¿La mascarilla de diadema? Los 5 errores que no debes cometer

Con la obligatoriedad y el uso generalizado de las mascarillas, hay quien se ha relajado y comete errores durante su utilización.
Redacción Sportlife -
¿La mascarilla de diadema? Los 5 errores que no debes cometer
¿La mascarilla de diadema? Los 5 errores que no debes cometer

Nuestro equipo de SPORT LIFE trabaja para manteneros en forma e informados y ahora, con la caída de los ingresos por publicidad, necesitamos más que nunca vuestro apoyo. Hazte Prémium, desde solo 1 € al mes (1º mes gratis) y estarás haciendo posible que sigamos elaborando estos contenidos, a la vez que disfrutas de artículos exclusivos, navegación sin anuncios y contenidos extra solo para suscriptores.


Aunque para muchos pueda parecer que se ha convertido en un estorbo, que no son capaces de acomodar a su anatomía, y para otros en un accesorio estético, que ya forma parte de su indumentaria cotidiana, nunca debemos olvidar que la mascarilla es la principal barrera eficaz para limitar al máximo la propagación del virus procedente de la exhalación/inhalación a través de nuestras vías respiratorias.

Cada vez es más frecuente ver un uso inadecuado de las mascarillas, por lo que hemos querido resumir en estos cinco puntos los errores más habituales que se pueden observar:

  • Error 1: colocación inadecuada. La mascarilla debe cubrir tanto la boca como las fosas nasales. Ha de encajarse en la barbilla y también en el puente de la nariz.

  • Error 2: demasiado floja. Si utilizamos una mascarilla quirúrgica o una de tela, debemos asegurarnos de que se ajuste bien por los lados de la cara. Tiene que permitir la respiración sin restricciones, pero ha de ser cómoda y no debe hincharse a los lados. El objetivo es crear una barrera que bloquee la mayor cantidad de aire posible.

  • Error 3: ¡no tocar! Para ajustar la mascarilla, en caso de que se haya descolocado en la cara (al hablar, puede suceder), hay que moverla pellizcando el borde que hay debajo de la barbilla o sobre el puente de la nariz. Nunca meter los dedos dentro (si están contaminados transmitiremos el contagio al interior de la mascarilla), ni tocar el cuerpo frontal de la mascarilla ya que, si hemos estado en contacto con algún contaminante, es donde estarán retenidos los microorganismos.

¡IMPORTANTE! Siempre asegurarse de lavarse las manos antes de ponernos la mascarilla y al quitárnosla.

  • Error 4: mala manipulación. Al poner o quitar la mascarilla debemos actuar sobre las gomas o cintas desde las que se ajusta a las orejas o a la cabeza. Evitar ponérsela por encima de la frente y no tocar con las manos el elemento filtrante.

  • Error 5: diadema o bufanda. Si necesitamos quitarnos la mascarilla temporalmente, la retiraremos por los lados (soltando primero una oreja, por ejemplo), nunca la debemos poner sobre la cabeza o debajo de la barbilla. En el pelo, que actúa como elemento filtrante del ambiente, puede haber, además de restos de virus, otros microorganismos (bacterias, estafilococos…), de la misma manera que pueden existir en la barbilla y en el cuello que, además, son zonas de sudoración máximas.

Suscríbete gratis a nuestros PÓDCAST y no te perderás ningún episodio, estamos en IVOOX, en SPOTIFY y en APPLE PODCASTS.

LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Se llama Unite, es el fitness watch más ligero de la empresa finlandesa con solo 32 g...

Las ligeras METARACER™️ TOKYO, con placa de carbono, se empiezan a vender a mediados ...

El casco es un elemento de seguridad importantísimo para proteger la cabeza y el cere...

Volvemos a viajar, dejamos atrás el confinamiento para movernos ya por fin entre prov...

Conocer lo que pasa por tu cuerpo a partir de los 40 años te ayudará a tener una meno...

Tuvimos en exclusiva una de las primeras unidades del nuevo GPS y por fin hemos podid...