La razón por la que no debemos parar de golpe cuando corremos

Así evitamos tener un mareo cuando crucemos la línea de meta
Domingo Sánchez -
La razón por la que no debemos parar de golpe cuando corremos
La razón por la que no debemos parar de golpe cuando corremos

No es raro que un corredor tenga un pequeño mareo al entrar en meta tras unos últimos kilómetros de carrera a pie en la que haya hecho un esfuerzo importante. Podría deberse a una deshidratación pero lo más normal es que debamos achararlo a una falta momentánea de aporte sanguíneo a nuestro cerebro.

El origen de estos mareos puede estar en el hecho de que después de un final de carrera en el que lo “hayamos dado todo” aunque nosotros nos paremos al cruzar la línea de meta la sangre sigue fluyendo hacia nuestras piernas. Al pararnos la sangre no retorna a la parte superior del cuerpo, se queda acumulada en nuestras piernas y podemos tener una falta de riego que es la causa de estos mareos de los que hablamos.

Lo que debemos hacer  en estos casos es tumbarnos con las piernas levantadas y lo normal es que unos minutos estemos ya recuperados. Pero la mejor medida es prevenir esta situación no parando nunca de golpe tras cruzar la línea de meta; mejor seguir trotando muy suave.

Te recomendamos

El periodo de inscripción para la 5ª edición de esta marcha (4 de agosto, sobre 3 dis...

Compacto, potente, vanguardista, con un diseño muy personal, lleno de tecnología y co...

Mi Empresa Es Saludable presenta la publicación que resume los planes saludables gala...

Unas zapatillas cómodas y versátiles para llevar en tu día a día y presumir de look d...

La marca española TwoNav presenta su nueva generación de dispositivos GPS enfocados a...