavemente hacia el centro.

4- Repetiremos el mismo movimiento pero esta vez hacia el lado derecho.

Publicidad

Precauciones

Este ejercicio se aconseja hacer con máximo 30% de estómago lleno, no más. Debes mantener alineada tus cervicales con el resto de las vértebras de la espalda, procura no torsional o girar tu cuello. Práctica con ojos abiertos para no marearte. Si tienes problemas en las rodillas no flexiones tanto, especialmente procura no sobrepasar los dedos de tus pies con estas, esto las protegerán.

En cuanto a la respiración y el ritmo, procura hacer el indicado y no modificarlo para obtener más beneficio en tu oxigenación muscular, lleva el ritmo según tu capacidad pulmonar. Cuanto más profunda y larga sea la respiración tanto al inhalar como al exhalar sentirás más rápidamente los beneficios.

¡Feliz práctica! Puedes compartir tus comentarios con Alicia Beltrán, la autora de este artículo, o pedir más información sobre el método en: www.aliciabeltranyoga.com y en su Facebook y su canal de YouTube

En este vídeo de Alicia Beltrán puedes conocer más sobre Yoga Lu Jong:

Publicidad
Te recomendamos

Te invitamos a que vivas una jornada en Madrid con el equipo de pruebas de MOTOCICLIS...

El objetivo del desayuno para el corredor es aportar nutrientes esenciales sin entorp...

Los 5 objetivos de nutrición que todo buen corredor debe tener en cuenta para configu...

Elegidas por una gran mayoría de corredores populares, las ASICS Gel Cumulus han esta...

Claves de entrenamiento y nutrición para conseguir activar tu metabolismo y cumplir t...

Una nueva versión de las LAZR: así son las Fresh Foam LAZR v2 de New Balance, una zap...