La 'supermamá' Sophie Power: "Es un orgullo poder ser una inspiración para miles de mujeres"

Hablamos con Sophie Power, la mujer que finalizó el Ultratrail del Mont Blanc apenas tres meses después de dar a luz y mientras daba de mamar a su bebé
Fran Chico -
La 'supermamá' Sophie Power: "Es un orgullo poder ser una inspiración para miles de mujeres"
La "supermamá" Sophie Power: "Es un orgullo poder ser una inspiración para miles de mujeres"

Durante su visita a Madrid para participar en el EDP Medio Maratón de la Mujer tuvimos la oportunidad de entrevistar a Sophie Power, la mujer que se hizo famosa por lograr terminar una de las carreras más duras del mundo, el Ultra Trail del Mont Blanc, sólo 3 meses después de dar a luz y dando de mamar a su bebé en los avituallamientos

¿Qué ha supuesto para ti esta fama repentina tras hacerse viral tu foto dando de mamar en el avituallamiento del Ultratrail del Mont Blanc?

“Tengo que ser humilde y reconocer que nunca habría esperado que esto me pasara a mí. Cuando me pidieron permiso para tomar la foto dije que si pensaba que serviría para que la organización tomara conciencia de mi queja, perfecto. Yo corrí solo 3 meses después de dar a luz porque después de haber estado sumando los puntos para correr el Mont Blanc no me permitieron aplazar mi participación al año siguiente".

"Si hubiera estado lesionada sí, embarazada no. Hice la foto porque quería que la carrera cambiara la norma. Mi sorpresa fue cuando me llamó mi hermana el martes después de la carrera y me dijo 'Deberías abrirte una cuenta de Instagram, la foto que han publicado tuya tiene más de 30.000 likes y más de 1.000 comentarios'. Las conversaciones no eran sobre correr, o la competición en sí, sino de visibilizar la situación de las mujeres cuando son madres. Para mí es un orgullo poder ser una inspiración para miles de mujeres, que piensen que pueden ser madres más fuertes, que pueden conseguir los retos que se propongan”.

¿Cuál fue para ti el momento más difícil de la prueba?

“El momento más duro fue el segundo día sobre las 10 de la noche, llevaba ya dos días despierta, sólo había dormido 20 minutos en todo este tiempo (aunque, como todas las madres de niños pequeños, estoy entrenada para sobrevivir al día a día aunque el niño no te haya dejado descansar en toda la noche), y me quedaba todavía una larga subida y uno de los descensos más complicados pero nunca pensé en abandonar".

"Mis hijos me estaban esperando en la línea de llegada. Yo tenía plaza en la prueba desde 2017 y teníamos claro que iríamos a Chamonix bien fuera a correr o a hacer una semana de vacaciones en familia, si no podía llegar a tiempo de estar preparada tras el partido".

"Al principio pensé en hacer los primeros 10 km y disfrutar del ambiente de la salida pero como mi forma física mejoraba rápido el plan era llegar hasta el avituallamiento de Coermayeur (donde me hicieron la foto, que ya llevaba 16 horas de carrera) y allí decidir si me veía en condiciones de llegar hasta el final o me subía al coche y me iba con la familia. Pero el plan cambió en cuanto se celebró la primera de las carreras más cortas antes del Ultra Trail. Mi hijo mayor al ver como los niños entraban junto a sus padres me decía: 'Ese seré yo, yo correré la línea de meta contigo'".

"¡No podía retirarme, mi hijo hubiera estado demasiado decepcionado! Nunca pensé en abandonar, aunque es un montón de dolor, esta carrera te empuja hacia tu límite. Ya sabía lo que me esperaba".

Nos contabas que uno de los mayores problemas era conseguir comer lo suficiente para tener energía para seguir avanzando en la prueba y también seguir generando leche para dar mamar a tu hijo

"Cuando entreno ultras, salgo a correr sin desayunar, para acostumbrar a mi cuerpo a quemar las calorías en forma de grasa mientras voy a ritmo lento durante mucho tiempo. En cambio, en el Mont Blanc era totalmente diferente".

"Mi marido me recordaba continuamente en cada avituallamiento: 'tienes que comer, tienes que comer'. Una de las cosas más duras de la carrera era ingerir las 300 kilocalorías por hora que necesitaba, pero era clave no sólo para poder terminar la prueba, sino mucho más importante para seguir produciendo leche para poder dar de mamar al bebé y sacarme la leche para que mi marido pudiera dársela mientras yo corría”.

"Sobre los líquidos, casi más importante que el agua para mí era vigilar la sal, ya que hace seis años, antes de ser madre, estuve unos días en coma por un problema con la sal en una carrera en Malasia que corrimos con gran humedad. Vigilé la sal que tomaba en cada litro de agua”.

Mi recomendación sobre hacer deporte durante el embarazo es escuchar a tu cuerpo y no correr riesgos"

¿Qué te dijo tu madre cuando le dijiste que con el niño tan pequeño te ibas al Mont Blanc?

“¡No creo que ni que lo supiera! Mis padres no están relacionados con el deporte y no eran conscientes de los kilómetros de la prueba ni de su dureza. Mis padres piensan que estoy un poco loca, me han visto correr por ejemplo el Maratón de Sables, aunque es difícil para ellos entenderlo, pero es lo que me gusta hacer, conoces gente extraordinaria, vives una vida sana y completa".

¿Qué recomendación darías a otras mujeres embarazadas que te ven como un ejemplo?

“Mi recomendación sobre hacer deporte durante el embarazo es escuchar tu cuerpo y no correr riesgos. Yo dejé de correr a los 5 meses pero seguí yendo al gimnasio, haciendo pesas, natación, spinning… Han llamado la atención también los vídeos en los que se me ve haciendo dominadas embarazada pero para mí era clave seguir manteniendo el tono muscular".

"Cuánto más en forma llegas al parto, más fácil es recuperarse. ¡Y tienes que estar en forma para cuidar a tus hijos que enseguida pesan y se mueven todo el día! Yo empecé a correr cuando a las seis semanas del parto quedaban otras seis para la carrera, pero tras el parto seguí con el gimnasio, intentando fortalecer los cuádriceps para las subidas y los glúteos y los isquiotibiales para las bajadas que es lo que más desgaste tienen en una ultratrail de montaña con tanto desnivel como el del Mont Blanc”.

¿Y qué dicen las madres de los compañeros de colegio de tener una “supermama” en el grupo?

“Las madres de los compañeros de colegio de mi hijo no se sorprendieron. ¡Están acostumbradas! Ellas me dicen que mi ejemplo les motiva a sacar tiempo para ellas, a no faltar al gimnasio, y en todos los casos sus maridos están encantados de esta nueva actitud y asumen más tiempo con sus hijos para que ellas puedan estar más en forma”.

Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

Ecuestre e Ifema Madrid Horse Week te ofrecen la oportunidad de asistir a la Copa del...

En estos tiempos digitales que nos ha tocado vivir no hay nada como jugar para poder ...

Nos invitan a probar gratis las nuevas Solar Boost de adidas en el RUN SOLAR 5K, ¿vi...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...