Como decía mi abuela: Las mujeres sanas tienen curvas

Hoy hace una semana que falleció mi abuela con 99 años y entre la tristeza de perderla me queda la alegría de haber tenido a una gran mujer a mi lado que me ha enseñado muchas cosas de la vida. Una de ellas es que las mujeres de ahora somos muy tontas con nuestro cuerpo. Mi abuela nunca entendió que me quejara tanto por tener muslos y caderas... se enfadaba cuando me veía hacer dietas estrictas y no podía entender que pasara media hora recorriéndome el pasillo sentada sobre mi culo o golpeando las paredes con mi caderas para reducir mi talla de vaqueros y tener menos cartucheras. Pero nada, por mas kilos que perdía siempre tenía culo y muslos, al final mi cuerpo se reducía pero en proporción. Mi abuela que había pasado hambre y guerra, decía que las mujeres de ahora éramos más esclavas que antes, porque antes una mujer tenía forma de mujer y un hombre de hombre, ahora queríamos ser como hombres pero con pechos, y eso no era sano ni bueno.
admin_mpib -
Como decía mi abuela: Las mujeres sanas tienen curvas
Nutrición y deporte
Nutrición y deporte (blog de Yolanda Vázquez Mazariego)

“¿Entrenas para comer o comes para entrenar?“

Hoy hace una semana que falleció mi abuela con 99 años y entre la tristeza de perderla me queda la alegría de haber tenido a una gran mujer a mi lado que me ha enseñado muchas cosas de la vida.

Una de ellas es que las mujeres de ahora somos muy tontas con nuestro cuerpo. Mi abuela nunca entendió que me quejara tanto por tener muslos y caderas... se enfadaba cuando me veía hacer dietas estrictas y no podía entender que pasara media hora recorriéndome el pasillo sentada sobre mi culo o golpeando las paredes con mi caderas para reducir mi talla de vaqueros y tener menos cartucheras. Pero nada, por mas kilos que perdía siempre tenía culo y muslos, al final mi cuerpo se reducía pero en proporción.

Mi abuela que había pasado hambre y guerra, decía que las mujeres de ahora éramos más esclavas que antes, porque antes una mujer tenía forma de mujer y un hombre de hombre, ahora queríamos ser como hombres pero con pechos, y eso no era sano ni bueno.

Con los años aprendí a comer mejor, seguí entrenando sin machacarme con ejercicios estúpidos y empecé a disfrutar del ejercicio como un momento relajante que me permitía mantenerme en forma , en mi peso y conseguir metas como mis maratones. El caso es que seguía teniendo curvas, pero dejé de pensar en ellas, mi genética era así y no pensaba pasar por quirófano por motivos estéticos. Además, a mi chico le gusta como soy, y nunca ha entendido como podía ponerme un pantalón de neopreno para montar en bici y sudar durante 4 horas. Para él no sólo era motivo de chiste con los amigos, era algo incomprensible porque siempre pensó que mis curvas eran lo mejor de mi.

Con los niños, los embarazos, lactancias, etc. mi cuerpo ha ido cambiando y el ejercicio lo ha ido tonificando, pero las curvas siguen en su sitio, y con el tiempo no me fijo en los kilos de la báscula, me importa más el porcentaje de grasa y de músculo y trabajo con esos datos y los chequeos médicos y deportivos anuales. He aprendido a quererme, y como dice Shakira en su canción: 'suerte que heredé mis piernas firmes para correr si me hace falta'.

¿Por qué cuento esto hoy? Pues muy fácil, porque acabo de publicar una noticia en www.sportlife.es sobre un estudio médico realizado en la Universidad de Oxford que comprueba 'científicamente' que las curvas son buenas para las mujeres, protegen de enfermedades cardiovasculares y diabetes, siempre que la grasa se acumule en caderas y muslo (donde toda la vida, of course) y no en la cintura. Vamos que puedes pesar 100 kilos pero si tienes una figura de reloj de arena y tu cintura está marcada...pues estás más sana que tu vecina la delgadita que tiene piernas y brazos de palillo pero no consigue quitarse los michelines de la barriguilla y no tiene curvas. Así que al final, y como siempre, mi abuela tenía razón y tanta que se ha muerto con 99 años y sin enfermedades ni tomar medicamentos en la vida, simplemente se apagó. Ahora pienso que afortunadamente heredé de ella sus curvas y su carácter fuerte que la hizo salir de muchos malos ratos y seguir adelante con energía y buen humor, y ojalá yo también llegue a los 100 haciendo mi vida, con mis carreritas y mis locuras, por curvas que no falte.

 

Os dejo el enlace a la noticia para que tengáis toda la información: 'Las mujeres sanas tienen curvas' y voy a comerme unas onzitas de chocolate negro por eso de seguir luciendo un buen trasero...que vamos a hacer, como decía mi abuela: 'si lo tienes, lúcelo'

Te recomendamos

El nuevo Peugeot 508 apuesta por cambiar tu concepto de berlina...

Ecuestre e Ifema Madrid Horse Week te ofrecen la oportunidad de asistir a la Copa del...

En estos tiempos digitales que nos ha tocado vivir no hay nada como jugar para poder ...

Nos invitan a probar gratis las nuevas Solar Boost de adidas en el RUN SOLAR 5K, ¿vi...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...