Periostitis tibial: cómo se produce y cómo nos recuperamos de esta lesión

Es una molesta inflamación del periostio de la tibia. Analizamos las causas, complicaciones y el tratamiento de esta lesión, una de las más temidas por los corredores
Miguel Ángel Rabanal -
Periostitis tibial: cómo se produce y cómo nos recuperamos de esta lesión
Periostitis tibial: cómo se produce y cómo nos recuperamos de esta lesión

Es una irritación e inflamación del periostio de la tibia, que es la membrana que recubre el hueso de la pierna, en la cual se insertan los músculos tibiales.

Causas:

- Falta de adaptación del hueso de las tibias para correr en superficies duras.

- Aumento inadecuado en la intensidad y/o el volumen de kilómetros.

- Mala técnica de carrera con una tendencia a talonar e impactar demasiado brusco. También una baja frecuencia de pasos al correr.

- Utilización de zapatillas muy gastadas y con poca amortiguación.

- Sobrecarga de los músculos tibiales que se insertan en la zona dolorida e irritan la zona de unión al hueso.

Molestias:

Suele estar localizada en la zona de las espinillas y es un dolor que se acentúa cuando corremos en el momento del impacto contra el suelo y también a la hora de impusarnos.


Complicaciones:

Puede evolucionar a una fisura en el mejor de los casos o una fractura por estrés del hueso de la tibia que necesitaría un reposo absoluto con escayola.

Tratamiento:

Descargar la zona de las piernas tanto de los músculos tibiales en la zona anterior de la pierna como de los músculos gemelos y sóleos en la parte posterior, junto con otras técnicas por parte del fisioterapeuta.

Tiempo normal de curación:

Entre 2 semanas y 3 meses.

Remedio casero:

Para aliviar las molestias de la periostitis puedes aplicar un poco de hielo en la zona al acabar de correr y varias veces a la semana hacer baños de contraste durante 10 minutos alternando 2 minutos en un barreño con agua caliente a la que añadirás un chorro de vinagre y un puñado de sal, y 30 segundos en un barreño con agua fría y cubitos de hielo, procurando que el agua siempre nos cubra las piernas al completo.

Para aliviar las molestias y acelerar la recuperación también puedes aplicar unos vendajes característicos justo debajo de la zona de la rodilla. 


Para eliminar las vibraciones en la zona del periostio, que es la zona afectada en la periostitis, trata de correr siempre con unas medias de compresión que te protegerán la zona con la presión que ejercen. Y procura incluir en tus entrenamientos algún rodaje haciendo marcha para así evitar los impactos y trabajar los músculos tibiales de un modo diferente a como se trabajan con la carrera.


Ejercicio recomendado:

Siéntate en el suelo o en la cama y abraza las piernas con las manos apretando con los pulgares la zona de los músculos tibiales y manteniendo la posición de las manos, estira y encoge las piernas mientras se fricciona la piel a modo de masaje descontracturante, notando alivio y descarga de los tibiales.
1-3 series de un minuto todos los días que se pueda, recuperando un minuto que se aprovechará para estirar los tibiales con el ejercicio recomendado.

Estiramiento recomendado:

Sentados con las piernas formando un ángulo de 90º con el tronco, trata de estirar las punteras lentamente hacia delante y mantén la posición final.
40-50 segundos varias veces al día.

Te recomendamos

Ecuestre e Ifema Madrid Horse Week te ofrecen la oportunidad de asistir a la Copa del...

En estos tiempos digitales que nos ha tocado vivir no hay nada como jugar para poder ...

Nos invitan a probar gratis las nuevas Solar Boost de adidas en el RUN SOLAR 5K, ¿vi...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

El espíritu de la maratón más internacional...