¿Cómo proteger tu piel en la nieve?

Invierno y deportes de nieve: dos motivos para reforzar los cuidados de la piel
SportLife -
¿Cómo proteger tu piel en la nieve?
¿Cómo proteger tu piel en la nieve?

Practicar esquí o snow board exige cuidar la piel de manera especial, ya que en los últimos 15 años se ha disparado en un 20% el número de pacientes con melanoma en España, fundamentalmente entre los jóvenes, diagnosticándose anualmente 3.200 nuevos casos.
Tal y como apunta Guiomar Bertrán, responsable del área de Fotoprotección de ISDIN, "las exposiciones prolongadas y sin protección duplican las posibilidades de padecer un cáncer de piel y en el caso de las montañas nevadas hay tres factores que inciden de forma agresiva en la piel: la radiación solar, la radiación reflejada en la nieve y la altitud. Cuanto mayor es la altitud, más disminuye el espesor de la atmósfera que se encarga de absorber y dispersar la radiación ultravioleta, por lo que el riesgo de sobreexposición se incrementa".

De esta forma, la piel de una persona que esquíe, por ejemplo en Candanchú, estará expuesta no sólo al 100% de la radiación que incida directamente sobre su piel, sino también al 80% de esa radiación reflejada en la nieve y a otro 20% correspondiente a la altura de la estación de esquí. Así, por cada 300 metros de altitud, la radiación aumenta un 4%.
Es por ello que, en una pista de esquí a 1500 metros de altitud, a parte de la radiación que nos llega directa, ésta se ve incrementada en un 20%; y en el caso de que la estación estuviese a 2100 metros, la radiación se vería incrementada un 28% más.
Según añade la responsable de Fotoprotección de ISDIN, "el Factor de Protección Solar (FPS) que se emplee al practicar deportes en la nieve tiene que ser proporcional al índice de radiación al que esté expuesta la piel en cada caso, ya que el FPS indica el tiempo que una persona puede estar al sol sin riesgo de quemaduras".

Además, existen otros elementos climatológicos propios de esta época invernal a tener en cuenta a la hora de elegir los productos de cuidado diario. El frío y la baja humedad relativa hacen que el escaso contenido acuoso de la atmósfera genere la pérdida insensible de agua en la piel.
Si además sopla el viento y el aire es frío y seco, aumenta la deshidratación de la epidermis, provocando cambios en su funcionalidad como pérdida de elasticidad y empeoramiento de la función barrera.

Tanto a diario como en los momentos de práctica de deportes en la nieve es necesario emplear productos con filtro solar y cualidades específicas que aseguren la protección y el mantenimiento de la hidratación cutánea, al tiempo que resguarden de los efectos nocivos de la foto-oxidación y del envejecimiento prematuro a la piel.


Te recomendamos

Ecuestre e Ifema Madrid Horse Week te ofrecen la oportunidad de asistir a la Copa del...

En estos tiempos digitales que nos ha tocado vivir no hay nada como jugar para poder ...

Nos invitan a probar gratis las nuevas Solar Boost de adidas en el RUN SOLAR 5K, ¿vi...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

El espíritu de la maratón más internacional...