¿Merece la pena llevar la cintilla rotuliana para protegernos cuando corremos?

Una primera medida de protección cuando sentimos molestias en la rodilla
Redacción Sport Life -
¿Merece la pena llevar la cintilla rotuliana para protegernos cuando corremos?
¿Merece la pena llevar la cintilla rotuliana para protegernos cuando corremos?

Cuando tenemos problemas de condropatía o condromalacia rotuliana una de las medidas de protección que toman los corredores populares para poder seguir corriendo es proteger la rodilla o bien con una rodillera o con una cintilla rotuliana. En este caso nosotros nos decantamos por aconsejarte el uso de estas últimas. Las rodilleras, aunque sean de rotula libre (son abiertas) en ningún caso conviene llevarlas todo el tiempo ya que uno de los efectos secundarias de usarlas es que acaban dedbilitando la articulación.

En nuestra opinión sería mucho más acertado elegir la alternativa de la cintilla rotuliana, que no supone ninguna disminución de la fuerza de nuestro cuádriceps. A la hora de colocarla correctamente, debemos situarla en la parte superior de la rótula cuando las molestias las sufrimos en la parte del tendón bajo (tendinitis rotuliana). La situaremos en la inferior cuando las molestias estén localizadas en la zona alta (tendinitis cuadricipital).

La cintilla rotuliana se puede conseguir desde unos 10 euros.

En este punto volver a recalcar la importancia de acertar en la elección de las zapatillas, olvidándonos del peso y centrándonos en conseguir la máxima amortiguación y estabilidad para nuestra pisada.

LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Al descubrir la imagen de este nuevo crossover puedes caer en la tentación de admirar...

¿Y si convertimos esas botellas de plástico que tanto contaminan en una prenda deport...

Aquí va nuestra propuesta: un fin de semana para dos personas para disfrutar de la pr...

Más ligera, más rápida y aún más brillante. Te avanzamos cómo es la última generación...

La colección de New Balance que cuenta con las más avanzadas tecnologías en el desarr...

Hablamos de ese no tan extendido equilibrio entre lo físico, lo mental y lo emocional...