Saucony Peregrine 10: prueba a fondo

Uno de los nuevos modelos de trail running que más interés han despertado
Sport Life -
Saucony Peregrine 10: prueba a fondo
Saucony Peregrine 10: prueba a fondo

Cambiamos el asfalto por la montaña porque toca probar una de esas zapatillas que me gustan mucho, la Saucony Peregrine. La anterior versión me dejó grandes sensaciones y es que soy, seguramente, el prototipo perfecto de usuario. La Peregrine es una zapatilla ligera con la que se puede correr incluso en zonas realmente complicadas gracias a su suela y bajo perfil en combinación con una gran sujeción. No soy asiduo de los montes pero siempre que me meto lo hago deprisa y por zonas realmente malas. Sobra decir que mis habilidades fuera del asfalto o la pista no son las mejores así que el hecho de no besar el suelo con una zapatilla habla muy bien de ella. Para probar estas Peregrine, aparte de caminos y pistas forestales, elegí Sierra Nevada y en concreto el alto del Trevenque. Es una ruta que si bien comienza con una pista forestal de nula dificultad tiene un último tramo realmente complicado. Son varios kilómetros con una pendiente constante que no baja del 25% con picos incluso del 40% con mucha piedra rota, roca y hasta pequeñas carcavas...todo lo que necesitas para poner una zapatilla al límite o dejarte los dientes.

Saucony Peregrine 10: prueba a fondo

Saucony Peregrine 10: prueba a fondo

RACIONALIDAD AL SERVICIO DE LA LOCURA

Cuando descubrí estas Peregrine 10 pensé que en cierto modo la marca había querido descafeinarla un poco para ganar usuarios. De hecho tiene una versión con un taqueado mayor la ST para completar el nicho de mercado. Pero Saucony se ha guardado un as en la manga para que la Peregrine sea un duro rival a batir y es que ha afinado su Peregrine para hacerla tan versatil como capaz de salir airosa de lugares realmente problemáticos. Veamos cómo lo ha conseguido:

Suela: Cambio total y muy acertado. La nueva Peregrine acorta su taqueado prácticamente a la mitad y lo presenta en forma de chevrones que apuntan en el sentido de la marcha hasta el medio pie y en el contrario en el talón. Al acortar los tacos mejora mucho la durabilidad en terreno duro y además el compuesto es ligeramente más duro que en versiones anteriores. El agarre es de primera y la durabilidad muy alta. Cuenta con una placa anti-roca en el antepie que debido al bajo perfil de la zapatilla seguramente nos libre de más de una. Para rematar y al igual que pudimos ver en la Mad River la Peregrine lleva la posibilidad de incorporarle clavos o hacerle agujeros a forma de desague. Queda claro pues que hagas lo que hagas estarás cubierto. Media suela: Total protagonismo para el PWRRUN con un perfil de 27-23 (dropp 4 mm) que se basta y se sobra para ofrecer una amortiguación más que suficiente para hacer tiradas de 20-30 kms sin problemas. El perfil relativamente bajo y un recorrido de la amortiguación corto ayudan a una estabilidad de diez.

Upper: Es para mi la clave del su éxito. Saucony lo ha renovado por completo y lo ha hecho trabajando mucho el patrón. La Peregrine es de esas zapatillas que ajusta hasta sin atartela. Todo encaja perfectamente pero por si acaso tampoco se escatiman refuerzos que Saucony ha desarrollado especificamente para trail. La malla es más fuerte de lo habitual y queda ceñida pero sin agobiar nada. Desde luego pocas zapatillas te ajustarán igual.

Publicidad

EN MARCHA

Como decía anteriormente hay que hacer muy poco para enamorarse de la Peregrine 10. Tiene una primera puesta perfecta, da mucha seguridad. Sobre pista forestal es muy agil, va sobrada y permite correr a ritmos realmente altos sin mucho esfuerzo. La sensación es de llevar una zapatilla de asfalto pues la flexibilidad es buena, sus 300 gramos se asemejan a cualquier zapatilla de calle e incluso diría que se percibe más ligera por su bajo perfil. Aunque parecía claro que sobre una pista sin complicaciones se iba a defender sorprende que lo haga tan sumamente bien. Comenzamos a meter pendiente y elementos de dificultad y es cuando la Peregrine saca sus mejores argumentos. Se agarra como una lapa al suelo y ni siquiera estar pisando terreno muy roto la hace resbalar. A pesar de tener tobillos muy inestables la zapatilla te da una gran sensación de seguridad por su ajuste y estabilidad. Ni siquiera cuando la pendiente lateral es elevada la zapatilla se mueve de tu pie y en algún momento de grandes bloques de roca se adapta perfectamente. ¿La sombra? Pues seguramente debido a la configuración de sus tacos le cueste moverse por barro pero para eso ya tiene una versión más específca.

En resumen recomendaría la Sacuony Peregrine 10 para atletas de montaña que busquen una zapatilla para terreno y distancias variados pero con capacidad para terrenos de dificultad alta y que permite correr a buenos ritmos si se le exige.

Pvp: 140 €

Peso: 301 gramos

OK:

1/ Suela y upper sobresalientes

2/ Incorpora la posibilidad de poner clavos o abrir orificios para desague

3/ Ahora es más polivalente

K.O:

1/ Si pasamos por zonas con barro se puede ver comprometida.

Por Fernando Chacón, gerente de eMotion running Sevilla (www.emotionrunning.com)

Publicidad
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Repasamos lo que funciona y lo que no a la hora de organizar nuestras rutinas nutrici...

Los mejores consejos de Tu Visión Gafas Deportivas para la adquisición de tus nuevas ...

Porque tus articulaciones son las bisagras responsables del movimiento... Deberías cu...

Así es el "número 7" de Suunto, un pulsómetro que combina las prestaciones de un smar...

AñosLuz sortea un viaje a Marruecos, ¡no te lo pierdas!...