¿Qué tipo de abdomen tienes?

Descubre según el abdomen que tienes, el entrenamiento perfecto para ti
Dra. Tamara Rial -
¿Qué tipo de abdomen tienes?
¿Qué tipo de abdomen tienes?

¿Sigues haciendo interminables series de abdominales y no eres capaz de reducir el abdomen? ¡Con mucha probabilidad no consigues resultados porque el tipo de entrenamiento escogido no es el ideal para el tipo de “barriga” que tienes!

Es que ningún abdomen es igual y requiere lo mismo. ¡Hay tantas barrigas como personas! Por eso mismo, hacer la dieta de tu amigo y la tabla de abdominales del instagrammer de turno puede que no te funcione.

¿Qué tipo de abdomen tienes?

¿Qué tipo de abdomen tienes?

Si sigues en la búsqueda de los abdominales perdidos, primero averigua qué tipo de abdomen tienes: He creado la siguiente clasificación de “barrigas tipo”. Lee las características de cada una y luego busca la o las categorías que más se ajusten a tu perfil abdominal. En muchos casos solemos tener una combinación de varias.

Jelly Belly

Jelly Belly, la barriga michelín es inconfundible para los que tienen unos cuántos kilos de más, transformados en gelatina (voluptuosa y blanda) flotante adherida a la pared abdominal.

¿Qué tipo de abdomen tienes?

¿Qué tipo de abdomen tienes?

No nos engañemos, el sobrepeso y obesidad son los verdaderos enemigos de aquellos que padecen “abdomen michelín”. No hay tablas de ejercicios que valgan sin replantear lo que Jelly Belly está comiendo. Es sencillo de entender: las calorías son proporcionales al volumen por metro cuadrado y número de michelines en la cintura. El secreto: alcanza un balance energético negativo reduciendo la ingesta calórica al tiempo que aumentas el gasto metabólico con ayuda de ejercicio y un estilo de vida más activo. Regularidad, constancia, nuevos hábitos alimentarios y entrenamiento metabólico son tus principales aliados.

Mummy Tummy

¿Qué tipo de abdomen tienes?

¿Qué tipo de abdomen tienes?

EL abdomen post-parto, Mummy Tummy, es el propio de las mamis que han dado a luz. Sabemos que los cambios anatómicos y fisiológicos del embarazo afectan al abdomen significativamente y si no se realiza una adecuada rehabilitación postparto pueden perdurar para toda la vida. En la Mummy Tummy aparecen, además de las estrías, la piel flácida y la diástasis abdominal, se pierde tono muscular sobre todo en la zona subumbilical debido al debilitamiento del músculo transverso abdominal. Sin embargo, nunca es demasiado tarde para recuperar el abdomen postparto. En este caso, el entrenamiento postparto preferido de muchas mamis es Low Pressure Fitness pues combina ejercicios posturales y respiratorios de baja presión para el abdomen y suelo pélvico, que después de los primeros meses del parto no es recomendable someterle a grandes presiones ni ejecutar abdominales tradicionales.

Beer Belly

La archiconocida Beer Belly o barriga cervecera, es otro ejemplo claro de que somos lo que comemos –y lo que bebemos-. La barriga cervecera o alcohólica, es redonda, voluminosa. Se diferencia bien de la michelín en la consistencia, pues la cervecera está como inflada, a punto de estallar. De hecho, parece un embarazo, con la diferencia de que en vez de crecer el útero, lo que en realidad crece es el hígado. En la cervecera la acumulación de tejido graso es predominantemente visceral (alrededor de las vísceras). Las vísceras abdominales engordan por el exceso de azúcares del alcohol y de la comida “basura”. Como lo que inmoralmente se hace para lograr paté de foie gras. La grasa visceral es la más peligrosa de todas pues está asociada con un mayor riesgo de sufrir enfermedades cardiometabólicas.

¿Qué tipo de abdomen tienes?

¿Qué tipo de abdomen tienes?

¡Aquí tampoco existen las fórmulas de ejercicios mágicos! De poco servirá matarte a abdominales si no cambias la dieta urgentemente. El alcohol es azúcar, así que prohibido si quieres aumentar tu salud cardiovascular y de paso reducir cintura.

Tension Belly

Tension Belly es el abdomen estresado o por tensión. Quizá sea el más desconocido puesto que tiene la apariencia de un abdomen sano y delgado. Sin embargo, observando cuidadosamente verás que la zona alta del abdomen se encuentra tensa y abultada bajo las costillas. El estrés, y la excesiva tensión crean un hipertono en la musculatura superficial del abdomen (oblicuos y recto del abdomen) así como en el diafragma. La musculatura profunda abdominal se debilita por exceso de tensión de la superficial y del diafragma (músculo emocional).

¿Qué tipo de abdomen tienes?

¿Qué tipo de abdomen tienes?

Vamos, lo que viene siendo un abdomen hipertónico. Con el ritmo de vida actual y el incremento de problemas físicos y psicológicos por estrés las Tension Bellies son cada vez más comunes. Si este es tu caso, las dietas bajas en calorías o los ejercicios de alta intensidad no son una buena idea. Todo lo contrario, la mejor estrategia para relajar la tensión abdominal y diafragmática serán practicar ejercicios de respiración, de relajación y liberación miofascial. Por ejemplo, los ejercicios de liberación miofascial diafragmática y respiratorios hipopresivos que incluye el programa de entrenamiento Low Pressure Fitness son dos herramientas excelentes para liberar la tensión de un abdomen estresado.

Bloated Belly

El abdomen hinchado, bloated belly es fácilmente distinguible de las anteriores categorías. Es como una pelota pequeña que infla o desinfla en el bajo vientre según circunstancias específicas (alimentación, problemas digestivos-gastrointestinales…)

¿Qué tipo de abdomen tienes?

¿Qué tipo de abdomen tienes?

El vientre puede hinchar por diversos motivos que afectan sobre todo al sistema digestivo o reproductor. Por ejemplo, para aquellas que sufrimos de síndrome premenstrual uno de los síntomas es la sensación de pesadez, dolor e hinchazón abdominal. Otro caso claro es el de las personas con enfermedades intestinales inflamatorias que normalmente tienen un bajo porcentaje de masa grasa pero sienten el abdomen inflamado y molesto. El estreñimiento crónico también comparte esos síntomas. Prueba a no ir al baño durante una semana y ya verás como el six-pack pasa a ser un gigante zero-pack. En estos casos, matarte a abdominales poco puede ayudar a solventar la hinchazón. Lo ideal es seguir las pautas individualizadas de un profesional de la salud según y realizar ejercicios de baja presión abdominal como los respiratorios o algunas técnicas de masaje especīficas.

Te recomendamos

Ecuestre e Ifema Madrid Horse Week te ofrecen la oportunidad de asistir a la Copa del...

En estos tiempos digitales que nos ha tocado vivir no hay nada como jugar para poder ...

Nos invitan a probar gratis las nuevas Solar Boost de adidas en el RUN SOLAR 5K, ¿vi...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

El espíritu de la maratón más internacional...