Horario inglés

"El plan de levantarme al alba y ver que va amaneciendo mientras tomas el primer café, me da plenitud"
admin_mpib -
Horario inglés
Horario inglés
Preparando un Ironman con Phil Maffetone
Preparando un Ironman con Phil Maffetone (blog de Lourdes Torres)

“Practicar la larga distancia es como jugar al ajedrez, se gana con el músculo de la cabeza. De nada sirve estar fuerte físicamente si no tenemos una mente bien nutrida.“

"El plan de levantarme al alba y ver que va amaneciendo mientras tomas el primer café, me da plenitud"

Estamos en agosto y este mes es sin duda el del descanso, el de dejarse llevar y tener más manga ancha en general con todo. Comidas, bebidas alcohólicas, horarios, etc.

Lo importante es vivir sin estrés. Esto es lo que mejor me ha transmitido Phil, vivir sin estrés y hacer lo posible para no caer en él. Aunque pueda resultar paradójico, las vacaciones pueden provocar estrés. Cuando los niños son pequeños, los hábitos, rutinas y horarios de los bebés te condicionan y la adaptación al nuevo entorno estresa. Ahora que son adolescentes, también sus planes de noche y horarios te sacan de onda. Pero este año estoy consiguiendo no volverme loca con sus horarios y mantengo mis hábitos y rutinas lo más estables posible.

No me compensa en absoluto salir de noche (y he de reconocer que era un búho en mis años mozos). Estos horarios de quedar a cenar a las 22:00 con los amigos, que se convierte en cenar a las 23:00 para acabar a las tantas, lo encuentro simplemente estremecedor. Sé que es así y no me divierte, me sienta fatal y rompe el equilibrio que tanto cuesta mantener. No compensa de ninguna de las maneras. Si me invitan a cenar, no voy, solo a comidas. Un poco radical, lo sé, pero es así.

En cambio, si he de organizar una cena en casa propongo, sin opción a cambio alguno, el “horario inglés”: convoco a las 19:00 horas. De las 19:00 a las 20:00 se toma el aperitivo a modo de copa de vino con aceitunas o lo que se quiera. En mesa sentaditos todo el mundo a las 20:00. Una cena no se ha de alargar más de una hora, con el postre servido y café en mesa. Es el tiempo para que los comensales estén a gusto. Se acaba de cenar a las 21:00. De las 21:00 a las 23:00 son dos horas para la tertulia. A las 23:00 todo el mundo a su casa.

Una cena tiene su tiempo: entre el aperitivo, la cena y la tertulia la duración es de unas 4 horas. La propuesta es muy sencilla, iniciar a las 19:00 horas y acabar a las 23:00 horas, este horario te permite dormir sin desvelarte y sin romper el hábito de irte a dormir temprano a la misma hora de siempre. Puedes disfrutar de una cena divertida con los amigachos y después descansar. Si la convocatoria es tarde, las personas llegan más cansadas, acabas tarde y al día siguiente lo pagas. El horario que usamos normalmente es bastante forzado. Como soy la anfitriona a los invitados no les queda más remedio que cumplir con el horario Inglés o no venir, opción muy legítima por otra parte. Lo curioso del caso es que después de múltiples quejas de los comensales al oír el horario y de amenazar con llegar tarde, lo gratificante es que al día siguiente todo el mundo está encantado. Y lo comentan, “¡que buena idea lo de quedar pronto a cenar!”.

"El método de Phil te enseña a tener sentido común, buscar el equilibrio a través de los alimentos, hábitos y rutinas" "El método de Phil te enseña a tener sentido común, buscar el equilibrio a través de los alimentos, hábitos y rutinas"

En definitiva, mi conclusión es que en vez de hacer el horario de las 22:00 a las 2:00, se empieza a las 19 horas y se acaba a las 23:00. Estás ganando tres horas de sueño, son muchas horas como para renunciar a ello. Para mí es crucial ya que no merma nada del resto de cosas que hago durante el día. Una de ella, es entrenar. No es lo mismo entrenar habiendo descansado igual que siempre a entrenar habiéndote ido a la cama a las 2:00 de la mañana. Los que hacemos deporte lo sabemos perfectamente. Me levanto a las 6:00, sí, incluso ahora en vacaciones.  Si no hay plan de quedar, a las 22:30 me voy a la cama y a las 23:00 estoy durmiendo a pierna suelta. Son siete horas de sueño regenerador que tengo. Alguna vez alargo hasta las 7:00, pero rara vez. He aprendido a cuidar el sueño nocturno, sea verano, otoño, invierno o primavera, mimarlo como lo más bendito de este mundo. Se han acabado las noches con poco sueño y acumular cansancio.

El plan de levantarme al alba y ver que va amaneciendo mientras tomas el primer café, me da plenitud, buen rollo. Y lo más importante, es que me siento descansada y con ilusión para afrontar el día. Este momento de soledad matinal, con tiempo para disfrutar del nuevo día y de todo lo que quieres hacer, es ya innegociable. Lo necesito.

He aprendido mucho. El método de Phil te enseña a tener sentido común, buscar el equilibrio a través de los alimentos, hábitos y rutinas, al fin y al cabo somos animales y todos los animales para su buen funcionamiento tienen sus hábitos y rutinas bien marcadas.

Te recomendamos

En estos tiempos digitales que nos ha tocado vivir no hay nada como jugar para poder ...

En noviembre queremos que cuides de ti...

Nos invitan a probar gratis las nuevas Solar Boost de adidas en el RUN SOLAR 5K, ¿vi...

Buff® se reinventa con el tejido DryFlx® ...

El espíritu de la maratón más internacional...