¿Te duele la espalda? Fíjate en la ropa que llevas

Si al leer el titular de esta noticia has pensado en tacones y pantalones vaqueros vas bien encaminado. Estas dos prendas son malas para la salud, no ya de la espalda, sino de todo nuestro aparato músculo esquelético. Pero hay más, ¿se te habría ocurrido que un falda de tubo e incluso hasta un par de pendientes largos podrían producirte problemas en la columna?
Por Ata Pouramini -
¿Te duele la espalda? Fíjate en la ropa que llevas
¿Te duele la espalda? Fíjate en la ropa que llevas

No se trata, advierte el quiropráctico, de la estrechez de dicha falda o del peso de los pendientes, sino de la cantidad de días que los llevemos puestos. En el primero de los casos, el diámetro de la prenda dificultará algunos movimientos como caminar, sentarnos y agacharnos. El forzar las posturas podría producirnos dolores musculares, pero también algún pinzamiento o problema más grave.

Igualmente, los pocos gramos que pueden pesar unos zarcillosno suponen ningún riesgo de malestar para quien los lleve, salvo que lo haga durante mucho tiempo y de forma continuada. Según el autor de Escuela de la Espalda, llevar peso en movimiento puede afectar a la zona posterior de la oreja , donde se encuentra el hueso mastoide, y producir tensión en los suboccipitales, la musculatura bajo el cráneo. Todo ello puede desembocar en dolores de cabeza. Lo mismo ocurre con collares y otro tipo de colgantes, como cordones y cadenas. No son ajenos al dolor de cuello y espalda.

Menos es más

La recomendación del quiropráctico es adoptar tendencias minimalistas en cuanto a los complementos, también en el caso del varón. Los relojes de muñecason un ejemplo, explica, de cómo un aderezo personal puede empeorar los síntomas de lesiones ya existentes como el Síndrome del Túnel Carpiano. Al irritar el nervio mediano de la muñeca incrementan no sólo el dolor, sino también el hormigueo y adormecimiento de la zona.

Otro complemento, una inofensiva cartera en el bolsillo de atrás de un pantalón puede producir ciática , ese terrible dolor que se origina en la parte baja de la espalda y que se irradia hasta la mitad de la pierna. Los hombres suelen llevarla llena, sobre todo de documentos de plástico duro, las tarjetas, que producen un desnivel entre ambas partes de la espalda cuando se sientan. Esa asimetría continua puede pinzar el nervio ciático.

Otro problema de desequilibrio es el que se produce cuando insistimos en llevar un bolsosiempre en el mismo lado. De nuevo, la colocación y el peso resultan fundamentales para no cargar la parte alta de la espalda y que esa mala distribución quede repercutida en forma de dolor a través de toda la columna. Tanto en el bolso femenino como en el masculino, el peso no debe sobrepasar el 10% del propio del cuerpo. Debe procurarse, además, ir cambiando de hombro para evitar escoliosis y otros desequilibrios musculares menores.

La talla del sujetador

Cuando el problema es de presión hablamos de dos prendas básicas: sujetadores y leggings.En el caso de la ropa íntimas femenina para el pecho, es muy importante escoger la talla, con ayuda si es preciso, por la falta de concordancia entre marcas y modelos. Si el sujetador queda suelto, la molestia puede venir por el peso del propio pecho y si la talla es pequeña, la presión sobre los dorsales y pectorales puede provocar molestia y dolor.

Leggins y jeans apretados, advierte Ata Pouramini, comprimen venas y arterias, dificultando el retorno sanguíneo. Presionan sobre los músculos paraespinales, el psoas y los subglúteos. En todos ellos se apoyan la espalda y la pelvis, por los que si los usamos continuamente perdemos capacidad de movimiento.

Tacones, los justos

Y sí, hemos dejado los tacones para el final, aunque sus efectos negativos sobre la salud de nuestra espalda merecen un capítulo aparte. En palabras del experto, “a pocos objetos tan inocentes y bonitos se les puede atribuir tanto daño”. Modifican la postura del pie y a la vez de todo el cuerpo, al desplazar el peso del mismo hacia adelante siguiendo la forma del zapato. El hueso que soporta esta postura natural es la columna, justamente la encargada del equilibrio. A partir de ahí, sufren la cadera, la rodilla, los músculos de todo nuestro cuerpo ( sobre todo los gemelos, que aguantan el peso) , y, por supuesto, los huesos y tejidos del pie.

La recomendación , en este caso, tacones, los justos, de menos de tres centímetros de altura con plataformas que nivelen talón y horma y zapatos más anchos.

Ata Pouramini es autor de “Escuela de la Espalda” y “Tú eres tu medicina”. Es uno de los quiroprácticos más reconocidos . Tiene en Valencia una de las consultas más importantes del mundo. Es Licenciado en Ciencias Humanas, Master en Ciencias Quiroprácticas, Doctor en Quiropráctica y miembro de la Asociación Española de Quiropráctica.

Te recomendamos

Porque hay un desayuno óptimo para cada tipo de deportista, aquí te dejamos 4 propues...

Lo que no le puede faltar nutricionalmente al buen corredor antes, durante y después ...

¡Estrenamos reto con Noemí de Miguel y Herbalife! El objetivo de la periodista es cla...

Ideas frescas y originales para disfrutar de viajes diferentes...

El objetivo del desayuno para el corredor es aportar nutrientes esenciales sin entorp...

Elegidas por una gran mayoría de corredores populares, las ASICS Gel Cumulus han esta...