El ayuno intermitente ayuda a reducir el apetito y aumenta la oxidación de las grasas

El ayuno intermitente está de moda, no sólo para adelgazar, también por sus ventajas para la salud. Este tipo de dieta es duro, pues debes ajustarla al ritmo circadiano, lo que supone desayunar con la salida del sol y dejar de comer cuando el sol se pone, algo difícil para tener vida social en nuestro país en el que apenas se desayuna y se cena muy tarde, pero puede que sea hora de cambiar de costumbres.

El ayuno intermitente ayuda a reducir el apetito y aumenta la oxidación de las grasas
El ayuno intermitente ayuda a reducir el apetito y aumenta la oxidación de las grasas

Un estudio realizado en la Universidad Estatal de Louisiana y publicado en la Revista ‘Obesity’ de julio 2019, ha encontrado por primera vez que el horario de comidas influye en el metabolismo energético, al mejorar la oxidación de las grasas ayudándote a quemar más grasa de reserva, a la vez que reduce el apetito. En el estudio se estudiaron dos tipos de ayunos intermitentes, de 12 y de 18 horas, ambos con 3 comidas al día y las mismas cantidades y tipos de alimentos, el ayuno de 12 horas (12/12) con 3 comidas, desayuno a las 8 am y cena a las 8 pm y el de 18 horas (18/6) también con 3 comidas y las mismas cantidades y tipos de alimentos, pero que empezaba con un desayuno a las 8 am y acababa con una ‘cena’ muy temprana a las 2 pm.

Al comparar el metabolismo de los participantes tras seguir 4 días cada dieta, comprobaron que aunque no había diferencias en la cantidad de calorías quemadas entre las dos dietas, el ayuno 18/6 reducía la hormona grelina del hambre y el apetito, así como aumentaba la quema de grasas durante las 24 horas siguientes comparado con el ayuno 12/12.

Fuente: DOI: 10.1002/oby.22518