El estrés por COVID-19 y los niveles de ejercicio

En un estudio con gemelos se ha encontrado que aunque el ejercicio reduce la ansiedad y el estrés, puede que no sea suficiente para reducir el estrés provocado por COVID-19

Yolanda Vázquez Mazariego

El estrés por COVID-19 parece tan fuerte que ni el ejercicio lo alivia
El estrés por COVID-19 parece tan fuerte que ni el ejercicio lo alivia

Nuestro equipo de SPORT LIFE trabaja para manteneros en forma e informados y ahora, con la caída de los ingresos por publicidad, necesitamos más que nunca vuestro apoyo. Hazte Prémium, desde solo 1 € al mes (1º mes gratis) y estarás haciendo posible que sigamos elaborando estos contenidos, a la vez que disfrutas de artículos exclusivos, navegación sin anuncios y contenidos extra solo para suscriptores.


La Universidad Estatal de Washington ha realizado un estudio realizado con gemelos en el que se encontró que, al contrario de lo esperado, las personas que habían aumentado su actividad física después del confinamiento por COVID-19, presentaban niveles más altos de estrés y ansiedad que aquellas que mantuvieron los mismos niveles de actividad que tenían antes del confinamiento.

Hay numerosos estudios que han demostrado que el ejercicio reduce la ansiedad y el estrés, cualquier seguidor de Sportlife.es seguramente haya comprobado como hacer deporte puede ser la mejor medicina para calmar cuerpo y mente, pero puede que ni el ejercicio sea suficiente para los altos niveles de estrés que está provocando la pandemia mundial por COVID-19.

Este estudio se ha realizado con más de 900 pares de gemelos fraternos idénticos y del mismo sexo y está dirigido por investigadores de la Universidad Estatal de Washington, y los resultados se han publicado en la revista PLOS ONE, mostrando que las personas que informaron haber aumentado su actividad física después del inicio de las órdenes de quedarse en casa del COVID-19, dijeron tener más niveles más altos de estrés y ansiedad que aquellas cuyos niveles de actividad se mantuvieron iguales.

El estrés por COVID-19 parece tan fuerte que ni el ejercicio lo alivia

El estrés por COVID-19 parece tan fuerte que ni el ejercicio lo alivia

Como era de esperar, aquellos que dijeron que habían disminuido su actividad física durante las 2 semanas posteriores al inicio del confinamiento para quedarse en casa, percibieron un mayor nivel de estrés y ansiedad.

Pero lo que no se esperaba es que muchos de los encuestados que aumentaron su actividad física también informaron de que sentían un mayor nivel de estrés y ansiedad.

En la encuesta se preguntó a los participantes durante las dos primeras semanas del confinamiento en Washington sobre los cambios en su actividad física en comparación con el mes anterior.

De los encuestados, el 42% dijo haber hecho menos actividad física desde que comenzó la crisis de COVID y el 27% dijo que había aumentado sus actividad. Otro 31% informó que no hubo cambios.

El estrés por COVID-19 parece tan fuerte que ni el ejercicio lo alivia

El estrés por COVID-19 parece tan fuerte que ni el ejercicio lo alivia

La realización del estudio con gemelos permitió a los investigadores analizar si las asociaciones entre los cambios en la actividad física y la salud mental estaban mediadas por factores ambientales genéticos o compartidos, o ambos. Los gemelos idénticos comparten todos sus genes; los gemelos fraternos comparten aproximadamente la mitad de sus genes; y los gemelos criados en la misma familia comparten muchas experiencias formativas.

Los investigadores encontraron alguna asociación entre la disminución de la actividad física y la ansiedad: en las parejas de gemelos, el hermano que había realizado menos actividad física durante el confinamiento, tenía niveles más altos de ansiedad que el hermano que mantuvo la misma actividad física al no poder salir de casa. Además, los niveles de ansiedad fueron más altos entre las personas mayores y las mujeres.

El autor principal Glen Duncan, profesor del Elson S. Floyd College of Medicine comentó sobre sus resultados:

"Es cierto que las personas que no hacen ejercicio presentan peores niveles de salud mental, pero nos sorprendió encontrar que las que aumentaron los niveles de ejercicio también comentaron que habían sentido un aumento de la ansiedad y el estrés. Es difícil saber exactamente qué está pasando, pero podría ser que estén utilizando el ejercicio como un medio para contrarrestar los altos niveles de estrés y la ansiedad que sienten debido a COVID".

El profesor Duncan y sus colaboradores piensan volver a encuestar a esta población para ver si las relaciones entre la actividad física y estos problemas de salud mental persisten o cambian en el tiempo.

"Al menos a corto plazo, parece que no hay mucho impacto por disminuir o aumentar la actividad física en términos del control del estrés y la ansiedad, pero podría ser diferente después de dos o tres meses bajo las restricciones de movillidad por COVID", dijo Duncan.

Fuente:

Glen E. Duncan, Ally R. Avery, Edmund Seto, Siny Tsang. Perceived change in physical activity levels and mental health during COVID-19: Findings among adult twin pairs. PLOS ONE, 2020; 15 (8): e0237695 DOI: 10.1371/journal.pone.0237695

ESCUCHA AQUI EL PODCAST "POTENCIA TUS DEFENSAS FRENTE AL COVID-19"

Suscríbete gratis y no te perderás ningún episodio, estamos en IVOOX, en SPOTIFY y en APPLE PODCASTS.