¿Mejor ducha caliente o fría?

¿Qué es lo que nos aporta más ventajas a los deportistas?
Redacción Sport Life -
¿Mejor ducha caliente o fría?
¿Mejor ducha caliente o fría?

Antes de ponerte debajo del chorro, habrá que saber que entendemos por una ducha de agua fría y caliente. Se considera una ducha caliente cuando la temperatura es superior a los 37 grados centígrados; de la misma manera decimos que nos duchamos con agua fría cuando está por debajo de los 35 grados. Entre 37 y 35 grados no hay efectos por la acción de la temperatura.

Las duchas calientes se utilizan para relajar los músculos y para recuperar la musculatura después de un esfuerzo físico al favorecer la llegada de la sangre oxigenada. También eliminan mejor las toxinas producidas durante la actividad física e inducen el sueño.

Por su parte, las duchas frías estimulan el sistema nervioso autónomo simpático, mejoran el retorno venoso hacia el corazón, reducen las inflamaciones y mejoran los problemas de estreñimiento.

Después del ejercicio se recomienda una ducha caliente por que ayuda a los músculos a relajarse y evitar así las contracturas. Terminar la ducha con unos segundos de agua fría contribuye a reactivar el cuerpo. Si el entrenamiento o la competición ha sido especialmente intensa un buen truco es darnos agua fría en las piernas lo que contribuirá a acelerar la recuperación y evitar las agujetas.

LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Una de las ediciones más especiales de Joma son las que la marca toledana ha creado p...

La nueva generación de las GEL-Noosa Tri llega al número 12 para acompañar al corredo...

La colección de New Balance que cuenta con las más avanzadas tecnologías en el desarr...

Tres años consecutivos ayudando a mujeres deportistas a alcanzar sus metas...

Hablamos de ese no tan extendido equilibrio entre lo físico, lo mental y lo emocional...

Así es All Terrain, la nueva colección de New Balance para correr por el campo....