Pierde peso musculando

Tradicionalmente, el entrenamiento de la fuerza se ha ubicado dentro de un marco de la ganancia de fuerza máxima y aumento de la masa muscular. Sin embargo, hoy en día, se prescribe incluso en programas de pérdida de peso y edad avanzada, y hasta se considera una herramienta terapéutica en la recuperación de insuficiencias cardiacas.
Sport Life -
Pierde peso musculando
Pierde peso musculando

Tradicionalmente se ha orientado el objetivo de pérdida de peso o eliminación de la grasa hacia contenidos de trabajo cardiovascular de baja a moderada intensidad. Es cierto, el organismo acude a las reservas de los adipocitos (células grasas) para obtener la energía a través de los ácidos grasos. Sin embargo, esto es una explicación muy simple para un hecho tan complejo a nivel fisiológico. Como resumen diremos que esta es la única vía para quemar la grasa en personas que inician un programa. Es el primer paso, pero afortunadamente nuestro organismo se adapta, produce cambios, se vuelve más eficiente y por este motivo, se aplica el principio de sobrecarga progresiva, es decir, tenemos que aumentar progresivamente el entrenamiento para que nuestro organismo continúe produciendo adaptaciones y mejore nuestra forma física. Es en esta situación, cuando nuestro organismo produce adaptaciones, es cuando el proceso de quemar grasa puede atacarse desde estrategias diferentes. Una de estas posibilidades es el entrenamiento de musculación.

Publicidad

Las recomendaciones de entrenamientos de fuerza para objetivos de pérdida de peso son las encaminadas al desarrollo de la fuerza-resistencia, altas repeticiones con una carga moderada. Son muy positivos los entrenamientos en máquinas en forma de circuitos pasando sin descanso de máquina en máquina y trabajando grandes grupos musculares o las sesiones de clases colectivas donde se trabajan con pesos libres o bandas elásticas.

Te recomendamos que incluyas sesiones de este tipo dos veces a la semana conjuntamente a tus sesiones cardiovasculares, o bien que realices un entrenamiento de fuerza y lo continúes con un trabajo cardiovascular en la misma sesión, además de resultar más ameno y variado, conseguirás mejores resultados.

Ejemplo de rutina de fuerza:

(3x) Press de pecho multipower (15 rep.)

(3x) Extensión de cuádriceps (15 rep.)

(3x) Jalón anterior en polea (15 rep.)

(3x) Press de hombros máquina (15 rep.)

(3x) Abdominales (15 rep.)

(3x) Prensa de piernas (15 rep.)

Publicidad

Este orden es la opción que nos ofrece más ventajas. Para el entrenamiento con sobrecargas el organismo obtiene la energía casi exclusivamente a través de la degradación de las reservas de glucógeno muscular. En el trabajo cardiovascular que posteriormente realizaremos las reservas de glucógeno estarán parcialmente degradadas y el organismo accederá a los depósitos de grasa de forma más rápida para la obtención de energía.

Publicidad
Te recomendamos

Ligeras, pero también estables y amortiguadas, así son las ASICS Gel-DS Trainer 24...

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

Tu objetivo es claro: acabar con esa última capa de grasa que esconde tus abdominales...

Una zapatilla para llegar más lejos con menos esfuerzo, para disfrutar de más kilómet...

¿Sabías que en tu intestino conviven 100 billones de bacterias? A este conjunto de ba...

El Curso de organización de eventos deportivos contará además con el Caso práctico Ca...