Lesiones: contracturas musculares

¿Contractura? Analizamos esta lesión y te proponemos ejercicios para prevenirla
Dr Álvarez-Sala Walther, Jefe de la Unidad de Traumatología en el Hospital Ruber Internacional y miembro de TopDoctors.es -
Lesiones: contracturas musculares
Lesiones: contracturas musculares

Una contractura muscular consiste en un espasmo muscular involuntario de un músculo que provoca dolor y endurecimiento del mismo. Se produce por la no relajación de un músculo después de una contracción voluntaria. Esta contracción mantenida e involuntaria provoca dolor e hinchazón en la zona muscular. Suelen aparecer durante el esfuerzo físico o posterior a él si el ejercicio ha sido muy intenso y el músculo no es capaz de volver a su relajación previa.


Las personas más proclives a padecerlas son las sedentarias que realizan un esfuerzo puntual sin que su musculatura esté preparada, personas de edad avanzada o personas con estrés por la tensión continua que frecuentemente conlleva.

Debemos acudir al médico en situaciones con dolor mantenido, si el dolor aumenta o si hay un incremento de la contractura.

El espasmo muscular es difícil de prevenir, pero podemos mantener una postura correcta en nuestras actividades diarias, así como no realizar incrementos bruscos en nuestro entrenamiento o en las cargas de peso que manejamos.

Cuando aparece una contractura, el tratamiento consiste en reposo, calor, masajes y utilización de antiinflamatorios y relajantes musculares.

Ejercicios para tratar las contracturas musculares

Por Jorge Curro Millán, Director General del Instituto Fisiomédico y miembro de TopDoctors.es

01- Estiramiento:

Mejora la calidad de las fibras y la ordenación de las mismas. Realizar el movimiento hasta llegar al endfeel (sensación final) de tensión y aguantar 30 segundos. Repetir y comprobar que hay más distancia desde el origen del movimiento hasta el nuevo punto endfeel.

02- Excéntrico:

Mejora la unión miotendinosa por lo que quita estrés al vientre muscular. Consiste en retener el peso mientras se produce una separación entre el origen e inserción a la vez que el músculo está contraído.


03- Isométrico:

Reordena las fibras y reduce y potencia la solicitación de las mismas. Consiste en realizar una contracción muscular sin que haya movimiento articular entre origen e inserción. Repite 10 veces.


04 - Masaje:

Con una pelota, presiona sobre el punto doloroso hasta que se reduce el dolor. Este automasaje produce una disminución del dolor de la contractura.

Y recuerda, si tienes una contractura, debes pedir cita con tu fisioterapeuta.

Los autores de este artículo son miembros de TopDoctors® , empresa líder mundial en  localización de doctores y centros médicos. En esta plataforma  puedes encontrar una selección de 2.700 prestigiosos médicos españoles:

 

www.topdoctors.es

Te recomendamos

En estos tiempos digitales que nos ha tocado vivir no hay nada como jugar para poder ...

Euskadi te espera. Pero, ¿cuál, de entre sus diferentes caras, es tu favorita? No es ...

Nos invitan a probar gratis las nuevas Solar Boost de adidas en el RUN SOLAR 5K, ¿vi...

El espíritu de la maratón más internacional...

¡Supera el reto y conviértete en portada de Sport Life!...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...